Entradas populares

viernes, 24 de febrero de 2017

H.P: BLAVATSKY Y LA DOCTRINA SECRETA ( I )



H.P: BLAVATSKY Y LA DOCTRINA SECRETA - MAX HEINDEL

Introducción por Manly P. Hall

Habría una gran pérdida para los estudiantes del misticismo y la metafísica si este
pequeño ensayo acerca de H. P. Blavatsky y “La Doctrina Secreta” no hubiera tenido la
oportunidad de ser impreso.

Max Heindel, el místico Cristiano, hace homenaje a Madame Blavatsky, la ocultista
Oriental. Él mira sobre las pequeñas diferencias que dividen el Oeste y el Este y los
reconcilia en la gran sabiduría que ha fluido desde Asia, fertilizando las llanuras del mundo
del pensamiento. Grande es la mente que se regocija en la grandeza de otras mentes. El
tributo de Max Heindel a la memoria y trabajo de Blavatsky y sus Maestros es un gesto de
extrema belleza en un mundo egoísta a ese tipo de impulsos nobles.

Vivimos un código de crítica y condenación con muy poca apreciación de los
trabajos de otros. Las sectas y creencias construyen paredes a su alrededor, y solo las almas
heroicas en quienes las percepciones espirituales están verdaderamente despiertas pueden
escalar sobre estas limitaciones imaginarias.

Rememora los libros que has leído y recuerda cuán sabio es que un escritor hable
bien de un colega. Cada hombre, atrapado en sus propias opiniones, da escasa relevancia a
las opiniones de los demás. Hay muchos maestros en este mundo que instruyen con
palabras pero solo unos pocos instruyen con el ejemplo noble de la hazaña de la
generosidad.

En el libro de texto de la metafísica Cristiana, “El Concepto Rosacruz del Cosmos”,
Max Heindel se refiere a Madame Blavatsky como “una estudiante fiel de los Maestros
Orientales” y en el mismo párrafo él habla de su gran libro “La Doctrina Secreta” como un
“excepcional trabajo”. Con su profunda apreciación de los valores espirituales Max Heindel
fue eminentemente calificado para reconocer el mérito del trabajo fundamental de Madame
Blavatsky.

El misticismo Cristiano está aquí revelado como un sincero estudiante del ocultismo
Oriental. Su resumen de La Doctrina Secreta en la segunda parte de este libro revela un
entendimiento extraordinario de los principios sobresalientes del monumento de las
tradiciones espirituales de Asia. En un resumen conciso y palabras simples el señor
Heindel recapitula Cosmogénesis, la creación del mundo, y Antropogénesis, la creación del
hombre. Tanto los Rosacruces y Teosofistas, que son de hecho estudiantes sinceros de las
ciencias ocultas, se verán beneficiados al estudiar este resumen.

El manuscrito de este libro puede considerarse como el primer esfuerzo literario de
Max Heindel. Es el comienzo de una literatura metafísica considerable dedicada a la
aplicación de un idealismo místico en los problemas que ha diario vive y afligen a la raza
humana. Ha sido escrito que “el primero será el último”. Este pequeño libro trae a
impresión el único manuscrito no publicado de Max Heindel. El manuscrito original
consistía de las notas de dos lecturas liberadas ante de la Sociedad Teosófica en Los
Ángeles. En los años que siguieron a la preparación de estas lecturas, Max Heindel
incrementó grandemente su conocimiento místico y fue reconocido como el primer
Cristiano Místico de América. Sin embargo, su reverencia y respeto por Madame Blavatsky
no fue alterado, y hasta el día de su muerte siempre se refirió a ella en términos de
admiración suprema. Fue a través de las escrituras de Blavatsky que Max Heindel recibió
en su vida sus primeros conocimientos de las ciencias ocultas. Reconoció que la primera
ley del ocultismo es la gratitud, y su alma pura preservó hasta el final un hermoso espíritu
de gratitud por la inspiración y la instrucción que obtuvo de La Doctrina Secreta.
Ambos, Madame Blavatsky y el señor Heindel, dedicaron sus vidas al servicio de la
humanidad. Cada cual fue devoto a la diseminación del conocimiento espiritual. Ambos
recibieron a cambio mayormente ingratitud, persecución y mal entendimiento. Ambos
sufrieron de la hipocresía de los amigos y aprendieron cuán cruel el mundo puede ser para
aquellos que buscan educar y mejorar. Solo el líder de un movimiento espiritual puede
saber cuán pesada es la responsabilidad de liderazgo. Madame Blavatsky había pasado ya al
mundo espiritual antes que Max Heindel comenzara su ministerio. Ellos nunca se
encontraron sobre el plano físico. Aunque negó conocerse personalmente con la gran
ocultista Oriental, Max Heindel llegó a entender a Blavatsky a través de años de servicio a
los mismos elevados ideales. Él llegó a entenderla solo como un místico puede llegar a
hacerlo, y su apreciación de su lealtad y su paciencia fueron profundizadas por las
adversidades que él mismo padeció.

Ambos, H. P. Blavatsky y Max Heindel dedicaron su vida a un servicio hermoso a
las necesidades espirituales de la raza. Ambos fueron alcanzados, tuvieron el momento de
su transición en edad temprana, quebrantados por las responsabilidades y las persecuciones.
Ambos han dejado un legado a las generaciones por venir de una literatura metafísica que
sobrevivirá las vicisitudes del tiempo.

El verdadero propósito del misticismo, es perpetuar, interpretar y aplicar el
idealismo de la raza. Los hombres van tras la religión por necesidad de tener una guía,
inspiración y consuelo en sus vidas. Queremos que la religión permanezca tras nosotros
cuando tratamos de vivir honestamente nuestras vidas. Queremos saber que existe en algún
lugar del mundo un cuerpo de gente unida que sostienen los valores espirituales en un
mundo de manifestaciones materialistas desquebrajadas. Nosotros buscamos inspiración.
Queremos ideales. Queremos un propósito respetable para unirnos en acción. Nosotros
deseamos establecer en este valle de lágrimas una estructura espiritual que se elevará sobre
la monotonía. Queremos salir a la vida reconociendo nuestras instituciones como oasis en el
desierto del materialismo.

La civilización está sufriendo un dolor convulsivo al encontrarse en un período de
gran reconstrucción. Como nunca antes en los registros de la historia, el hombre está
buscando soluciones a problemas inminentes y eminentes. Las similitudes entre la Iglesia y
el Estado están quedando fuera de alcance para sostenerse de algo que es seguro, algo a qué
adherirse cuando el mundo que ellos han conocido pase al olvido. En todas las partes del
mundo civilizado hay hombres y mujeres devotos a las interpretaciones místicas de la vida.
Estos hombres y mujeres están dedicados a un código de ética espiritual que tiene como
fundamento dos grandes principios: La Paternidad de Dios, y la Hermandad del Hombre.
Estos estudiantes están en la mayoría de las partes organizados en varios grupos grandes y
pequeños por la expresión del propósito del perfeccionamiento propio y el mejoramiento
social. Estos grupos pueden ser clasificados en dos categorías: Primero, aquellos cuya
inspiración es fundamentalmente Cristiana y aquellos esencialmente Orientales. Mientras
estos grupos son divididos, por énfasis, los propósitos fundamentales que buscan alcanzar
son idénticos. Todos los movimientos religiosos iluminados tienen como su principal meta
y propósito la regeneración del hombre, de manera individual y colectiva.

Max Heindel fue pionero en el Misticismo Cristiano y Madame Blavatsky fue
pionera en el Ocultismo Oriental. Ambos establecieron sistemas de pensamiento que se
esparcieron rápidamente a través de las almas hambrientas de la humanidad. No solo
salieron de organizaciones por iniciativa propia, pero las semillas que habían plantado en el
corazón de los hombres habían germinado y dio fruto en muchas partes del mundo, donde
otras organizaciones se habían establecido sobre líneas similares. Por lo tanto, hay una
considerable cantidad de místicos y ocultistas en América y su número es incrementado
cada día por diligentes hombres y mujeres cuyos corazones y mentes están exigiendo a
gritos una explicación razonable para los cambios que están sucediendo en la sociedad.
Casi todos los estudiantes ocultistas de América conocen el trabajo que Madame
Blavatsky y Max Heindel han completado. La vida de estos dos religiosos fundadores es un
constante cambio a un mayor esfuerzo espiritual y más devoción altruista. Si admiramos a
estos grandes líderes, desearemos promover su trabajo por la perpetuación inteligente a
través de la palabra y la acción.

Durante el período de la Segunda Guerra Mundial la metafísica perdió una gran
oportunidad de hacer una contribución permanente a la raza al permitirle que se
desquebrajara a sí misma en disputas y controversias internas. Las organizaciones que
debieron estar dedicadas al servicio altruista de la humanidad, desperdiciaron su energía en
vanos argumentos sobre asuntos personales de poca importancia, si es que alguna
importancia tenían.

Nuestra crisis presente es mucho mayor que la de la Segunda Guerra Mundial. La
totalidad de la civilización actual está luchando contra el egoísmo y la corrupción. Una
nueva y gran oportunidad está en nuestras manos para la aplicación de soluciones
espirituales a los problemas materiales. Es la obligación moral de todo individuo
espiritualmente iluminado, olvidar todas las diferencias, sacrificar todas las ambiciones
personales, y comprometerse nuevamente a dedicar todos sus esfuerzos a los grandes
ideales que vieron la luz gracias a varias sociedades y órdenes.

Durante el gran período del “boom”, inmediatamente precedido por la presente
crisis económica, las sociedades místicas fueron infectadas por el bacilo de la abundancia,
ambición personal y explotación. Las personalidades eclipsaron principios, y los individuos
y las organizaciones se alejaron de esas simples verdades que son la esencia de la vida
inteligente. Entonces vino el colapso. Los valores materiales cayeron cual plomada en una
insondable profundidad. Las ambiciones fueron arrastradas por los vientos y la raza fue
confrontada con problemas que solo podían ser resueltos a través de la restitución de los
valores espirituales y un nuevo compromiso por parte del hombre y las organizaciones a los
principios de verdad e iluminación espiritual.

Supón que justo hoy H. P. Blavatsky, la leona de la Sociedad Teosófica, tuviera que
regresar del Amenti de la sabiduría, y debiera demandar cuentas de los miembros de la
sociedad que ella fundó. Quién podría permanecer en pie frente a ella y decirle: “Mi amada
Maestra, hemos hecho lo mejor que ha estado a nuestro alcance, hemos permanecido fieles
a ti y a los Maestros de los que hablaste”. Cuántos podrían decir: “Hemos sido honestos,
amables, justos e imparciales; hemos cortado con hacha la verdad que nos diste; hemos
diseminado tu mensaje; hemos leído tus libros; la mayoría de nosotros permanece
absolutamente libres, como tú declaraste, de todas las alianzas y enredos desastrosos”.
Cuántos podrían decir: “Aquí está tu Sociedad, tan limpia y pura como cuando tú nos la
diste”. ¿Podrían los Teosofistas hacer esto o quedarían avergonzados e incapaces de mirar a
los ojos, cargados de una gran tristeza, a la primera y más grande Teosofista?. ¿Podría
Madame Blavatsky caminar por los corredores de Adyar y mirar a aquellos que la
representan en el siglo veinte y decirles, “bien hecho, fieles servidores”?. Si ella no pudiera
decir esto, ¿por qué no podría?. ¿Será acaso porque ellos han recordado el nombre de ella,
pero han olvidado su trabajo?. ¿Será acaso por la debilidad de hombres y mujeres
insignificantes que han olvidado el mayor de todos los bienes elevándose a sí mismos sobre
los ideales que han derrumbado?. Los Teosofistas del mundo, comprométanse nuevamente
a sí mismos, con el noble espíritu que estuvo entre ustedes, cuya labor es vuestro bienestar,
cuyos ideales son vuestros propósitos, y su sacrificio altruista es la piedra angular de
vuestra organización.

Supongamos, en el mismo espíritu, que Max Heindel regresara a los campos de sus
labores terrenales, y en su simple gabardina caminara entre sus seguidores, preguntándoles:
“Hermanos y hermanas, ¿se han amado los unos a los otros?. Yo planté un jardín de rosas
de virtudes; ¿lo han atendido cuidadosamente?. Mi nombre está en sus labios, ¿pero está mi
trabajo en sus corazones?. ¿Han sido sinceros los unos con los otros?. ¿Han realizado sus
labores de manera impersonal y altruista?. ¿Han amado con tan grande amor a nuestro
Padre Celestial que han amado a todos los hombres también?”. ¿Cómo le contestarían Los
Rosacruces?. Podrían decir, “Amado Hermano, nuestra constante inspiración, hemos
cumplido nuestra promesa realizando tus trabajos con humildad y gentileza. No ha habido
orgullo entre nosotros, ni egoísmo o trabajo personal, ni pequeñas ambiciones a un gran
costo. Aquí está la Fraternidad que nos diste en custodia. Podemos regresarla tan hermosa,
tan limpia, tan unida en un propósito santo como tú intentaste que fuera. No hay cosas
pequeñas como tomar en cuenta los títulos aquí; no estamos unidos en cosas
insignificantes, sino en grandes cosas. En los quince años desde que tú pasaste a una vida
grandiosa hemos buscado de hacer tu trabajo. Somos como intentaste que fuéramos –
hombres y mujeres en quienes no se encuentra la mala fe.

¿Podrían estas palabras ser ciertas?. Si no, ¿por qué no serían ciertas?. ¿Es el
hombre demasiado débil para llevar a cabo un buen trabajo?. ¿Son sus pequeñeces muy
grandes y sus grandezas muy pequeñas?.

Si tuviéramos que sentirnos avergonzados si nuestros líderes tuvieran que regresar a
nosotros otra vez y supiéramos que les hemos fallado, nos comprometeríamos de nuevo a
nosotros mismos con ellos. Permitamos que el espíritu de H. P. Blavatsky renazca en el
corazón de cada Teosofista y el espíritu de Max Heindel viva otra vez en el corazón de cada
Rosacruz. Cuando este tiempo llegue, y llegará, los místicos y los ocultistas del mundo
puedan unir sus manos a través del golfo de sus diferencias y, unificarse en propósito, ser
una armada de reconstrucción espiritual marchando como los profetas de antaño en la
vanguardia del progreso.
Manly P. Hall, mayo 1933

miércoles, 25 de enero de 2017

LOS CENTROS DE PERCEPCIÓN DEL CUERPO DE DESEOS.





El Cuerpo de Deseos es el vehículo de los sentimientos y las emociones, los cuales están siempre cambiando de un momento a otro, irradiando todos los colores y matices que conocemos y muchos otros imposible de describir. Estos colores difieren en cada individuo de acuerdo a sus características y temperamento, pero existe un color básico que depende del planeta regente en el momento de su nacimiento.

            La persona que en su horóscopo es predominante el planeta Marte, tiene generalmente un color rojizo en su aura, si, por ejemplo, es Júpiter el planeta más fuerte, entonces el color predominante es el azulado, y así pasa con los demás planetas de nuestro sistema.

            Los centros de percepción del Cuerpo de Deseos, son los medios por los cuales el clarividente voluntario, debidamente desarrollado, puede ver e investigar en el Mundo del Deseo. Estos centros se hallan localizados de la siguiente forma: Uno en la glándula pineal; otro en el cuerpo pituitario; otro en la laringe; el mas grande en el hígado (vórtice central); en los órganos sexuales y en las rodillas.

            En el clarividente voluntario o positivo, los vórtices giran de izquierda a derecha, en la misma dirección de las manecillas de un reloj; mientras que en el clarividente negativo, estos vórtices giran de derecha a izquierda. Esto es, cuando se mira uno mismo su propio Cuerpo de Deseos. En este último,  son como espejos que reflejan lo que pasa ante él.

            El estudio del presente caso es en un estado pasivo, en la más completa relajación; como no hay ningún sentimiento o emoción, notamos que el movimiento de los vórtices de los centros de percepción del Cuerpo de Deseos es lento y no presenta otro color que no sea el blanco (como nubes ligeras); este color varía de gris a gris oscuro, de acuerdo con la vida del individuo.

            Como Max Heindel nos dice que la lógica es el mejor maestro en todos los mundos, deducimos que son nuestros sentimientos y emociones los que generan la intensidad vibratoria en la materia de deseos, y a su vez, esta intensidad vibratoria genera el color correspondiente de acuerdo al tipo de sentimiento. Teniendo en cuenta, como antes dije, el planeta predominante o regente en el momento de su nacimiento.

            Cuando por nuestro desarrollo espiritual podamos mantener en estado de vigilia, la misma intensidad vibratoria que presentan los vórtices en estado de relajación, podremos mantener la juventud de nuestro cuerpo físico por muchos años, a la vez que habremos alcanzado un alto grado de evolución. Así es como los Adeptos mantienen su cuerpo en buen estado por tantos años, además, ellos han creado una doble médula espinal, controlando así ambos hemisferios cerebrales, lo que les permite un doble campo de acción y proyección de la consciencia en el plano físico.

            Antes de la caída del hombre, las corrientes del Cuerpo de Deseos se dirigían hacia adentro, entonces estabamos más despiertos en el Mundo del Deseo que en el físico. Después, a medida que las corrientes fueron cambiando su dirección hacia fuera, empezamos a percibir el Mundo Físico, pero al mismo tiempo fuimos perdiendo contacto con el Mundo del Deseo.  A medida que vamos viviendo vidas de pureza y de servicio, vamos haciendo más pura la materia de nuestro Cuerpo de Deseos, y este vehículo se va ensanchando de tal manera, que el de un santo es un ovoide radiante  glorioso.

            Es un hecho real, que nosotros vivimos con fe casi en todos los momentos de nuestras vidas y que vemos todavía las cosas a través de un cristal empañado en este sentido, aceptamos las cosas que estudiamos en la Filosofía Rosacruz hasta que podamos tener ojos para “ver” y comprobar su verdad. Pero cuando en el curso de nuestro desarrollo espiritual, logramos ver nuestro Cuerpo de Deseos, con sus vórtices girando y fluyendo hacia fuera, entonces  estamos pasando de la fe al conocimiento. Ya no creemos porque lo hemos leído o nos lo han descrito, sino porque hemos visto.

            Cuando dirigimos nuestros pensamientos hacia un centro o un punto, aumentamos su poder, así como el poder de los rayos solares se aumentan cuando se enfocan en un punto por medio de una lupa. Hay persona que pueden quedarse tan absortas en un libro que no tienen consciencia de nada más, y el aspirante a la visión espiritual debe adquirir la facultad de absorberse en la idea sobre la que está concentrado, de manera que puede impedir la entrada del mundo de los sentidos en su consciencia y prestar toda su atención al mundo espiritual. Cuando aprende a hacerlo así, verá el lado espiritual de un objeto o idea  iluminado por la luz espiritual y, de esta manera, obtendrá el conocimiento de la naturaleza de las cosas, conocimiento con el que no ha soñado el hombre de mundo. 

            Cuando ha llegado a este punto, los centros de los sentidos del Cuerpo de Deseos comienzan a girar lentamente dentro del cuerpo Físico y, poco a poco, se irán haciendo sitio por sí mismos. Esto se irá haciendo, con el tiempo, más y más definido y se necesitarán cada vez menos esfuerzos para producir tal estado. Nótese que el girar de los centros de los sentidos del Cuerpo de Deseos y “hacerse sitio” es una parte del proceso para lograr las condiciones más apropiadas para trabajar en una sola dirección; no quiere decir que el lograr “acomodar” o “hacerse sitio” a los centros, se logra el cambio de dirección de estos.

            Cuando alcanzamos el estado de relajación apropiado para enfocar nuestros sentidos espirituales en los centros de percepción del Cuerpo de Deseos, notaremos primeramente el fluir de la materia de deseos a través de los distintos vórtices, con un sonido espiritual parecido al que produce una pequeña tubería cuando tiene un escape de vapor, o una especie de zumbido.

            Como nuestra cabeza es el asiento de nuestra conciencia, percibimos más claramente los vórtices de la parte superior de nuestro cuerpo, en especial el gran vórtice del hígado; los dos de la cabeza (glándula pineal y cuerpo pituitario) y el de la laringe, los de los órganos sexuales y las rodillas no son bien percibidos en la posición indicada, por el motivo antes mencionado y salvo algunas excepciones.

            Notamos que los vórtices giran con un movimiento hacia nuestro lado izquierdo (cuando nos miramos nuestros propio Cuerpo de Deseos) puesto que estamos ahora tratando de dominar este vehículo. Observamos que al aplicar una mínima fuerza mental, presionando los vórtices hacia nuestro lado derecho, automáticamente estos tornan hacia esa dirección, como en el clarividente positivo, pero cuando esa pequeña fuerza mental decae, los vórtices vuelven a girar de nuevo hacia el lado izquierdo. 

            ¿Cuál es el proceso para que podamos hacer girar permanentemente estos centros de percepción hacia la derecha y convertirnos así en clarividentes positivos? Todo depende de tres factores muy importantes: 1º. De nuestra aplicación y persistencia; 2º. Del estado evolutivo; 3º. Del destino maduro.

            Avanzamos a paso seguro en el sendero espiritual a medida que vamos purificando nuestras vidas  sirviendo a nuestros hermanos en sus necesidades. Recordemos las palabras de Cristo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida; nadie viene al Padre, sino es por Mí.” Cristo debe ser, en todo momento, nuestro más elevado ideal. Cuando de esta forma, nos esforzamos en el estudio e investigación en las enseñanzas Rosacruces, nos desarrollaremos a través de poderosas líneas de fuerza vibratoria, custodiados por verdaderos instructores compasivos, quienes cuidan en todo momento de nosotros.

            Mientras más pesado es un objeto, más difícil se hace levantarlo del suelo o dominarlo; así también para hacer girar o dominar los vórtices del Cuerpo de Deseos, es necesario sutilizar o refinar la materia de deseos, a través de una vida pura, alcanzando de esta manera un control aceptable sobre nuestro Cuerpo de Deseos. Con el tiempo, el Cuerpo-Alma, o sea los éteres Luminoso y Reflector se han estado desarrollando, tomando fuerza espiritual junto al Cuerpo de Deseos, su compañero radiante de vuelo. El individuo entonces ha conseguido desarrollar una poderosa Fuerza – Voluntad espiritual, la cual se esparce como un torrente por todos los vehículos, quedando cada átomo de la materia de deseos bajo su control. Como esta es una fuerza positiva, todo lo que está bajo su control debe vibrar o girar en una forma positiva y, como los centros de percepción no son una excepción, los vórtices que brotan de ellos giran positivamente, o sea hacia el lado derecho, convirtiéndose el individuo en un clarividente positivo.

            Muchas veces, al leer estas cosas lanzamos un suspiro de impotencia, esto se debe a que estamos todavía considerando las cosas desde el punto de vista de nuestra vida en el plano físico. En este sentido, es necesario que nos demos cuenta de que estamos trabajando y construyendo los cimientos para nuestra próxima vida. Y digo que es necesario que nos demos cuenta, porque hay una diferencia entre como son las leyes de la Naturaleza, y como nos parecen ser, debido a nuestro limitado estado de conciencia. Debemos tener siempre presente que los dones espirituales no se dan a nadie, sino que son el producto del mérito, aquí no hay privilegios, sino que los resultados son el producto de nuestros esfuerzos en el desarrollo espiritual.

            Procuremos ser cada día más sinceros en nuestros esfuerzos por purificar nuestras vidas, sirviendo con nuestra habilidad de imitar a Cristo en todos nuestros actos y teniendo siempre presente sus palabras: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a dios.” Max Heindel escribió: “No nos burlemos de las lamparas pequeñas, pues no todos podemos ser estrellas, cumplamos con nuestra obligación brillando precisamente donde nos encontremos.”

                                                                       Un Amigo

lunes, 9 de enero de 2017

SINOPSIS ESPIRITUAL EVOLUTIVA



 
 
 

 
(Lección de filosofía de mayo de 1934
 
EL PROGRESO EVOLUTIVO SE ACELERA CUANDO SE LLEGA A OBTENER CIERTA COMPRENSIÓN DEL CREADOR Y DE CÓMO ÉL DIRIGE Y PONE DE MANIFIESTO SU PLAN EVOLUTIVO
El Dios de Nuestro Sistema Solar se expresa mediante tres grandes poderes primarios: Voluntad, Amor-Sabiduría y Actividad. Los poderes de la Voluntad se expresan mediante la habilidad para obrar, elegir, difundir, dirigir, dominar, guiar, razonar, juzgar, pensar, servir y conocer. Todas estas facultades son positivas en su manifestación. Los poderes del Amor-Sabiduría, se expresan como conservación, protección, crianza, atracción, unión, apoyo, hospitalidad, asimilación, memoria, imaginación, sentimiento e intuición, todos los cuales son negativos en su expresión. Los poderes de la Actividad se expresan en la germinación, originalidad, producción, desarrollo, expansión, creación y crecimiento.
En la actualidad estos tres poderes primarios están bajo la supervigilancia de tres Grandes y Elevados Seres conocidos como El Padre, Cristo y Jehová. El Padre es el Iniciado más elevado de la oleada de vida llamada "Los Señores de la Mente", una hueste de Seres enormemente evolucionados que están tres estados evolutivos adelante de nosotros.
El Padre tomó contacto con el Poder de la Voluntad de Dios por medio de la Iniciación y aprendió a conocerlo, a usarlo y a enseñar a los seres menos evolucionados a desarrollar esta gran fuerza.
Cristo, el Iniciado más elevado de la oleada de vida Arcangélica, compuesta de grandes Seres que están dos estados evolutivos más adelante que nosotros, tomó contacto con el Poder del Amor Sabiduría de Dios, por medio de la Iniciación y aprendió a usar esa gran fuerza y ayudar a los Seres menos evolucionados a desarrollarla.
Jehová, el más elevado Iniciado de la oleada de vida Angélica, mediante la Iniciación, tomó contacto con el tercero de los grandes poderes primarios de Dios, aprendió a conocerlo, a desarrollarlo y A ayudar a desenvolverlo a los que están menos avanzados en la escala de la evolución.
Debido al alto grado de desarrollo alcanzado por el Padre, el Dios de Nuestro Sistema Solar lo designó a El para que se encargara del desenvolvimiento de la voluntad en el género humano. Por la misma razón a Cristo lO comisionó para que se encargara del desarrollo del poder Amor-Sabiduría en nuestra oleada de vida y Jehová se convirtió en él custodio de la fuerza de la Actividad y de su desarrollo en la humanidad actual; así como en las oleadas de vida de los animales y las plantas. El tercer poder de Dios, la Actividad se está expresando en la actualidad principalmente en la construcción de formas. Ninguna planta, animal u hombre puede construir una forma física sin un átomo-simiente que sirva para atraer el material necesario a su construcción.
Jehová está a cargo de la colocación de estos átomos-simiente, ayudado en su trabajo por los ángeles que tiene bajo su dirección. Es la vida indiferenciada de Dios contenida en cada átomo-simiente, la que produce el crecimiento.
El espíritu no puede expresarse en el plano físico, en la actualidad, sin el concurso de la forma. Estamos pasando por un período de la evolución en el que la construcción de formas tiene una importancia capital. Por lo tanto, el valor del trabajo realizado por Jehová y sus ángeles, no puede desestimarse. Desde el tiempo en que colgábamos suspendidos en sacos fetales desde el cuerpo de este Gran Ser, Él a estado trabajando constantemente con nosotros, primero como Espíritu Grupo, tutor y, luego como Dios de Raza, Protector. Al Dios Jehová, le deben los humanos el encontrarnos actualmente dentro de formas separadas es decir, cada Espíritu individual dentro de una forma, separado de cualquier otra entidad espiritual. El resultado de esta situación es la conciencia propia individual, que hace que cada ser humano sea un creador consciente de sí, capaz de desarrollar sus poderes espirituales potenciales en fuerzas dinámicas que puede usar cada vez que los necesite.
Por todas partes en la Naturaleza vemos estos tres poderes manifestándose bajo la dirección del Padre, de Cristo y de Jehová, estando cada uno de estos Grandes Seres perfectamente sintonizados con el poder vibratorio que cada uno de Ellos guía y dirige. Por ejemplo: La Voluntad, el poder primario más elevado de Dios, vibra hacia el azul, exactamente como el Padre. El Amor-Sabiduría, segundo poder primario de Dios, vibra hacia el amarillo, como Cristo, y el tercer poder primario de Dios vibra hacia el Rojo, color expresado por Jehová.
Cada vez que veamos el color rojo manifestándose limpio y puro, debemos comprender al instante que el poder de Dios que designamos como Actividad, está dominando. En todos los reinos de la naturaleza encontramos actualmente dominando el color rojo. Se estima que la ferrita o hierro puro, que tiene color rojo, es el cuarto constituyente, en cuanto a cantidad, de la corteza terrestre. Las flores rojas predominan por todas partes en el reino vegetal y la sangre roja, en los animales y en el hombre, es necesaria para que el Espíritu pueda usar el vehículo físico. El rojo es un color suavemente radiante con un brillo inherente que le es propio. Es un color activo y estimulante, ubicado en un extremo del espectro luminoso. Representa la naturaleza física y, como está bajo el dominio de Jehová, tiene una íntima relación con el proceso de la germinación, tanto en el reino vegetal y animal como en el humano. Invariablemente, el color rojo tiene un efecto excitante sobre el cuerpo y la mente, porque aumenta la actividad de la sangre arterial.
El amarillo, que es el segundo color primario y vibra con el segundo poder de Dios, encuentra su expresión en Cristo. A continuación del rojo, es el color que más prevalece en los reinos de la naturaleza. El amarillo es el color más luminoso del espectro. En el reino mineral este color se representa principalmente en el azufre, que se encuentra en grandes cantidades en la Tierra. En muchos aspectos, el azufre se parece mucho al oxígeno, un elemento solar en el cual el color dorado natural de Cristo tiene su expresión química. En el reino vegetal existen muchas flores de color amarillo, lo que indica que predominan en ellas las vibraciones de Cristo. En los animales y en el hombre, el Hígado segrega una sustancia muy valiosa que se conoce con el nombre de bilis, que tiene color amarillo y que juega un papel de gran importancia en el proceso de la digestión. Las glándulas suprarrenales, que están íntimamente relacionadas con el desarrollo del cerebro, tienen también color amarillo.
El color azul, que tiene la vibración más elevada entre los tres colores primarios, está relacionado con el Padre, que vibra al unísono con estas fuerzas que son la más poderosas de todas. En cualquier parte que este color se haga presente, se está manifestando allí en mayor o menor grado el poder del Padre. En el reino mineral encontramos que el aluminio, un metal azul-blanquecino, es el elemento metálico más abundante que se encuentra en la corteza terrestre. En el reino animal prácticamente no se encuentra el color azul. En el reino humano, tanto el azul como el amarillo se encuentran formando parte de los éteres del cuerpo vital. El amarillo está aumentando en el cuerpo vital del hombre; pero es muy poco el azul que se evidencia actualmente allí. El azul vibra hacia la más elevada forma de devoción religiosa conocida por el hombre. Tiene un brillo inherente que le es propio y conduce hacia la más profunda concentración, porque tiene un efecto refrescante, calmante y vivificante en cualquier parte que se encuentre.
La misma trinidad, los tres poderes primarios de Dios, se manifiestan también claramente en la música. La música se compone también de tres elementos primarios: melodía, armonía y ritmo. Melodía es una sucesión musical de sonidos percibidos por el oído, que está conectado con el cerebro, que es el vehículo físico del pensamiento. El hombre, por lo tanto, mediante la mente o el cuerpo mental, está capacitado para tomar contacto con la melodía. La armonía consiste en una mezcla agradable de tonos y está relacionada con los sentimientos y emociones. Los sentimientos y las emociones se expresan por medio del cuerpo de deseos.
Por lo tanto, la armonía puede ejercer efecto, tanto sobre el hombre como sobre el animal, porque ambos poseen cuerpo de deseos. El ritmo es un movimiento mesurado y equilibrado, expresado por la fuerza de vida que es la que produce los diversos movimientos físicos. El cuerpo vital absorbe una gran cantidad de fuerza vital (energía solar) que la traspasa el cuerpo físico, para conservarlo vivo y en funciones. El ritmo está relacionado, por lo tanto, con el cuerpo vital; las plantas poseen cuerpo vital, por lo cual son sensibles al ritmo.
La Voluntad, que es la vibración del Padre (que involucra el intelecto y la razón), unido con el Amor-Sabiduría, la vibración de Cristo, produce un tipo de actividad relacionada con el ritmo ponderado equilibrado y celestial (Actividad) de Dios, que pone en orden los átomos de nuestro Sistema Solar, en la matriz de las diferentes formas preparadas para ellos por el poder de Amor-Sabiduría de su propio Ser. Si se separa la voluntad (melodía) del Amor (Armonía) y se unen el amor con la actividad (ritmo) y ambos, al estar despojados del poder de la Voluntad (intelecto y razón), que era su guía, pueden producir toda suerte de monstruosidades, que las fuerzas del mal estarían felices de provocar. Incontroladas de esta manera sus actividades malévolas, con el tiempo harían hundirse, sin lugar a dudas, a cualquier nación.
Por otra parte, la vibración melódica de Voluntad del Padre, unida con la vibración armónica de Amor de Cristo, tiene el poder de producir una activa vibración rítmica de Jehová, que no puede ser detenida ni desviada de su objetivo; porque es la misma poderosísima energía en manifestación del Padre de nuestro Sistema Solar, que condujo a ser todo lo que es y tiene el poder de desvanecerlo todo (en el caos) en cualquier momento que así lo desee. Es, por lo tanto absolutamente imposible para cualquiera de las creaciones de Dios, desde los más avanzados de sus oleadas de vida, hasta los de menor evolución, frustrar con el tiempo la realización de Sus Planes, porque éstos son tan eternos y tan inmutables en sus procesos, como es el propio Dios.
Los miembros de una oleada de vida determinada, y aún cada uno de sus individuos, pueden revelarse perfectamente y, por un lapso temporal, frustrar su propio progreso evolutivo, no obstante toda la ayuda que están recibiendo de parte de los que son más sabios y han tenido un avance mayor que ellos. En tales casos, los que están a cargo de la evolución, les permiten a veces a estos seres realizar lo que deseen y destruir sus cuerpos físicos, debido a su propia testaruda desobediencia, como consecuencia de su ignorancia de los beneficios resultantes que se obtienen por medio de la administración divina. Todo esto se hace con el fin de que puedan volver a la vida terrena en una fecha posterior, bajo mejores influencias y en un medio ambiente superior, liberados de todo odio y de todo deseo de destruir a sus hermanos, cambio este que se efectúa mediante los agentes purificadores, activos en la Región Purgatoria.
Mediante una comprensión inteligente de las leyes de la naturaleza y su estricto cumplimiento, la humanidad conocerá la senda del progreso y se dará cuenta de que toda desviación del camino recto actúa como obstáculo y no como una ayuda en la consecución final.

sábado, 10 de diciembre de 2016

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA MUJER






El papel de lo femenino
¿Es la mujer una emanación del hombre?
Pregunta: ¿ Si la mujer es una emanación del hombre, en base a la historia de la costilla, ¿será reabsorbida al final de los tiempos en la divinidad masculina perdiendo así su individualidad?
Respuesta: el relato de la costilla es un ejemplo de crasa ignorancia por parte de los traductores bíblicos (quienes no poseían ningún conocimiento oculto) al trabajar con el hebreo que en forma escrita no tenía palabras diferenciadas y no incluía vocales. Insertando vocales en distintos puntos y dividiendo palabras de diferentes maneras se puede en el mismo texto obtener varios significados en distintos lugares. Este es el caso donde de una manera podemos leer “tsad” y en otra “tsela”. Los traductores de la Biblia leyeron aquello de que Dios había sacado algo de uno de los lados de Adam (tesela) y se encontraron en el dilema de qué quería decir, así que quizá pensaron que se trataba de una costilla (tsad). De aquí lo absurdo de la historia.
El hecho es que el ser humano había sido en un principio como los dioses “hecho a su imagen y semejanza” hombre y mujer, un hermafrodita y más tarde uno de los lados prevaleció dando lugar a sexos separados. Se puede añadir también que el primer órgano que se desarrolló tal y como hoy lo conocemos fue el femenino o lado femenino, habiendo existido siempre en todo antes de lo masculino que apareció más tarde. De acuerdo a la Ley de la Evolución de que los primeros serán los últimos, lo femenino vivirá como órgano sexual femenino durante mayor tiempo que el masculino y por lo tanto quien formula la pregunta está equivocado en su planteamiento. Es lo masculino que será absorbido en lo femenino.
Y en lo relativo a perder su individualidad hay que decir que tal idea es imposible; es exactamente el propósito de la evolución que nos convirtamos en individuos conscientes de nosotros mismos y separados durante la evolución y conscientes y unidos en los interludios entre manifestaciones.

La mujer, ¿está maldita desde antaño?
Pregunta:¿Por que la mujer ha sido degradada por la sociedad y considerada inferior desde el comienzo de la existencia humana?
Respuesta: En primer lugar debemos recordar que el Espíritu no es ni masculino ni femenino pero se manifiesta en sexos alternativamente como norma. Todos hemos sido ya hombres y mujeres. Por lo tanto no hay lugar a la injusticia si miramos a la vida desde un punto de vista más amplio. El espíritu debe aprender ciertas lecciones en cada encarnación que sólo pueden ser aprendidas desde el punto de vista de una mujer habiendo otras experiencias o lecciones que habrán de ser experimentadas bajo un cuerpo físico masculino. Así que el cambio de sexo en cada vida es algo totalmente necesario .Algunas veces ocurre que por alguna razón muy especial, un Ego debe aparecer como hombre en varias encarnaciones y entonces, en consecuencia, cuando vuelve como mujer puede darse el caso de que sea una mujer muy masculina. Por el contrario, un Espíritu puede haber pasado varias encarnaciones en cuerpo femenino y entonces volver como un hombre de naturaleza afeminada. Pero en base a la hipótesis de alternancia de sexos, muchos de nosotros probablemente vivimos en Roma en sexo opuesto y al tomar en cuenta la Ley de Causa y Efecto, el trato recibido por las mujeres de entonces no era el mejor para, ahora como mujeres romanas reencarnadas en hombres, dar a las mujeres actuales muchas consideraciones.

El sufrimiento de Margarita
Pregunta: ¿Por qué el sufrimiento de Margarita fue tan extremo y fuera de proporción en comparación con Fausto hasta el punto de estar en la cárcel y sufrir la pena capital haciendo infortunados su vida, libertad y búsqueda de la felicidad?

Respuesta: Esta pregunta se refiere a uno de los mitos que se nos han transmitido durante las eras y contrariamente a la popularmente aceptada opinión, un mito no es una historia de una sola pieza sino una verdad velada que revela, simbólicamente, grandes principios espirituales. Estos mitos fueron dados a la humanidad infante al igual que nosotros, por la misma razón, damos a nuestros hijos enseñanzas éticas en forma de cuentos, historia y libros infantiles los que se imprimen en la mente infantil de una manera que sería imposible para una enseñanza intelectual. Goethe, quien era un Iniciado, ha tratado el mito de Fausto bajo un maravilloso prisma lleno de iluminación encontrándose la clave del problema en el prólogo que se desarrolla en el Cielo muy en la línea del Libro de Job. Los hijos de Dios aparecen ante el Trono y el Demonio entre ellos, ya que él es también un hijo de Dios. A él se le da permiso para intentar seducir a Fausto para así sacar afuera lo espiritual y se desarrolle la virtud. Es un grave error considerar la inocencia como sinónimo de virtud; cada uno de nosotros nace inocente viniendo a la manifestación sin mal, el cual ha sido expurgado, pero teniendo ciertas tendencias que pueden desarrollarse en vicios y por lo tanto hay que ser tentado en cada vida para ver si aguantamos el empuje de la tentación y no volvemos a caer en viejos errores. Fausto es tentado y cae pero después sinceramente se arrepiente y transmuta el mal en bien así que al final se salva. El arrepentimiento y el reformarse antes de la muerte han labrado su salvación, la impura pasión que sentía por Margarita da lugar a su amor puro por Elena. Margarita también cae en la tentación, se arrepiente y se salva por medio del perdón de los pecados. Así que el asunto es la salvación por las obras. Por su energía, Fausto domina las fuerzas del mal y construye una nueva Tierra, un lugar donde la gente libre pueda vivir en mejores condiciones; él busca elevar a la humanidad a un plano superior y mediante ese acto de servicio generoso por los demás, se redime de los poderes del mal. En el caso de Margarita, la salvación se produce por la oración y la toma de consciencia. Así tenemos en este drama, representado por Goethe, un símbolo perfecto de las Enseñanzas Occidentales en las que están presentes tanto el perdón de los pecados como la expiación de un acto equivocado por el correspondiente acto adecuado. La muerte es algo que nos llega a todos y el sufrimiento inherente al mal hecho por Fausto no es poco que ya se prolonga un gran período de tiempo mientras que en el caso de Margarita la vida se acorta mucho antes. La única diferencia es que Fausto ha vencido conscientemente y en un futuro será inmune a la tentación mientras que el caso de Margarita es problemático. En una vida futura todavía tendrá que enfrentarse a la tentación para que se haga manifiesto si ha desarrollado o no la fuerza de carácter necesario para vencer al mal y seguir al bien

¿Deben las parejas casadas vivir como hermanos y hermanas?
Preguntas: ¿Hay algún lugar tanto en el viejo como en el nuevo Testamento donde se le diga a los hombres que  se casen y vivan entonces como hermano y hermana en todo momento o en cualquier circunstancia? Y si no está en la Biblia, ¿por qué ustedes lo enseñan?
Respuesta: Los Semitas Originales fueron la quinta subraza atlante. Salieron de la Atlántida cuando ésta se hundía tal y como está registrado en las historias de Noe y Moisés. Tenían que ir a la Tierra Prometida no a la insignificante Palestina sino a la Tierra entera tal y como está ahora constituida. Fue una promesa a causa de que la Tierra estaba sufriendo los cambios necesarios cuando una nueva raza iniciaba su andadura. Las inundaciones habían destruido la civilización atlante y en el corazón del Gobi en Asia Central, herraba el núcleo de las presentes razas arias.

Cuando tal núcleo se tenía que convertir en una raza progenitora , el engendrar hijos era un asunto de primera importancia. Así que se convirtió en la responsabilidad de todos el tener numerosa descendencia y ser lo más fértil posible. Pero ahora ya no vivimos en esos tiempos, el mundo está superpoblado y los Egos que reencarnan lo hacen sin propósitos especiales de generación. Nunca hemos hablado del Celibato absoluto o de que las parejas deban casarse y vivir siempre como hermanos y hermanas, hemos enseñado que las parejas, de acuerdo a las circunstancias, deberían ayudar a perpetuar la raza. Esto es si tanto uno como el otro se encuentran bien física, moral y mentalmente, cuando tengan un hogar y un Ego deseoso de reencarnar pueda obtener la oportunidad de la experiencia de tomar cuerpo, entonces ellos deberían ofrecerse a sí mismos como un sacrificio viviente en el altar de la humanidad y otorgar la “substancia” de sus cuerpos para proveer al Ego con un vehículo apropiado invitando a dicho Ego a su hogar como invitarían a un amigo del alma, agradecidos que puedan hacer por otro lo que por ellos ya hicieron. Pero cuando se haya logrado la fertilización, entonces deberían abstenerse de tener relaciones hasta estar en circunstancias para generar otro cuerpo. Tal es la enseñanza de los rosacruces concerniente a la relación ideal entre hombre y mujer. Ellos mantienen que la fuerza creadora no debe ser usada para propósitos sensuales sino para la perpetuación de la raza. Este es un ideal teórico y puede estar más allá de las posibilidades de la mayoría en la actualidad al igual que el amor a nuestros enemigos pero si no tenemos ideales elevados no progresaremos.

¿Tiene cada alma un alma gemela?
Pregunta: ¿Existe un alma gemela que pertenezca a cada alma durante toda la eternidad?. Si es así, ¿no sería mejor permanecer soltero mil años que casarse con la pareja equivocada?
Respuesta: Al igual que la luz se refracta en los siete colores del espectro al pasar por nuestra atmósfera, así también los Espíritus Virginales diferenciados en Dios se dividen en siete grandes rayos. Cada clase está bajo la guía directa de unos de los Siete Espíritus ante el Trono, los cuales son los genios planetarios o grandes ángeles. Todos los Espíritus Virginales en sus sucesivas encarnaciones se entremezclan continuamente para así ganar las más variadas experiencias, de todos modos aquellos que han emanado del mismo Rayo son siempre hermanos o almas gemelas y cuando buscan la vida superior deben entrar por el sendero de Iniciación a través de una logia compuesta por miembros del mismo rayo de que originalmente emanaron para así retornar a su fuente primigenia. Entonces todas las escuelas ocultistas son divisibles entre siete una para cada clase de espíritus. Esta fue la razón por la que Jesús dijo  a sus discípulos “vuestro Padre y el mío”. Ninguno podría haber llegado a tan estrecho contacto con él como aquellos discípulos excepto aquellos que pertenecían al mismo rayo.
Como tantos otros misterios, esta hermosa doctrina ha sido degradada a una simple idea material tal y como toma cuerpo en la idea popular de las almas gemelas. En algunos casos la doctrina de las almas gemelas es utilizada como una excusa para el adulterio y la infidelidad siendo esto una abominable perversión. Cada espíritu es completo por sí mismo y se recubre con un cuerpo masculino o femenino en diferentes ocasiones para aprender las lecciones de la vida y es solo durante la presente etapa del desarrollo que existe lo que llamamos “sexos”. El Ego existía antes de la aparición de los sexos y persistirá después de esta fase de su manifestación.


(Rays from the Rose Cross. Mayo-Junio. 1990)