Entradas populares

miércoles, 11 de octubre de 2006

EL CUERPO FÍSICO SEGÚN EL OCULTISMO


Este cuerpo es el más denso y visible de los cuatro que utiliza el Ego y es el resultado de la involución del Espíritu a través de la materia más la evolución alcanzada hasta ahora. Es el más perfeccionado y antiguo porque (según la filosofía rosacruz) tiene su origen en el Período de Saturno y ha pasado por unos estados de conciencia similares a lo que conocemos como mineral, vegetal, animal y humano. Nosotros los humanos somos los únicos que tenemos todos estos cuerpos, el físico está en su cuarto grado de desarrollo, el vital o etérico en el tercero, el de deseos (también llamado astral) en el segundo y la mente en su primer grado.
El cuerpo físico es el inferior de los diez aspectos o vehículos que componen el verdadero Ser espiritual (físico, vital, deseos, mental, el triple espíritu y el triple alma) Por lo tanto es el más denso e imprescindible para que se manifiesten y obtengan beneficio los demás cuerpos y para que podamos sacar provecho de las experiencias por medio de sus sentidos y así, vida tras vida, formar lo que llamamos “Conciencia”.
Está compuesto de materia sólida, líquida y gaseosa pero está relacionado con los átomos de todos los mundos a través de los vehículos y aspectos mencionados. Si no fuera por él no podríamos evolucionar ni llegar a la perfección. Es el cuerpo donde tenemos la conciencia de vigilia aquí en el mundo físico aunque mientras dormimos también la podamos tener en otro.
Es la manifestación del Arquetipo creado con la ayuda de otros seres en la primera región del Mundo del Pensamiento, el cual tiene una vibración que mantiene unidos sus átomos hasta que llega el momento de la muerte previsto y aceptado por el propio Ego antes de renacer.
Lo mismo que nosotros evolucionamos en el Universo que es el Cuerpo Físico Macrocósmico de Dios, así nuestro cuerpo físico sirve como campo de evolución a millones y millones de células y otros microorganismos. Así ellos están en su dios (que somos nosotros) y evolucionan gracias a nuestra vida y conciencia como nosotros hacemos lo mismo respecto a Dios nuestro creador. Está escrito que: “En Dios vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser” y “Dios está más cerca de nosotros que nuestras propias manos”.
Visto desde este punto de vista podríamos decir que cuanto más sano y puro sea nuestro cuerpo mejor medio de evolución tienen los microorganismos y todo lo demás que está evolucionando en él y, en cierto modo, les ayudamos en su desarrollo. Por consiguiente, también nosotros, cuanto más evolucionamos y purificamos nuestra naturaleza interna también ayudamos a Dios a evolucionar y a purificar sus mundos donde otros (tanto más adelantados como más atrasados) evolucionan.
El cuerpo físico se forma gracias a un átomo-simiente que es donde vamos grabando la vida segundo tras segundo desde el nacimiento hasta la muerte. En este átomo guardamos (para después asimilar) la quintaesencia de cada vida y, por lo tanto y en cada nacimiento, cuando descendemos para formar nuestro nuevo y futuro cuerpo físico, su vibración es más elevada, lo que nos permite atraer materia más pura para así crear un cuerpo más perfecto.
El mundo físico tiene siete grados o planos de densidad de materia: sólido, líquido, gaseoso y cuatro etéricos que forman su contraparte etérea; estos cuatro éteres forman una imagen exactamente igual al cuerpo físico pero de materia etérica. Para que se pueda formar el cuerpo físico debe hacer dos cosas imprescindibles desde el punto de vista oculto: Un molde etérico sobre el cual se debe formar, y un átomo simiente que atraiga la materia que necesita pero de acuerdo a la vibración del átomo simiente.
Para que se produzca la concepción o embarazo el molde etérico es colocado por los Ángeles del Destino en la matriz de la madre y el átomo-simiente en la cabeza de un espermatozoide, cuando estos se unen en la concepción comienza a formarse el cuerpo físico.
Este cuerpo etérico es la vida que mantiene vivo al cuerpo físico, por eso, cuando el etérico se retira del físico a la hora de la muerte, la materia (ya muerta) se descompone y vuelve a su origen etérico para servir a otros de la misma vibración para la construcción de sus cuerpos. Por eso nuestro esfuerzo por estar sanos y puros también beneficia a otros.
El Espíritu fue perdiendo la conciencia de los mundos espirituales en su descenso desde los mundos superiores e invisibles hasta el físico, hasta que por medio del cerebro y la mente nos hicimos conscientes de este mundo. Así mismo, cuando renace el Ego en este mundo aún tiene conciencia de los otros donde ha estado durante varios siglos hasta que, poco a poco, su conciencia despierte totalmente y se haga cargo de su cuerpo físico para experimentar y evolucionar a lo largo de otra vida.
Los medios que tenemos para gobernar y dirigir el cuerpo físico son varios. Nosotros somos un Triple Espíritu o Ego y, como tal, estamos en la cuarta región del Mundo del Pensamiento, desde allí y por medio de la conciencia que penetra en la región Concreta del Pensamiento creamos los pensamientos formas, los cuales atraen el sentimiento, deseo o emoción que corresponda del cuerpo de deseos para así pasar al cerebro etérico que es el que imprime el pensamiento en el cuerpo físico para a continuación expresarnos por medio de la acción o de la palabra.
El desarrollo que tiene el cuerpo físico antes de nacer pasa por diferentes clases de formas y conciencia que se relacionan con los Períodos que ha pasado la humanidad desde que comenzó su involución hacia la materia hasta ahora. Ha sido en esos Períodos donde hemos adquirido los cuerpos y el germen de los sentidos y del cerebro que actualmente tenemos, así que lo mismo que la luz ha construido los ojos, el pensamiento ha hecho lo mismo respecto al cerebro.
La expresión de nuestro cuerpo físico es el resultado de los otros cuerpos internos pero también lo que hacemos aquí afecta a esos mismos cuerpos. Si nos dejamos llevar por un vicio se asienta en el cuerpo etérico como hábito y nos tienta desde el cuerpo de deseos para que continuemos practicando ese vicio. Pero una vez que no tenemos cuerpo físico, ese vicio y deseo persiste y al no tener cuerpo para poder consumir el producto que sea, entonces sufrimos incluso más de lo que podría sufrir aquí un toxicómano que no tiene droga para tomar. Por esto es conveniente pensar bien lo que hacemos y los cuidados que damos a nuestro cuerpo aquí en la tierra. El deseo (el cuerpo de deseos) normalmente domina a la razón y si no fortalecemos la voluntad para discernir ese hecho, terminará haciéndose una costumbre que nos dominará y sufriremos para vencerla.
¿Por qué renacemos en un cuerpo físico? 1º. Porque, al contrario que los niños, cuyos cuerpos son flexibles, a partir de cierta edad, el cuerpo se va cristalizando y haciéndose rígido hasta que llega el momento en que no nos sirve. 2º. Porque debemos experimentar aquí en la tierra como el inventor debe crear su invento físicamente y ponerle a prueba para poder perfeccionarlo. 3º. Porque necesitamos desarrollar la mente y la voluntad y espiritualizar nuestro carácter. 4º. Porque si no experimentamos con la materia y con las personas aquí no podremos evolucionar.
¿Cómo podemos sacar provecho de la experiencia? Por medio de tomar conciencia de nuestro cuerpo y nuestros actos. Debemos observar cómo actuamos, nuestros impulsos, nuestro instinto, nuestras palabras y nuestros pensamientos para después meditar sobre todo ello y corregir nuestras actitudes.
La sangre es el medio por el cual el Ego se expresa y gobierna el cuerpo físico, por eso el frío o el calor hacen que el Ego tenga que salir de su cuerpo cuando decimos que perdemos la conciencia. Cuando el hombre tiene miedo, el Ego se refugia en el centro del cuerpo, en el abdomen, paralizando así su acción en la cabeza y por tanto, anulando casi su actividad mental mientras que sus dientes tiemblan y sus pies se quedan fríos. Cuando se ruboriza el Ego lleva la sangre a la cabeza y nos ponemos rojos, el calor de la fiebre tiende a expulsarnos del cuerpo y por eso tenemos delirios y, en las comidas pesadas el Ego se concentra en el estómago y no podemos pensar bien con la mente porque nos causa sueño.
El Ego crea su propia sangre a partir de los 14 años (comienza su independencia) y por eso la persona cambia de tono de voz, le sale vello, se interesa por cosas de más adulto y empieza a separarse de los padres; a los 21 años adquiere la temperatura ideal y decimos que es la mayoría de edad (nace la mente y se manifiesta como individuo) ;a los 28 comienza la vida seria; a los 35 estamos en la flor de la vida; a los 42 hay un cambio de vida; a los 49 obtenemos el más elevado intelecto.
El cuerpo físico es imprescindible para la manifestación del Ego en el mundo físico y por eso deberíamos de cuidarle más respecto a su alimentación, higiene, desgaste de energía, etc. De esta forma llegaremos a los años previstos o quizás más pero si no lo hacemos así, acortaremos la vida. Deberíamos tener siempre presente que este cuerpo es el Templo del Espíritu o de Dios.
Por si alguien se pregunta que qué ocurre con los suicidas, le diré lo siguiente: El arquetipo que tenemos en el Mundo del Pensamiento tiene una determinada vibración que se relaciona con los átomos simiente de los demás cuerpos sobre los que se agrupan los átomos. El átomo simiente del cuerpo físico mantiene la materia del cuerpo físico unida y cuando se causa la muerte del cuerpo, este átomo sigue vibrando hasta el que debería de ser el momento de la muerte, pero como no hay cuerpo físico, se siente una sensación de “estar vacío” o de tener un hambre irresistible que causa un gran sufrimiento hasta la fecha prevista de la muerte.
Las drogas afectan al sistema nervioso y cerebro-espinal, como éstos son la base de la actividad, quiere decir que las enfermedades causadas por la droga imposibilitan el uso del cuerpo. Estas actuaciones son las que en otra vida se manifiestan como enfermedades psíquicas y físicas y como karmas maduros. De aquí la gran necesidad de cuidar el cuerpo en sentido de alimentación, higiene, ejercicio y equilibrio mental y emocional. Cuanto mejor lo cuidemos más provecho extraeremos de él, más viviremos y más evolucionaremos.
Francisco Nieto

jueves, 13 de julio de 2006

LOS ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA


Antes de poder hablar de esta clase de espíritus y para poder comprender mejor su línea de desarrollo, debemos explicar los diferentes mundos donde el hombre –como Ego- evoluciona a través de sus diferentes cuerpos. Para comprenderlo mejor es necesario imaginarse que la materia física está compenetrada por otras más sutiles lo mismo que nuestro cuerpo tiene materia sólida, líquida, gaseosa y, descomponiendo la materia, moléculas, células, átomos, protones, neutrones, etc.
La humanidad actual está evolucionando en el esquema diseñado por Dios por medio de cuatro diferentes vehículos o cuerpos, estos son:

1º. Un cuerpo físico construido con materia física en cada nueva encarnación para que el Ego pueda adquirir experiencias; es el cuerpo más desarrollado y en el que tenemos enfocada la conciencia.

2º. Un cuerpo vital o etérico que se encarga de vitalizar y mantener vivo y en buen estado de salud al cuerpo físico; este cuerpo es de materia etérica y es el que algunas personas pueden ver después de haberse separado del cuerpo físico en el momento de la muerte. Este cuerpo tiene su origen en la materia etérica de la tierra de donde también los espíritus de la naturaleza forman sus cuerpos.

3º. Un cuerpo emocional o de deseos que es el incentivo para la acción y donde tienen origen nuestros deseos, emociones, sentimientos, pasiones, etc.; sin este cuerpo que nos impulsa a la acción no progresaríamos debidamente. La materia de este cuerpo pertenece al Mundo de Deseos, donde vamos después de la muerte para analizar nuestra vida, purgar el mal que hemos cometido y asimilar todo lo bueno de la vida anterior.

4º. Un cuerpo mental que es el menos desarrollado, por lo que tenemos menos control sobre él pero que, sinembargo, es el que tenemos que desarrollar cuanto antes para poder controlar los bajos deseos y sentimientos que nos llevan a cometer el mal. Su materia pertenece al mundo del pensamiento y su poder es el resultado –como el cuerpo anterior- de todas las vidas anteriores. De esta forma tenemos lo que, comúnmente, llamamos “el hombre” pero, si lo analizamos, podemos comprender que por encima de todo eso está la “voluntad” que, cuanto más poderosa sea, más dominio tiene sobre los otros cuerpos; esa voluntad es la manifestación del Ego, del verdadero Yo.
Lo cierto es que en cada mundo y sus sub-mundos o divisiones hay diferentes clases de seres, unos muy por encima de los hombres como son los Ángeles o Arcángeles, y otros en un grado de inteligencia inferior a nosotros como son los espíritus de la naturaleza. Todos hacen una labor y evolucionan y todos tienen relación con la humanidad y con el planeta tierra, de modo que, lo mismo que nosotros evolucionamos gracias al mineral, vegetal y animal, los Ángeles evolucionan gracias a nosotros y a la tierra –porque uno de sus trabajos tiene relación con nuestros cuerpos y nuestro karma-, gracias a los diferentes reinos que nos siguen, y gracias también a los espíritus de la naturaleza a los que dirigen como una especie inferior en su trabajo relacionado con el planeta. Por tanto, todos estamos en el planeta tierra, pero cada uno con un cuerpo de diferente grado de densidad de materia perteneciente a diferentes mundos y sub-mundos y con diferente desarrollo de conciencia.
No podemos hablar de los espíritus de la naturaleza como de los seres humanos porque tienen una evolución diferente a nosotros, nosotros tenemos 4 cuerpos, pero el más visible y donde tenemos la conciencia de vigilia es el físico, sin embargo, ellos no tienen cuerpo físico –aunque algunos de ellos casi lo son- pero, como es natural llegarán también a ser humanos en lo que se refiere a la conciencia.
En su línea de evolución, lo que nosotros llamamos “estado humano” ellos llegarán a ser Ángeles pero ahora están en una situación similar a la de los animales respecto a nosotros. Y lo mismo que nosotros hemos sido prehistóricos y estamos pasando por la época actual antes de llegar a la perfección programada, ellos pasan por diferentes cuerpos o especies que nosotros conocemos como gnomos, hadas, ondinas, sílfides, etc. Aunque se les suele tratar de elementales, es más propio tratarles como animales de otra línea de evolución porque no han alcanzado aún el estado de conciencia de los Ángeles ni el nuestro. El término elemental no es propio de ellos porque los elementales son muy inferiores a ellos y no se les podría catalogar como semi-inteligentes, lo que los espíritus de la naturaleza sí lo son. Los espíritus de la naturaleza son un reino entre otros pero equivale a los animales que conocemos.
Se subdividen en siete órdenes que habitan en los correspondientes estados de materia del mundo físico aunque sus cuerpos estén formados de la materia etérica de las cuatro regiones superiores de dicho mundo. Si alguien se pregunta que cómo pueden vivir en lo más sólido de la materia física diremos que es lógico porque sus cuerpos son etéricos, se podrían comparar a los átomos de nuestro cuerpo físico. Su inteligencia depende de la especie y del grado de desarrollo que tengan, puesto que se dividen en razas y subrazas y cada uno tienen su propio grado de desarrollo como todo en el universo.
Se les conoce por muy diversos nombres, como por ejemplo: Hadas, sátiros, faunos, elfos, duendes, nereidas, trasgos y otros muchos. Sus cuerpos son muy variados, pero en general son bajos, con un aspecto similar al nuestro (aunque pueden cambiar a voluntad) y con la posibilidad de materializarse hasta cierto grado.
Se dividen en razas de forma parecida a nosotros y según el grado de inteligencia y otras disposiciones, pero en general, suelen rechazar al ser humano porque detestan las bajas vibraciones que exteriorizan. En algunos casos de las veces que se ponen en contacto con el ser humano, lo hacen de manera indiferente, disgustados o con intención de engañar o de reírse de nosotros.
Hay casos en que hacen cosas como cuando un niño desea hacerse notar, otras sin embargo, muestran su capacidad de hechizo haciendo que la persona presente, sólo vea y oiga lo que ellos quieren; naturalmente, esto no lo pueden hacer nada más que con quien tiene una mente y una voluntad débil, o con quien está aterrorizado por el miedo –además de los clarividentes y los niños hasta cierta edad-
Estos espíritus no son individualidades reencarnantes como nosotros, les queda mucho aún para alcanzar este estado. De hecho, no renacen cono nosotros porque ellos no están unidos a la ley de consecuencia que administra el karma ni tampoco dejan el cuerpo como nosotros para extraer el beneficio de la vida pasada para luego prepararse otra nueva vida más elevada.
A estos espíritus se les puede utilizar para determinados servicios pero el hombre de buena voluntad no suele ni debe hacerlo; por el contrario, los magos negros y los Yoguis de la India, si lo hacen por medio de ofrecerles algo a cambio o por procedimientos siniestros que les obliguen a obedecer. Son más bien dados a jugar y a gastar bromas, pero cuando los humanos les molestan, y dada su desconfianza, se pueden mostrar con cierta maldad, sobre todo cuando estamos en el plano etérico porque pueden tomar aspectos terroríficos.
La obra de estos espíritus contribuye al desarrollo y evolución del planeta y de la humanidad, ellos están bajo la dirección de otros seres, como por ejemplo los Ángeles y Arcángeles. Cuando la humanidad aún tenía cierto grado de clarividencia los veía trabajando con la clorofila de las plantas o pintando las flores con su gran cantidad de matices. Sin embargo y como ejemplo, pocos son los que saben que la dirección del viento, así como éste mismo, son los espíritus llamados Sílfides.
Hay que tener en cuenta que los espíritus están evolucionando hacia un estado de conciencia similar al humano y que lo están haciendo a través de la guía de otros seres superiores a nosotros, pero que también están evolucionando a través de la perfección de especies en los diferentes reinos. Los espíritus de la naturaleza son íntimos colaboradores nuestros y ellos nos ayudan a hacer “magia” en lo que llamamos física y, química y con las leyes de la naturaleza (por ejemplo con la presión del vapor). Los magos blancos o iniciados, así como los Ángeles les utilizan para el mantenimiento del planeta de una forma ordenada y para llevar a buen fin el esquema creado por Dios.
Entre ellos hay guías, estos obedecen a los Ángeles encargados de ellos y estos últimos cumplen su trabajo de acuerdo a la conciencia del Ser encargado de la evolución del Mundo Físico –Arcángel- Este Arcángel es el que cumple su trabajo de acuerdo a los arquetipos que se hacen en el Mundo del Pensamiento. Cada sub-plano o división está regida por un Ángel que es el encargado de “condensar” los éteres en sus diferentes grados de densidad para que sirva como arquetipo de la forma física. Los espíritus de la naturaleza están en toda clase de materia sólida, líquida y gaseosa de la naturaleza, gracias a su labor en los cuatro elementos podemos vivir, pero es que además, y dada su labor con la energía vital y magnética, también nos ayudan a curarnos de las enfermedades gracias a su trabajo sobre la materia etérica.
Estos espíritus alcanzan su estado individual o humano cuando llegan al nivel de los Ángeles, como los animales lo alcanzarán cuando su conciencia esté próxima a ser similar a lo que fue la nuestra hace millones de años. Sus formas son muy variadas y los hay desde los más bellos, hasta otros que causan asco y que evolucionan a través de las vibraciones más bajas, u otros que lo hacen por medio de las emociones de baja frecuencia vibratoria; éstos, que están en la escala más inferior de su línea de desarrollo sí se les podría considerar similares a los elementales.
La función general de los espíritus de la naturaleza está relacionada con el manejo y distribución de las energías que proceden de los mundos superiores y del centro de la Tierra a la vez que ayudan en el desarrollo de los reinos que habitan en el planeta. Además, algunos intervienen en fenómenos espiritistas y en los poltergeist, también tienen muchas veces que ver con apariciones de ovnis y marianas. En las “casas encantadas” donde ocurren ciertos hechos, y en otras apariciones fantasmales de personas que han muerto, también tienen su intervención algunas veces por medio de utilizar los cascarones astrales.
Entre su alimento está la quintaesencia etérea de las resinas y los perfumes que absorben por sus cuerpos (algo similar a lo que ocurre con el feto) pero también es cierto que algunos de ellos comen cosas más sólidas.
Todo lo creado físicamente tiene su origen en el Mundo del Pensamiento, aquí es donde se crean los arquetipos, que son una especie de sonido o vibración que, según su grado, atrae la materia de las diferentes sub-divisiones hasta formar la forma física que nosotros vemos manifestada. El ser humano está en este mundo entre una vida y otra, y parte de ese tiempo está aprendiendo a trabajar con estos arquetipos, aprendiendo a ser creador. Aquí prepara la apariencia de la Tierra para su próxima vida –mar, tierra, flora y fauna- y está dirigido por las Jerarquías superiores para que su trabajo tenga relación con el futuro karma de su vida; luego los espíritus se encargarán de crear las formas etéricas y físicas. Ellos nos enseñan a construir incluso el arquetipo de nuestro futuro cuerpo, en esta obra nos veremos ayudados por los espíritus de la naturaleza e incluso por otros “muertos”, pero si comete un error se verá obligado a utilizar ese cuerpo y aprenderá la lección para la próxima vez.
En el solsticio de verano o Noche de San Juan, es cuando culminan las actividades físicas de la naturaleza, esa noche es el “festival de las hadas” y de los espíritus de la naturaleza. Después de trabajar produciendo alimento para nosotros así como para los animales, ellos celebran su fiesta, corren por los bosques y prados y comen sus alimentos etéreos.
Esta gran obra comienza en la noche de Navidad, en el solsticio de invierno, cuando asciende el signo de Virgo que representa a la Virgen Inmaculada. Aquí comienza un nuevo año que nos salvará de morir de frío y hambre, en esos momentos es cuando es Espíritu de Cristo nace en la Tierra dejando Su Vida para que las semillas sean fertilizadas y los animales procreen; dos trabajos de los más importantes de esta clase de espíritus.
Se puede decir que la conciencia de los espíritus de la naturaleza es cuadrimensional, porque, además de alto, largo y ancho, tienen la capacidad de compenetrar las formas físicas, pero entre ellos hay muchas variaciones de conciencia. Tienen cierto grado de conciencia de sí mismo y saben lo que es la vida y la muerte de su cuerpo cada muchos años, pero están compenetrados por la conciencia de unas Jerarquías Divinas, lo que hace que su muerte no sea como la nuestra en sentido de que no pierden la conciencia de un mundo para ir a otro.
A veces intentan actuar libremente y como no tienen suficiente sentido para guiarse por sí mismos, producen daños en la naturaleza (como cuando el hombre empezó a actuar bajo su responsabilidad al obtener su libre albedrío) Los gnomos tienen la conciencia más baja de las cuatro principales clases de espíritus de la naturaleza que habitan entre nosotros.
Las oleadas de vida de nuestro planeta llegan todas a un estado similar al mineral, pero después se diferencian en evoluciones diferentes aunque paralelas. En el caso de los espíritus de la naturaleza también son diferenciados por Dios, pero a partir del mineral usan cuerpos constituidos de éter para evolucionar a través de los éteres superiores del Mundo Físico.
Al principio, en las profundidades de la Tierra y después en la superficie y en el aire, ellos alcanzan un estado humano en sentido de autoconciencia.

LOS GNOMOS
Son espíritus de la tierra, y en la mitología se les conoce como: Duendes, hadas, elfos, etc., poseen cierto grado de inteligencia pero se guían más por la intuición. La materia física es su atmósfera vital como el aire es la nuestra, los más evolucionados suelen salir de vez cuando al exterior de la Tierra.
Los gnomos están vinculados al mineral pero las hadas, sin embargo, estando más evolucionadas, son más libres y están vinculadas al vegetal y al animal. Hay espíritus que pasan por un estado de conciencia similar a lo que conocemos como vegetal y animal (algas, corales, cefalópodos) hasta terminar en espíritus acuáticos como son las ondinas.
Las hadas son vidas que proceden de los gnomos y de otra línea de evolución que pasa por hongos, bacterias, insectos, reptiles, abejas y espíritus del aire (silfos) teniendo un cuerpo de materia de deseos en vez de uno etérico.
Lo mismo que el animal evoluciona y depende del hombre para su individualización, así el espíritu de la naturaleza depende del Ángel y colabora con Él hasta hacerse como ellos son. Después de alcanzar el gnomo cierto grado de desarrollo, pasan al siguiente en su evolución que es el de las hadas. Sus cuerpos están formados por los éteres químicos y vital de la región etérica del Mundo físico. No vuelan, porque su elemento de desarrollo es la tierra, son vulnerables al fuego y suelen vivir –entre otros sitios- en castillos o mansiones abandonadas donde hacen crecer el vegetal allá donde pueden.
No todos viven en la superficie, algunos viven en las profundidades donde canalizan la lava de los volcanes y otros viven en cavernas donde construyen las estalactitas o trabajan con otros minerales. Algunos ocultistas aseguran que incluso trabajan en el endurecimiento de los huesos y en soldarlos cuando se rompen.
Están en el límite de nuestro grado de visibilidad y por eso hay personas que les pueden ver, pero si hay alguien con más facilidad para verlos son los niños, porque estos son clarividentes hasta varios años después de nacer. Muchas veces interfieren positivamente en los sueños de los niños y les hacen soñar cosas bellas, otras veces incluso juegan con ellos.
Tienen un buen olfato y lo utilizan para reconocer a los humanos. El proceso de envejecimiento es similar al nuestro pero ellos viven varios siglos. Los gnomos están bajo la dirección de los Ángeles y su trabajo está basado en los arquetipos etéricos que hacen los Ángeles, éstos trabajan con el reino vegetal, y entre otras cosas, proporcionan los pigmentos y modelan la gran diversidad de formas.
Respecto al mineral: dan forma a los cristales, elaboran las piedras preciosas, agrupan las partículas que forman los minerales como el hierro, oro, plata y otros metales. Aunque son algo avaros, son trabajadores fieles y desempeñan un papel en la naturaleza que beneficia mucho a los humanos. No son tan inteligentes como el ser humano pero si lo son más que los animales y que algunas personas, tienen más libertad que el animal pero aún siguen influenciados y guiados por los Ángeles.
Hay espíritus poco evolucionados que tienen aspecto de monstruos, reptiles, larvas, etc. y estos suelen vivir y alimentarse de la parte etérica de la sangre, de la carne y el pescado podrido, e incluso del alcohol; estos espíritus no se ponen en contacto con el hombre nada más que cuando el hombre les da vía libre de alguna manera. Otros están con nosotros porque les atraemos por medio de la cólera, el odio, los celos, la pasión del sexo, etc. a su vez, incitan a practicar más, sin embargo algún día terminarán siendo hadas como el salvaje humano terminará siendo similar a los Ángeles.
Los gnomos manejan los diferentes grados de fuerzas etéreas del reino mineral, construyen toda clase de minerales, desde las piedras o minerales radiactivos hasta las piedras preciosas. Mantienen la cohesión del reino mineral. Algunos de no muy agradable aspecto están en las profundidades y trabajan en las simas y abismos subterráneos del planeta haciendo una labor que permite la ventilación de la Tierra. Su actividad tiene que ver con los terremotos y maremotos, aludes, etc. lo que significa que son colaboradores de las Jerarquías superiores que dirigen el karma de la humanidad. Ellos trabajan en grandes grupos para que puedan ocurrir los cambios necesarios en el planeta. Otros trabajan con las ondinas “creando” la savia de las plantas y árboles.

LAS HADAS
Normalmente viven en la superficie de la Tierra, aunque pueden atravesarla, poseen diferentes formas de cuerpos pero suelen ser más bien como la del humano, aunque esto no quita que puedan transformarse.
Entre dos vidas pasan por el Mundo del Deseo, desde donde renacen perteneciendo a un alma grupal como ocurre con los animales, sin embargo, no conocen el nacimiento ni la muerte según nosotros la conocemos sino que es algo así como un agotamiento de la vida para después volver a recargar. Cuando “renacen” lo hacen completamente formadas, viven la vida sin dar muestras de cansancio ni de vejez, pero cuando su energía se agota, se vuelven más trasparentes hasta pasar al Mundo del Deseo donde conviven con los silfos durante un tiempo.
Después renacen dependiendo de un espíritu grupo. Según su desarrollo podrán tener alguna consciencia de su vida en el Mundo de Deseos y, a través del deseo de separación y manifestación hacia el exterior, forman un cuerpo que podrá expresar sus necesidades de desarrollo. Su vida es dichosa e irresponsable, no conocen la tristeza ni el temor, no tienen deseos ni padecen enfermedades; sus afectos son profundos y, aunque puedan mostrar enfado, no suelen durar mucho tiempo.
Disfrutan mucho de la luz del Sol, de la tierra, las plantas, la lluvia y la nieve. Les gusta flotar y son felices interesándose y trabajando en los procesos de la naturaleza –la savia, los brotes, la caída de hojas-. También atienden a la vida de los insectos, de las aves y la empolladura de sus huevos, las crisálidas, y el cuidado de muchos animales. Tampoco tienen lucha interna como nosotros a causa del cuerpo de deseos, ellas simplemente “sienten emocionalmente”, por lo general son afectivas. Algunos de sus trabajos tratan de dar color a las flores, hacer circular la clorofila, preparar las variedades de plantas, y la supervisión del desarrollo de los insectos y otros animales. Entre todos sus trabajos destaca el de dar sabor a los frutos de la tierra y su actividad en los templos donde se realizan oficios litúrgicos.
Su alimentación consiste en la absorción del éter que les rodea, ellas le asimilan y lo expulsan cuando se ha gastado la energía vital, sin embargo, el aroma de las flores les “alimenta” de forma similar y tanto como a nosotros el saborear algo que nos guste mucho. Su sensibilidad es muy superior a la nuestra respecto a los olores. Normalmente no les afecta el frío ni el calor, ni otras cosas que puedan dañar a su cuerpo (heridas), puesto que éste es de éter. Una de las cosas que sí les afecta es las bajas vibraciones causadas por el hombre, no les gusta tampoco el mal trato que se hace con la naturaleza, y huyen de las sustancias dañinas como el tabaco y el alcohol.
Dentro de las diferentes especies de espíritus de la naturaleza, hay algunos muy bajos que pueden incluso hacer daño, las hadas no son malintencionadas pero sí producen efectos que engañan a los sentidos del ser humano –espejismos, alucinaciones o imágenes terroríficas- Algunas veces intervienen en la oui-ja y en los fenómenos poltergeist.
Ha habido casos en los que han hecho amistad con alguna persona, pero con los que más disfrutan es con los niños que tienen mucha imaginación, cuando juegan con ellos crean fantásticos cuentos cuyos personajes toman vida en la materia etérica. También admiran y aprenden de los humanos más espirituales y, cuando perciben las vibraciones elevadas de una persona que está en el sendero de santidad, suelen acercarse a él.
Normalmente evitan al hombre porque matan a las criaturas que ellas cuidan, porque arrasan toda la naturaleza, porque contamina el aire, porque emite vibraciones bajas que las molesta mucho; para ellas el hombre es un huracán porque afecta a sus elevados sentimientos. Ante estos hechos pueden, excepcionalmente, mostrar malicia, pero lo que normalmente hacen es gastar bromas confundiendo o haciendo ver cosas que no son reales; no hipnotizan pero sí alucinan a los sentidos del hombre. Los yoguis de la India que han obtenido poder sobre ellas las utilizan para hacer sus increíbles trucos alucinando al público, es decir, crear una imagen mental y mandarla a la mente del alucinado.
Parece ser que algunas hadas se han materializado para tener relaciones con los humanos, como lo hacen otros espíritus subhumanos llamados: faunos, sátiros, íncubus y súcubos.

LAS ONDINAS
Las ondinas (también llamadas ninfas y sirenas) se relacionan con los líquidos y fuerzas vitales del cuerpo humano, son los espíritus del agua y ellos están en cualquier lugar donde haya cierta cantidad de este líquido. Tienen su jefe jerárquico pero todas reverencian al Principio Divino que nosotros llamamos Dios. Son alegres, emocionalmente vivas y tienen un grado muy elevado de sensibilidad hacia todo lo que contenga belleza.
Sus cuerpos están compuestos del segundo éter de las regiones etéricas del planeta – llamado comúnmente vital- y parte del tercero o luminoso, suelen vivir más de un millar de años y están sujetas a la muerte. Su tamaño suele ser más grande que los gnomos y suelen ir vestidas –aparentemente- con algo transparente similar a las burbujas del agua en movimiento; su cuerpo es muy bello y brillante como el efecto del Sol sobre el agua.
Una de sus responsabilidades es mantener el grado suficiente de humedad en la tierra para refrescar el calor que procede de las entrañas de la Tierra y que podríamos denominar como Fuego de kundalini planetario, a su vez, este Fuego encargado de mantener vivos los cuerpos del planeta y de mantener el calor central, es el resultado de la obra de las Salamandras que son los espíritus del Fuego. Tienen un papel muy importante con las criaturas del mar porque supervisan su desarrollo, y con las lluvias porque forman las nubes. También tienen un trabajo que hacer con las plantas y las flores, donde actúan por medio del cuerpo etérico o vital.
Hay mucha variedad según el mar, río o clase de agua donde se encuentren, de hecho las del mar pueden llegar a se como nosotros de grandes (Sirenas) Sin embargo, éstos grandes espíritus del mar no suelen imitarnos con la ropa como lo hacen las hadas. Pueden volar por cortos espacios de tiempo y se introducen bajo el agua, pero normalmente lo hacen hasta donde alcanzan los rayos del Sol. Otras prefieren las cataratas o cualquier movimiento del agua, pero si es posible y si es un ambiente cálido o templado mejor, porque así disfrutan más de la naturaleza. Hay otras que viven en las nubes teniendo también un cuerpo etérico y no astral como los Silfos, estas son las que suben las gotas de agua hacia el cielo en forma de vapor y se entretienen creando muy variadas formas de nubes.
Las Ondinas son mucho más numerosas que las hadas y hay más variedad, si las hadas son pequeñas, las ondinas o nereidas pueden tener una estatura como la humana, pueden cambiar su forma y tamaño, pero cuanto más grande quieran aparentar mayor esfuerzo y menos tiempo podrán mantener ese tamaño. Suelen jugar con la espuma y con las olas. Las de agua dulce prefieren estar lejos de las ciudades donde haya movimiento de agua, algunas no les gusta el hielo, otras no les gusta el agua salada y otras están en las nubes porque son una evolución intermedia entre la Ondina terrestre y el Silfo aéreo. También cooperan con el reino vegetal construyendo formas (plantas, frutos, etc.) su habitáculo es la savia de los vegetales.

LAS SILFIDES
Son los espíritus del Aire, tienen su morada en el aire, en las nubes y en las cimas de las montañas; ejercen un papel muy importante en lo relacionado con los tifones, huracanes, tornados, etc. Son alegres, excéntricas, inconstantes y su labor con el ser humano está relacionada con los pensamientos y con los gases del cuerpo.
Sus cuerpos similares a las nubes constituyen la atmósfera del planeta, su color transparente hace que se les confunda con el azul del cielo, también están hechos de éter vital y luminoso (pero se adaptan al Mundo de Deseos) y también viven miles de años y mueren; pueden aparecer y desaparecer a voluntad.
Las ondinas separan las partículas de agua en la superficie y las hacen tan sutiles, que las Sílfides las elevan (junto con las Ondinas) para formar las nubes. Las Sílfides sostienen las nubes hasta que las ondinas consiguen que las liberen en forma de lluvia. Las Ondinas y las Sílfides forman batallas que, a nuestra vista, llamamos tormentas. Junto a las Salamandras producen las tormentas, los incendios que son karmas de la humanidad, los relámpagos y los truenos; también forman las corrientes de aire en las cuevas.
Con sus diferentes grados jerárquicos, controlan el aire respecto al mantenimiento de la vida en el planeta, desde una simple brisa hasta el tornado, desde el aire puro hasta el más nocivo. Ellas producen algunos fenómenos atmosféricos como la electricidad y son las fuerzas que actúan cuando algún mago les invoca para crear algún efecto visual en el espacio.
En su desarrollo pasan por un estado entre las Hadas y los Ángeles, llegan a manejar la materia astral y crean imágenes según sus deseos. Su inteligencia es similar a la nuestra (pero no están individualizadas) y por eso son utilizadas en el cumplimiento del karma de la humanidad, pero también pueden ser utilizados en contra de su voluntad por los magos negros y en estos casos pueden causar pánico por los efectos que causan.
Suelen estar en la superficie de la Tierra y no son partidarias de la amistad con las personas, sin embargo sí colaboran en la imaginación creadora de los artistas. Uno de los trabajos más bonitos que hacen es ayudar, enseñar y entretener a los niños que mueren.
También acuden a las sesiones de espiritismo donde se hacen pasar por personas conocidas para ayudar moralmente y entretener sin maldad, si son más evolucionados suelen guiar por buenos caminos a las personas que haya, sobre todo porque pueden leer los pensamientos. Además, les gusta la devoción o admiración que les tienen los presentes al confundirles con Ángeles o Santos, otras veces están con las personas que desencarnan apareciendo como Seres de Luz.
Hay una colaboración muy estrecha entre las Sílfides y los Ángeles dado que llevan la misma línea de evolución, éstas colaboran en las labores de los Ángeles, incluida la ejecución del karma. Las que son de menor grado de desarrollo se divierten animando las formas de pensamientos y haciendo jugarretas; no conocen el miedo (como el resto de los espíritus de la naturaleza) y no se dan cuenta de que lo producen y asustan incluso a los niños.
Una clase de Sílfides colabora en la coloración de las flores y en dar sabor a los frutos, y otras, intervienen en las ondas que hay en la atmósfera.

LAS SALAMANDRAS
Las Salamandras son los espíritus del Fuego y se llaman así por su aspecto llameante y enorme poder, están en todos sitios porque sin ellos no se puede encender fuego. Ellos también participan en las batallas de las Sílfides y las Ondinas creando fuego, el cual nosotros llamamos relámpago; además, colaboran con los Silfos en los incendios y en la gran concentración que provoca la erupción de un volcán.
Sus cuerpos están formados con la cuarta clase de éteres llamados “reflectores” y suelen vivir muchos miles de años. Se relacionan con las fuertes emociones, ardientes pasiones y el calor de la sangre en el hombre. Hay una clase de Salamandras superiores que trabajan en el control de la energía de kundalini del discípulo.
Tienen que ver con los ruidos internos del planeta y el fuego y la lava de los diferentes estratos y volcanes. También se relacionan con el fuego de kundalini del planeta que se exterioriza desde el centro, por lo tanto, tienen que ver con el desarrollo de las simientes, el crecimiento del vegetal y la energía vital que tienen todos los seres. Colaboran en el desarrollo de las naciones y actúan en momentos de necesidad bajo la dirección de Ángeles y Arcángeles (las visiones de Juana de Arco pudo ser un caso de ellos)
Las Salamandras son las más dinámicas de los espíritus de la naturaleza, han sido considerados dioses, han sido confundidos con los Luciferes y, aunque peligrosos por su poder, influyen y estimulan a las personas de mucho temperamento.

Como hemos podido comprender, nosotros no podemos evolucionar sin los reinos que nos siguen y que, en su momento, alcanzarán una conciencia similar a la actual nuestra. También los Ángeles no pueden evolucionar sin la labor de los espíritus de la naturaleza los que, tarde o temprano, alcanzarán su misma conciencia, sin embargo, todos nos necesitamos y todos estamos obligados a ayudarnos mutuamente.

Francisco Nieto

jueves, 15 de junio de 2006

LA MUERTE Y EL RENACIMIENTO


TEORÍAS SOBRE LA VIDA Y LA MUERTE y otros conocimientos

TEORÍA MATERIALISTA: En sentido general viene a decir algo así como que:

1ª.- No hay existencia antes ni después de la vida que conocemos.

2ª.- El hombre es la inteligencia más elevada del universo.

3ª.- La mente es el resultado de ciertas circunstancias, accidentes y relaciones de la materia y se desintegra con la muerte.

RESPUESTA SEGÚN LA FILOSOFÍA ROSACRUZ DE MAX HEINDEL:

1ª.- Ellos hablan de la forma o cuerpo material, cuando el espíritu deja la forma, ésta muere a nuestros sentidos pero si tuviéramos desarrollada la clarividencia veríamos cómo tiene otra existencia en un mundo invisible a nuestros ojos. Hay infinidad de cosas que existen y que no podemos ver pero que se han detectado.

2º.- Todo el universo se mueve en un orden; el planeta está en su justa distancia para que exista la vida; tenemos estaciones, noches y días que muestran una evolución. Todo esto no puede salir de la nada ni de la casualidad sino de una inteligencia muy por encima de la humana.

3ª.- ¿Por qué unos nacen genios y otros sin apenas razonamiento? Los átomos físicos cambian cada 8 años aproximadamente si la inteligencia fuera física y radicara en el cerebro (materia física) la conciencia y la memoria cambiaría y se anularía cada esa cantidad de años mientras que sabemos que incluso hay personas que recuerdan hechos pasados después de haber estado en trance o que supuestamente se han muerto ahogados.

3º.- La mente está por encima de la materia como lo demuestra la psicología y la medicina o el hecho de que la manera de pensar cambia el rostro de la persona.

TEORÍA TEOLÓGICA:

1º.- Somos almas recién creadas por Dios en el mundo invisible, que tenemos una existencia física de unos pocos años y que después pasamos al más allá de donde no volvemos jamás.

2ª.- Que estará en el más allá por toda la eternidad en un estado de felicidad o sufrimiento dependiendo de lo que haya hecho en la vida.

3ª.- Que sólo se salvarán 144.000 y el resto no tendrán opción a corregir sus errores.

RESPUESTA:

1ª.- ¿Para que va a crear Dios el universo y la naturaleza si en una sola vida no podemos alcanzar la perfección que se menciona en la Biblia? ¿Crearíamos una universidad con las mejores enseñanzas y tecnologías para mandar a nuestros hijos una sola vez a clase? ¿No damos a nuestros hijos la oportunidad de un segundo examen para que corrijan sus errores, por qué no lo va a hacer Dios?

2ª.- Si Dios es amor no puede consentir eso e incluso no podría ser Dios, de hecho mandó a su hijo para salvar al mundo; si nosotros humanos tenemos planes para salvarnos en catástrofes ¿no los va a tener Dios que es omnipotente y omnisciente? ¿Cómo puede exigir Dios las mismas virtudes a los que Él pone para que nazcan en muy diferentes circunstancias buenas y malas?

3ª.- Sólo se salvarían 144.000 de nuestros tiempos puesto que cuanto más atrás en la historia hemos sido peores, a no ser que Dios tenga un plan perfecto que ignoramos o es que no sabemos interpretar el verdadero sentido de la Biblia. Nada puede ser destruido porque todo es parte de Él y puesto que es omnipotente y omnisciente, lo lógico es que Dios quiera salvar a todos y que tenga un plan previsto para que se puedan salvar todos sus hijos.

LA TEORÍA ESOTÉRICA AFIRMA:

1ª.- Que somos un espíritu creado por Dios y parte de Él -(Hechos 17:27 “en Dios vivimos, nos movemos y existimos”, (Juan 10:34) “Yo os digo que sois dioses”, y (I Corintios 3:16) “El espíritu de Dios habita en vosotros”-

2ª.- Que estamos desarrollando todas sus posibilidades divinas y latentes en poderes dinámicos –como la semilla desarrolla la planta- a través de repetidas encarnaciones de creciente desarrollo.

3ª.- Que ningún espíritu se pierde o destruye sino que todos alcanzarán la perfección –Está escrito: "las obras que yo hago las haréis y mayores aún; donde yo voy no podéis ir ahora pero iréis después"-
TEORÍA: Todo en la naturaleza evoluciona, lo podemos ver en el reino vegetal que echa sus ramas y hojas en espiral o en pares opuestos para equilibrarse mutuamente –como el flujo y el reflujo, el día y la noche, la vida y la muerte, la primavera que renace del invierno, las semillas que maduran, etc. Todo son ciclos evolutivos- La naturaleza lucha por alcanzar la perfección siempre hacia arriba y delante de una manera lenta pero persistente ¿Cómo es posible que esta ley universal no gobierne sobre la humanidad? Todo evoluciona y todo se mueve en ciclos progresivos para poder gozar de las mismas ventajas y oportunidades. Es un proceso de lento desarrollo pero de creciente eficacia que lleva a alcanzar la perfección. Viendo esto, podemos decir que nosotros somos el resultado de nuestras propias acciones y que lo que sembramos es una vida lo recogemos en la otra, así trabaja la Ley de Consecuencia.
La teoría del renacimiento dice que esa misma ley hace que el hombre renazca para adquirir experiencias que le lleven a la perfección. Esta teoría manifiesta la justicia y el amor de Dios a la vez que demuestra que somos y tenemos lo que nos corresponde según los hechos de pasadas vidas; a la vez deja el camino abierto a la rectificación y al desarrollo futuro en sentido físico, moral, intelectual y espiritual. Lo mismo que nos vemos obligados a vivir cada día después de despertar, así mismo vivimos las circunstancias y el destino que hemos creado en vidas anteriores.
No es lógico pensar que un genio de las matemáticas o de la música se haga en una sola vida, porque, por esa regla, todos tendríamos las mismas cualidades y posibilidades. Una persona se hace genio en una vida cuando ya en otras anteriores ha desarrollado determinadas cualidades.
La herencia no puede explicar esto puesto que sólo actúa con la forma o cuerpo, sin embargo, es cierto que el espíritu renace de los padres que le pueden facilitar el material necesario. Si la teoría de que el genio se hereda fuera cierta, haría que el hijo fuera más genio aún que su padre, cuando sabemos que en una misma familia puede haber grandes diferencias de inteligencias y caracteres.
El espíritu renace para adquirir experiencias en el mundo físico a través de las relaciones personales, para conquistar y dominar el mundo físico, y para dirigir la personalidad que le dará el dominio de sí mismo. El caracol es un buen símbolo de la evolución, él va construyendo cada vez un habitáculo más grande y adaptado a sus necesidades, a la vez que abandona lo inservible –como hacemos nosotros con los cuerpos antes de renacer-

SALIDAS NOCTURNAS DEL EGO: Después de todo un día de actividad física, emocional y mental, cuando llega la noche notamos cierto cansancio o sueño porque apenas tenemos vitalidad. Los placeres, el sexo y el materialismo producen estragos en el cuerpo físico y vital, lo que hace que necesitemos casi toda la noche para su reparación.
El Ego sale cada noche con el cuerpo de deseos y la mente, dejando el cuerpo vital al cuidado del físico. Entonces va al Mundo del Deseo y se baña en la materia de armonía y sabiduría que ayuda a ordenar los sucesos del día y a revitalizar los cuerpos, los que, a su vez, actúan sobre el vital y éste sobre el físico para reconstruir lo que sea necesario.
Si no hiciéramos eso, el cuerpo físico estaría igual al siguiente día y no expulsaríamos los venenos del cuerpo, además, no viviríamos tanto tiempo. Cuando no sale del todo, no se restaura bien y se tienen sueños.
Según controlamos los vehículos y enfocamos nuestra conciencia en lo espiritual, esto se reduce y tenemos más tiempo libre para funcionar en los mundos invisibles. Pero como el cuerpo de deseos y la mente no están organizados para utilizarlos individual y voluntariamente, y el vital no le podemos separar porque causaría la muerte del cuerpo físico, necesitamos formar un cuerpo etéreo con el que podamos desplazarnos y traer conscientemente las experiencias vividas.
A veces, cuando se están viviendo los sucesos del día en el Mundo del Deseo, se pueden descubrir hechos importantes, entonces el Ego entra en el cuerpo físico para imprimirlos en el cerebro, aunque en la mayoría de los casos no se recuerdan. Otras veces lo imprime al despertar.
Los éteres luminoso y receptor tienen que ver con la conciencia y la memoria, por eso, el sendero de iniciación tiende a aumentarlos y a separarlos para que el maestro nos dé la última ayuda en la iniciación. De esta forma creamos el Cuerpo Alma con el que podemos viajar conscientemente mientras dejamos los inferiores que mantienen la vida y el funcionamiento del cuerpo durante el sueño. Traemos el recuerdo porque los éteres superiores son los intermediarios que conectan al Ego a los sentidos físicos.

CLASES DE SALIDAS DEL CUERPO FÍSICO: Hay tres clases de salidas por la cabeza:

1ª.- La que hacemos cada noche con el cuerpo de deseos y la mente dejando el vital para mantener vivo el cuerpo físico.

2ª.- El que hace el Auxiliar Invisible con los éteres superiores del cuerpo vital, (que es donde está la memoria y la conciencia) el cuerpo de deseos y la mente.

3ª.- La que hacemos después de la muerte del cuerpo físico con todos nuestros cuerpos superiores, con la diferencia de que los éteres inferiores –donde también está el átomo simiente y la grabación de la vida- se quedan unidos al cuerpo físico para su descomposición.
Hay que decir que, aunque el Auxiliar Invisible salga con su Cuerpo Alma, si no ha despertado los centros de los sentidos del cuerpo de deseos, poco va a conseguir porque no está organizado –sólo nos es útil por medio del cuerpo físico- por eso tenemos que despertarlos por medio del ejercicio de la concentración que trata de concentrarse nada más despertarse por la mañana.

SOBRE LOS SUEÑOS: Cuando el cuerpo de deseos no sale completamente del cuerpo físico porque hay demasiada actividad mental, -preocupaciones, dolores físicos, etc.- y parte de él compenetra el cuerpo vital, –conciencia y memoria- no se hace la restauración completamente y las escenas y acciones del Mundo del Deseo llegan al cerebro como “sueños” confusos e ilógicos porque el eje de la percepción está torcido. Como cuando queremos hacer reforma, los cuerpos deben salir dejando libre de influencia al cuerpo vital para que se reponga junto al físico.

¿CÓMO ESTÁN CONECTADOS LOS CUERPOS QUE UTILIZA EL EGO? Un cordón de color plata en forma de dos 6 une al cuerpo físico por un lado –en el corazón, donde está el átomo simiente- y el otro al cuerpo vital, en el plexo solar. De éste sale otro trozo de cordón de materia de deseos que se dirige al cuerpo de deseos, a la altura del hígado. Y de éste sale otro de materia mental que se dirige al cuerpo mental. El cordón que une el cuerpo físico con el vital no se rompe hasta que no vemos todo el panorama de la vida pasada después de la muerte.

EN EL MOMENTO DE LA MUERTE: Cuando hemos cumplido lo previsto en nuestro destino, el Ángel de la Muerte corta el cordón plateado en el corazón y éste se paraliza. Cuando el cordón se parte en el corazón, el Ego, junto al cuerpo vital, de deseos y mental sale por la sutura –parietal y occipital- en forma alargada de nube o humo, en ese momento se separan los átomos prismáticos de su envoltura física.
Entonces queda flotando sobre el cuerpo vital donde toma la forma que tenía en vida pero con un rostro iluminado y tranquilo. En ese momento observará y grabará su vida para sacar provecho de ella en el purgatorio y en el cielo, el resultado final es que su conciencia la advertirá para que no repita el mal y, a la vez, le impulsará para que haga mayor bien. Desde ese momento entramos en un estado de inconsciencia y luego despertamos a la luz del otro mundo progresivamente.
Los cuerpos: vital, de deseos y mental, dejan el cuerpo físico por la cabeza –en forma de tirón y en espiral- y se llevan consigo el átomo simiente con las experiencias de la vida pasada. El cuerpo vital queda flotando y el físico es retenido por el espíritu de la tierra.
Normalmente y durante un tiempo, nos seguimos comportando igual que lo hacíamos aquí, y eso es porque el cuerpo de deseos toma la forma del cuerpo físico; entonces ya no tenemos a nuestro lado a los seres queridos pero tenemos a otros.
Cuando el Ego se desconecta del cuerpo, las células se dispersan y comienza la descomposición que llevará a la materia a su origen atómico, sin embargo, la verdadera muerte no ocurre hasta que no hemos grabado la película de nuestra vida en el cuerpo de deseos.
Gracias a la muerte asimilamos el fruto de la vida pasada, aprendemos a perfeccionar los cuerpos con la ayuda de los Ángeles y renacemos con nuevas oportunidades de progreso.

SUFRIMIENTO EN LA SALIDA DEL CUERPO FÍSICO: Cuando la persona es joven, materialista, sin creencias espirituales ni religiosas le cuesta más separarse de su cuerpo físico y tienen que hacerlo en forma de tirón, lo que es molesto para ellos. Los ancianos y enfermos mayores lo pueden hacer a través del sueño, sin tener conciencia de cómo ocurrió el cambio. Los devotos y religiosos también lo tienen fácil. Quienes lo tienen más fácil son los congelados y después los ahogados.

¿POR QUÉ NO HAY QUE MOLESTAR A LOS MUERTOS? La grabación de la película puede durar un máximo de 3 días y medio, y en ese tiempo es muy importante que no se toque o se moleste al difunto, porque si se hace perderá la concentración y, por lo tanto, parte de la vida pasada. Lo ideal sería dejarle en paz y mandarle toda clase de oraciones y buenos pensamientos, también se debería mantener en frío y después quemarle al cabo de ese tiempo.
Al terminar la película de nuestra vida pasamos al purgatorio, una vez roto el cordón de plata, quedando así un trozo con el cuerpo físico. Los vehículos superiores se llevan los átomos simiente de estos cuerpos.

¿CÓMO FORMAMOS LA PELÍCULA DE NUESTRA VIDA? Lo mismo que una foto se graba por medio del éter sin que tenga que mirar por el objetivo el fotógrafo, así mismo, el éter reflector que inspiramos lleva una imagen exacta del ambiente que nos rodea y de nuestra aura, cuando llega a los pulmones y se inyecta en la sangre queda grabado en el átomo simiente que está situado en el corazón.
Las imágenes se graban en el polo negativo de este éter del cuerpo vital. El átomo simiente que nos llevamos a la hora de la muerte y que contiene todas las experiencias del Ego porque es el que da el diapasón a los demás átomos, está en el ventrículo izquierdo del corazón.

COMO GRABAMOS LA PELÍCULA POST-MORTEN: Una vez separados los cuerpos superiores del físico y roto el cordón plateado en el corazón, se separan los éteres superiores para formar las imágenes de la vida pasada mientras los inferiores quedan flotando sobre la tumba. El éter reflector guarda las imágenes como memoria, y el luminoso actúa como conciencia.
Este es el momento donde más concentración debemos tener, porque cuanto mayor concentración, mejor se graba la película y, cuanto más profunda es la grabación, más se sufre en el purgatorio y más se goza en el cielo, o sea, hay un gran aumento de conciencia. Por tanto, el beneficio de la vida pasada se basa en la capacidad de concentración sobre la película, de la cual depende la intensidad de sentimientos.

¿AFECTA LA CREMACIÓN AL ESPÍRITU? Aunque es el mejor método en sentido higiénico, el Espíritu siente en cierto grado el dolor pero el problema principal no es ese. Cuando alguien muere, ve la película de su vida pasada en un tiempo entre unas pocas horas y tres días y medio, todo lo que se haga a ese cuerpo durante ese tiempo le afecta al Espíritu porque aún está unido al cuerpo físico por el cordón plateado.
Como el cuerpo vital es donde está grabada la vida, si se quema antes de que el Ego extraiga la grabación, ésta se destruye y por tanto no se puede sacar provecho de ella en el Mundo del Deseo. A veces no se puede concentrar el espíritu –por manipulaciones en el cuerpo- y la grabación es muy superficial, por tanto, no puede sacar el provecho que debiera en el purgatorio y eso se convierte en “debilidades de conciencia y de carácter.”

EXTRACCIÓN DE ÓRGANOS EN UN ACCIDENTE: El Ego siente cierto grado de sufrimiento y, como en la autopsia, los llantos y la cremación, interfieren y nos privan de parte de nuestras experiencias pasadas. En estos casos, no suelen estar capacitados para concentrarse, pero el panorama se presenta siempre, por lo tanto, quien tiene este conocimiento, debe concentrarse para neutralizar los efectos de la violencia.
El órgano nuevo no hará que en otra vida venga sin las deudas de esa enfermedad, aunque sí le dará oportunidad de aprovechar más los años de vida en sentido espiritual. Respecto al corazón, el trasplante puede traer consecuencias en el desarrollo de los individuos.

TRASPLANTE DE ÓRGANOS: El Ego debe dominar las células de los órganos y si ve que no puede lo rechazará. Un trasplante debe ser un incentivo para vivir en armonía espiritual, (como agradecimiento) pero la verdadera enseñanza está en que el Ego debe aprender a construir un arquetipo mejor de ése órgano.
Cuando no se graba la película de la vida renace en un espacio de tiempo que va de unos pocos años a como mucho cien, luego mueren como niños para ir a aprender lo que perdieron relacionado con el purgatorio y el cielo, después renacen a los 20 años aproximadamente.
No se suele grabar la vida cuando: Fallece violentamente, en la guerra, en un incendio, etc.

ESTADO DE COMA: El Ego sufre y siente frustración por no poder utilizar el cuerpo físico. El fin es que aprenda una lección (como ocurre con la enfermedad), esta lección puede ser la paciencia, la valoración del cuerpo, o la pena que debe sentir por los hechos que hizo a otro. Como en este caso no se ha cortado el cordón de plata, el individuo puede aprender muchas lecciones, además, puede recuperar la conciencia.

DESCOMPOSICIÓN DE LOS CUERPOS: El cuerpo vital tiene normalmente más éteres inferiores que superiores, entonces, como los inferiores tienen cierta influencia magnética sobre las moléculas y dado que el cuerpo físico está más solidificado, éste tarda más en descomponerse. Cuando hay más éteres superiores y la vibración es más elevada por su trabajo espiritual en la vida, el cuerpo físico y vital se descomponen antes, -como en el caso del cuerpo de Cristo-

¿CÓMO ESTÁN VESTIDOS LOS MUERTOS? Normalmente se encuentran como piensan que están, pero si utilizan la voluntad pueden cambiar de ropa y pensar que están así mientras estén convencidos. Los accidentados y muertos de la guerra se restauran el cuerpo a partir de que comprenden su posibilidad. Sin embargo, cuando se desea algo que es muy diferente del arquetipo, no es fácil mantenerlo por mucho tiempo porque la tendencia del arquetipo se impone.
Hay un hecho curioso: Aunque podemos cambiar las facciones de la cara, el cambio dura menos aún que otras partes del cuerpo y, como la cara es el espejo del alma, la persona no puede engañar fácilmente a otros. El cuerpo de deseos toma la forma terrenal nada más tomar conciencia en el Mundo del Deseo pero aunque no queramos, mostramos cuáles son nuestros sentimientos y pensamientos.

AYUDA A LOS MUERTOS. Los orientales enseñan que les podemos ayudar por medio de la concentración mental y el envío de pensamientos, eso es cierto, pero no todas las personas están capacitadas para concentrar suficientemente la mente.
En occidente se utiliza el método de la oración por ser más fácil. En la oración también se utiliza la concentración pero ese no es el factor más importante. El factor más importante es el Amor con que se hace la oración. La oración debe estar basada en que la persona que ha pasado al más allá aproveche las experiencias purgatoriales y del cielo para su propio desarrollo futuro.
Cuando ha pasado poco tiempo de la muerte –hasta un año aproximadamente- podemos ayudarles aún si nos acostamos y nos dormimos con esa intención, esa ayuda podría ser de decirles que afronten con comprensión y humildad lo que estén pasando, que no se revelen, a la vez que les mandamos toda una serie de pensamientos y sentimientos positivos.

RESPONSABILIDAD CON LOS MUERTOS. Lo hacemos al contrario, el nacimiento es triste y la muerte es alegría. Todo lo que se le haga al cuerpo es sentido por el espíritu casi como si estuviera dentro. Como suelen estar en la casa durante meses también les causamos dolor y les atamos con nuestro sufrimiento y llanto. El muerto nos ve como en una nube oscura, si además llevamos luto, sufrimos, etc., es muy deprimente para él.
El pensamiento debe ser de tranquilidad por saber que ya no necesita el limitado cuerpo físico y su sentimiento debe ser de alegría y de inegoísmo para que se adapte bien a sus nuevas condiciones.

¿NOS ENCONTRAMOS CON LOS SERES QUERIDOS?. Sí, y les reconocemos porque están como aquí puesto que ellos así lo creen. El lugar depende de varias cosas:
1ª.- Si hemos sido muy buenos estaremos en la 4ª región del Mundo del Deseo o en el cielo, y luego pasaremos al 2º Cielo.
2º.- Si hemos sido como la mayoría, estaremos un tiempo en el Purgatorio y otro en el Primer Cielo; si alguien conocido muere en los próximos 20 o 30 años, nos encontraremos.
3º.- Si ha estado muy apegado a lo material y está muy dominado por las pasiones y los vicios, se encuentra en las regiones inferiores del Mundo del Deseo –dada la íntima relación entre esta región y el éter químico- donde están más tiempo de lo normal.
En el 2º Cielo no tenemos la conciencia tan centrada en la vida pasada, eso queda como una especie de pesadilla, sin embargo, estaremos juntos durante siglos colaborando en la formación del futuro ambiente y aspecto físico de la Tierra.

¿DOS PERSONAS QUE SE AMAN, SIGUEN JUNTAS EN EL MÁS ALLÁ? No existe el matrimonio en el Cielo, pero cuando una persona es causa de felicidad en la otra, se permite su unión en el Primer Cielo en forma de gran amistad –si fallecen juntos o en un corto intervalo de tiempo-
Cuando uno fallece antes que el otro y está en el cielo, puede crear una imagen del que está en la tierra y darle vida, de esta forma se consuela. Si el que está en la tierra fallece y el otro está ya en el 2º Cielo, el primero puede hacer lo mismo con el cascarón.
Cuando los dos pasan al 2º y 3º Cielo, se olvidan del pasado y es posible que ya no renazcan juntos hasta después de varias vidas donde, de alguna manera se encontrarán y tendrán un fuerte lazo de amistad difícil de romper.
Esto también ocurre con padres, hijos y otros lazos fuertes terrenales, porque cuando dos personas se aman, sus imágenes se ven animadas por el amor y amistad que manda el ausente al otro.
De cualquier forma, los que mueren jóvenes suelen estar años observando el progreso del mundo físico intentando comunicarse con nosotros.

¿PUEDEN CUIDAR LOS MUERTOS A LOS VIVOS? Hay casos en que una madre ha salvado del peligro a sus hijos sin ser conscientes de cómo pueden materializarse. El amor por sus hijos y el miedo a que les pasara algo atraen las partículas de la atmósfera y se han hecho visibles.
Después de la muerte se quedan durante un tiempo en la casa, a veces incluso años, pero a partir de que pasan al primer Cielo ya apenas lo hacen. Cuando pasan al 2º Cielo ya no vuelven porque han olvidado su vida pasada.
Cuando una persona está agonizando es fácil que vea junto a su cama a los seres queridos que han muerto algunos años antes.
En el momento de la muerte hay unos momentos de oscuridad como la que hubo en la Tierra cuando murió Cristo, pero no es tal sino la entrada en el luminoso Mundo del Deseo. A veces esa oscuridad se disipa y el moribundo se hace clarividente y, aún estando en el mundo físico, ve a sus seres queridos fallecidos.
Sin embargo, la muerte no cambia a la persona, por tanto, aunque intentan cuidarnos no pueden actuar en nuestras vidas. Estos son como espectadores, y salvo en casos muy concretos de amor y altruismo, les es imposible manifestarse físicamente.

SOBRE EL SUICIDIO. Hay un arquetipo vibrante en el Mundo del Pensamiento que se relaciona con el molde etérico, el que junto al átomo simiente en el corazón, atrae la materia física y la pone en su misma sintonía. Cuando la vida programada en el arquetipo se acaba, este átomo se lleva las experiencias de la vida para extraer su quintaesencia en forma de conciencia.
En el caso del suicida también se lleva el átomo simiente pero, aunque el arquetipo sigue vibrando hasta la fecha prevista, el cuerpo vital no puede atraer materia hacia su cuerpo físico. El sufrimiento viene causado porque ha separado el átomo simiente y los átomos del cuerpo ya no están unidos, por tanto, el suicida se siente como hueco y con una sensación de tener mucha hambre, la que no puede satisfacer por no tener el cuerpo físico y su átomo simiente. El auxiliar invisible lucha para no materializarse y lo tiene mucho más fácil cuando lo necesita.
El arquetipo vibrante de su cuerpo físico, que intenta mantener la materia física unida, sigue vibrando, y por lo tanto el suicida sigue sufriendo por sentir la necesidad de asimilar productos químicos y físicos. Este sufrimiento es similar al dolor de muelas pero más intenso. Después de sufrir hasta lo que debería ser su muerte, sí hace la asimilación de su vida como cualquier otra persona.
En este caso, el espíritu no ha madurado según lo previsto –como la fruta- porque no ha llegado su hora, entonces ronda los mismos sitios que frecuentaba buscando calmar su hambre que le tortura, que también es parecido a un dolor de muelas en todo el cuerpo.
Suelen quedarse cerca de la Tierra y, si su naturaleza es grosera y sensual es posible que caiga en las peores tentaciones que se convertirán en un infierno. Si, al contrario, le desagrada esas vibraciones le afectarán y le harán sufrir según su desarrollo espiritual.
Se le puede ayudar por la noche haciéndole comprender que debe superar el sufrimiento hasta el momento de la muerte. Para ello hay que acostarse y dormirse con un intenso deseo y una fuerte voluntad de encontrarse con él, este último pensamiento aquí será el primero allí.
El otro método es la oración, todos los pensamientos de amor y ayuda que se le envíen pueden hacer de guía para él y llegar incluso a cambiarle en su forma de pensar siempre y cuando él no lo obstruya. Estos pensamientos-forma son como el auxiliar invisible. Lo mejor es practicar los dos métodos.
Esto le enseña a valorar el cuerpo físico y muy posiblemente que en la próxima vida tenga pánico a la muerte.

BORRACHOS FALLECIDOS: La materia de deseos que debe ser expulsada hacia el exterior por la fuerza de repulsión, les mantiene apegados a los bares y sitios donde haya alcohol y, por lo tanto, sufren por no poder beber; se consuelan absorbiendo los gases del estómago y de la respiración de algunas personas.
Un borracho puede hacer licores en el mundo de deseos pero no le satisface porque no les causa el efecto del alcohol. Esto mismo le ocurre a cualquiera que tenga vicios.

ASESINO Y VÍCTIMA. El asesinado debería sufrir, como el suicida y el asesino que es condenado a muerte, porque el arquetipo vibra con intención de atraer materia física que no puede asimilar y retener. Pero en el caso del asesinado, gracias a la intervención de otros seres, no sufre nada porque se encuentra como en un estado de coma.
Si el asesino muriera antes de que el asesinado despierte de su estado de coma; éste irá -según la Ley de Atracción- junto a su víctima y, aunque su víctima esté inconsciente de ello, éste sufrirá por medio de un constante remordimiento de conciencia.
Las personas apegadas a los placeres y vicios o que llevan una vida salvaje haciendo mal a los demás endurecen su cuerpo vital hasta tal punto que se entreteje al cuerpo de deseos y no se produce la separación normal postmorten –en el cuerpo vital- Entonces se quedan en las regiones inferiores del Mundo del Deseo que compenetran las etéricas y vampirizan e influyen a todo aquel que pueden para hacerle caer en vicios o cometer delitos.
Otros acuden al espiritismo para hacerse pasar por Ángeles y santos; otros convencen para que hagan cosas inmorales; otros producen los efectos “poltergeist” gracias a la densidad del cuerpo vital. Influyen a todo aquel que puede actuar malvadamente en la sociedad y así puede estar hasta siglos pero tarde o temprano pasaran el purgatorio y pagarán el mal que han hecho porque está grabado en su cuerpo vital.
El cuerpo vital se endurece cuando hay muy malos pensamientos (odios, venganza, premeditación, etc.) ánimo y persistencia den dominar a otros, etc.
Cuando una persona se ve atraída a la Tierra por el materialismo, por su egoísmo o por los placeres, puede ser causa de un gran atraso. En este caso, los éteres superiores del cuerpo vital atraen al cuerpo de deseos a las regiones inferiores y pueden estar ahí durante muchos años o siglos. Entonces se crea el Cuerpo del Pecado –contrario al Cuerpo Alma- y cuando el Ego renace, adquiere un cuerpo de deseos igual al anterior y como consecuencia tendrá una vida con doble personalidad, el Ego querrá hacer el bien por un lado pero a la vez será tentado por el mal.

ESPÍRITUS APEGADOS A LA TIERRA: Cuando una persona se ve atraída a la Tierra por el materialismo, por su egoísmo o por los placeres puede ser causa de un gran atraso. En este caso, los éteres superiores del cuerpo vital atraen al cuerpo de deseos a las regiones inferiores y pueden estar ahí durante muchos años o siglos. Entonces se crea el Cuerpo del Pecado –contrario al Cuerpo Alma- y cuando el Ego renace, adquiere un cuerpo de deseos igual al anterior y como consecuencia tendrá una vida con doble personalidad, el Ego querrá hacer el bien por un lado pero a la vez será tentado por el mal.

APARICIONES: Los recién muertos que están en la parte etérica durante un tiempo y los que están en las regiones inferiores del purgatorio, les es más fácil envolverse en los dos éteres inferiores. Los que están a punto de pasar al Cielo y los que han pasado les cuesta mucho y lo pasan muy mal.
Se puede producir una aparición cuando una persona muere por asfixia, porque su cuerpo vital sale antes de que se rompa el cordón en el corazón, entonces atrae éteres químico y partículas de la atmósfera por medio de su intenso amor y esfuerzo de voluntad, y se puede aparecer ante cualquier persona por muy lejos que esté. Pero como el cordón de plata se rompe rápidamente, la visión dura muy poco.
También puede ocurrir en otros casos, como por ejemplo: el moribundo; el que tiene un accidente o simplemente se da un golpe en la cabeza. Entonces el Ego extrae casi todos los éteres del cuerpo vital y deja el cuerpo físico en un estado de trance durante unos minutos.
Hay casos en que los sentimientos intensos y persistentes así como los deseos de ver al difunto que ha muerto no hace mucho, hace que éste se vea atraído y se despierte en él el deseo de manifestarse. Algunas veces lo consiguen por medio de la atracción de éteres y gas del cuerpo de algún amigo “sensitivo” o desarrollado hasta cierto punto.
Los muertos sólo pueden materializarse a través de los éteres del cuerpo vital de un médium, en los que se envuelven para atraer substancias físicas.

FOTOGRAFÍAS: Hay veces que se puede fotografiar a personas fallecidas porque se recubren de éter químico. En otros casos se ha podido fotografiar a personas que estaban fuera de su cuerpo y delante de una cámara.
En los casos en que entierran rápidamente a un muerto y si coincide con la Luna llena, se puede ver el cuerpo etérico en la misma noche del entierro; a partir de ahí se va sutilizando y descomponiendo.
También existen fotos del cuerpo vital cuando es extraído del médium por el espíritu materializador; esto es cuando lo extraen del bazo –lado izquierdo- en forma de nube.

CÓMO EVITAR EL PURGATORIO: Cuando por medio de la oración, el servicio o el arrepentimiento obtenemos el perdón de quienes hemos hecho daño, purificamos el cuerpo vital donde están grabadas las imágenes.
Por otro lado, si olvidamos y perdonamos a todo aquel que nos ha hecho mal y sus obras sobre nosotros, ocurre lo mismo; y si, a la vez, creamos buenos sentimientos hacia esas personas estamos fortaleciendo espiritualmente el cuerpo vital para así vencer al cuerpo de deseos. Se trata de elevar la vibración y purificar la materia del cuerpo de deseos para que no nos marchemos con las mismas tendencias que trajimos.
El ejercicio de retrospección que enseña la Fraternidad Rosacruz es el más adecuado cuando lo hacemos bien.

¿QUÉ OCURRE EN EL PURGATORIO? Cuanto más se apega una persona al mundo físico, más sufre en el Purgatorio. Lo ideal es que cuando pasemos al Purgatorio:

1º.- Cuando pasamos allí no tengamos intereses en la tierra;

2º.- Que cuando veamos las imágenes seamos humildes y reconozcamos nuestros pecados, olvidándonos de todo y sin buscar excusas;

3º.- No nos dejemos llevar por los malos sentimientos que puedan surgir en ese momento. De esta forma es menos doloroso y más corto, lo que nos permite elevarnos antes al Cielo.
En el purgatorio vemos por 2ª vez la película, pero no lo hacemos como espectadores, sino sintiendo el sufrimiento hasta que, por fin, no quede nada más que el sentimiento de hacer el bien y el compromiso de no volver a caer en el mal.
Según sea de clara la grabación, mejor será la comprensión de los errores de su vida; según se va sufriendo, se va borrando el sentimiento del átomo simiente. Las experiencias se olvidarán pero el sentimiento subsistirá.
En el Purgatorio actúa la fuerza centrífuga que expulsa la materia inferior del cuerpo de deseos, y en el cielo actúa la fuerza centrípeta que atrae el bien para que quede como conciencia. En el Mundo del Deseo se abandona el cuerpo de deseos y, después y antes de entrar en el 3º Cielo, se deshace también del cuerpo mental y ahí se fortifica para un nuevo renacimiento.
La Ley de Causa y Efecto rige en los 3 mundos donde estamos evolucionando y tiene que ver con nuestro desarrollo físico, moral y mental. Ella restablece el equilibrio en todas las cosas y acciones del hombre de una forma impersonal. El sufrimiento por el mal que hemos hecho lo pagamos en el purgatorio, pero lo relacionado con la amistad, el amor y el servicio al prójimo lo tenemos que afrontar en vidas futuras a través de nuestras relaciones.
Aquí es donde la ley de consecuencia actúa impersonalmente restableciendo el equilibrio, esta ley corrige las debilidades y vicios y purga al hombre de sus deseos inferiores que obstaculizan su desarrollo.
Una de las cosas más impactantes es cuando comenzamos a vivir los hechos de la vida pasada, entonces se siente una especie de crecimiento gigantesco y, a la vez, un sentimiento de estar hecho trozos. Esto ocurre cuando las facultades perceptivas reciben las impresiones desde todas las partes del mundo donde se han producido los hechos con las personas implicadas; es algo así como una parte de la persona estuviera en cada sitio donde estuvo en la tierra.
El objetivo del purgatorio es borrar los malos hábitos para imposibilitar su gratificación, y esto se consigue sufriendo el mal que se hizo para así aprender a actuar honesta y benevolentemente. En ese estado se purga el hombre de sus deseos inferiores, pasiones y vicios que obstruyen su desarrollo; es necesario deshacernos de todo el mal que tenemos grabado en nuestro cuerpo de deseos. Para deshacernos de él debemos sentir todo el mal y el sufrimiento que hicimos a los demás, para así aprender del dolor que les causamos. Mientras no hagamos esto no podremos subir al cielo.
Como vemos, no existe recompensa ni castigo, todo es el resultado de esta ley, por lo tanto, el infierno y el purgatorio lo creamos nosotros mismos con nuestros propios hábitos. Si el hombre ha hecho sufrir, sufrirá en el purgatorio pero si se ha arrepentido y dominado sus vicios y malos hábitos, evitará mucho sufrimiento.
El purgatorio no es un castigo en realidad, sino todo lo contrario, si no fuera por él no naceríamos “inocentes”. Sin embargo, sí nacemos con la tendencia de hacer mal para que, cuando se presente la tentación, tengamos la oportunidad de superarla como es nuestro deber.
La estancia en el purgatorio suele ser de un tercio de la vida en la Tierra y esto es así porque, al no tener cuerpo físico no amortigua el dolor y se siente tres veces más intensamente. Aquí también se sufre la ansiedad de no poder satisfacer los apetitos y deseos animales y pasionales que aún tenemos –alcohol, tabaco, drogas, etc.-
Lo ideal es fortalecer la voluntad para controlar la mente y después razonar ante los deseos para no ser dominados por ellos. Si arrancamos de nuestro conocimiento (por medio de no practicarlo ni pensar en ello), estos malos hábitos, morirán de inanición y nos olvidaremos de ellos. Si pensamos en ellos atraeremos elementales que estimularán esos apetitos en nuestro cuerpo de deseos.
El sufrimiento en el purgatorio es por temporadas lo mismo que hacemos el mal a veces, el motivo es porque si lo sufriéramos todo seguido, no habría intervalo entre el sufrimiento por una causa y el sufrimiento por otra, su efecto se perdería.
Cuando, en el Purgatorio, vemos una escena donde hemos hecho mal a otros, sentimos que nos convertimos en la víctima por un momento, a la vez, la fuerza centrífuga de repulsión nos hace sentir el sufrimiento mientras esa materia imagen del cuerpo de deseos es arrancada. De esta forma la materia de deseos queda limpia.
Como vemos, no existe recompensa ni castigo, todo es el resultado de esta ley, por lo tanto, el infierno y el purgatorio lo creamos nosotros mismos con nuestros propios hábitos. Si el hombre ha hecho sufrir, sufrirá en el purgatorio pero si se ha arrepentido y dominado sus vicios y malos hábitos, evitará mucho sufrimiento.
Las personas que han corregido sus defectos y restituyen de alguna manera el daño, o se arrepienten de corazón, borran el mal del átomo simiente y no necesitarán purgarlo.
El fin es llegar cuanto antes al cielo, pero hasta que no purguemos y nos despojemos de nuestros deseos, pasiones, etc. no podremos ascender.
El que hace el ejercicio de retrospección apenas estará tiempo en el Purgatorio y en el Primer Cielo porque lo ha asimilado todos los días de su vida. Entonces se dedicará al servicio de la humanidad en el más allá pudiéndose quedar en las regiones inferiores del mundo del deseo durante varios años sin que para él represente el Purgatorio.
Hay otras personas que van directamente al 2º Cielo porque su trabajo individual y con el prójimo ha sido muy grande, entonces también se les permite llevar a cabo determinados trabajos e investigaciones que le elevarán a la categoría de Auxiliar de la humanidad en una vida futura.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO PRINCIPAL DEL PURGATORIO? Borrar los malos hábitos haciendo imposible su gratificación. Aprender a obrar de manera benévola y honesta y hacer que nos inclinemos hacia las virtudes espirituales y la compasión; para ello tenemos la voz de la conciencia que no deja de hablarnos.
Cuando por el sufrimiento aprendemos la lección, en el próximo renacimiento nacemos libres de malos hábitos, pero las tendencias subsisten porque deben tentarnos para fortalecernos en nuestro propio dominio.
El avaro se libera según comprende que no le sirve de nada apegarse a las riquezas. El alcohólico sufre (porque no puede beber) hasta que el deseo de beber muera por no ser satisfecho.

POR QUÉ MUEREN LOS NIÑOS: Por haber muerto en su vida anterior de forma violenta –guerras, accidentes, catástrofes, incendios, cremaciones, manipulaciones del cuerpo, etc.- y no poder concentrarse en el panorama, entonces apenas se saca provecho de las pocas experiencias grabadas.
Si no hay grabación de la vida no se puede sacar provecho de las experiencias y, por tanto, no habrá desarrollo moral, espiritual, mental, ni nada.
Cuando la grabación es molestada por operaciones, o porque la muerte ha sido de tal manera que el Ego no se puede concentrar en ella, en la próxima vida tendrá un carácter débil, con poca voluntad e iniciativa hasta el punto de dejarse llevar por las circunstancias y las personas que le rodean; esto es debido a que no sufre el dolor intensamente en el Purgatorio y eso también repercute en que la voz de la conciencia no se dejará oír tan fuerte.
Un Ego renace en determinada familia donde va a obtener el ambiente y educación necesaria para hacer el progreso adecuado según sus deudas y destino maduro. Si por cualquier motivo esa familia cambia su forma de vida de modo que el Ego ya no pueda cumplir sus previsiones, éste morirá para renacer en otra familia, o incluso en la misma al cabo de unos años si ésta volviera a su normal forma de vida.
Otras veces es por un karma maduro del matrimonio, porque lo rechazaron o abandonaron en otra vida, porque fueron unos irresponsables, etc.
Como recompensa y para que no tenga que repetir las experiencias otra vez, hay que grabar de alguna manera esas lecciones en el cuerpo de deseos, lo que se consigue haciendo que renazca y que muera otra vez siendo niño para pasar al Primer Cielo directamente. Después renacerá como cualquier otro individuo con su cuerpo de deseos y mente anteriores antes de 20 años –se dan casos en que recuerdan su última vida-
Hay que tener en cuenta que hasta los 14 años no se forma el cuerpo de deseos en los niños, por eso, en este caso, como este cuerpo no ha nacido y por lo tanto tampoco ha muerto, no pasa por el Purgatorio. Sin embargo, sí conserva potencialmente el cuerpo de deseos y la mente hasta el nuevo nacimiento, y por eso asciende al Primer Cielo directamente para aprender lo que necesita.
En los casos de llanto, el Ego renace normalmente en la misma familia que le perjudicó. Las lecciones son dadas muchas veces por familiares fallecidos y tratan sobre los efectos de los sentimientos y emociones positivos y negativos. De esta forma renace con un crecimiento moral más elevado del que hubiera obtenido por sí mismo.

REGIÓN FRONTERIZA DEL MUNDO DEL DESEO: Las personas materialistas y las que se concentraron tanto en sus negocios que no atendieron a su desarrollo espiritual, van a la 4ª región porque, ni son tan malos como para ir al purgatorio, ni tan buenos como para ir al Cielo directamente.
Aunque un rico dé mucho dinero para buenas obras, si no se da a sí mismo no adquiere desarrollo interno. Allí sigue interesado en el aspecto material y, aunque no sufre, su vida es una monotonía hasta que cambie.
Los que no creen en la vida del más allá sufren mucho más esperando una posible aniquilación.

¿CÓMO ES EL CIELO? Lo primero que debemos tener en cuenta es que nadie recibe más felicidad de la que sembró en la Tierra.
Es un lugar lleno de alegría y felicidad donde no existe el mal, es un lugar de reposo donde asimilamos todo el bien y realizamos todos nuestros bellos ideales.
Cuando más dura ha sido la vida más intenso es el descanso; es la tierra prometida para cada uno de nosotros.
En el Cielo es donde obtenemos todas las aspiraciones e inspiraciones necesarias para la próxima vida –el pintor, músico, escultor, en realidad aprenden-

EL PRIMER CIELO: Lo mismo que en el Purgatorio existe el infierno y el diablo que han creado los humanos con su imaginación y sus pensamientos, así en el Cielo encontramos imágenes de santos, de Jesús, de Papá Noel, etc.
Aquí volvemos a ver el panorama de la vida pero ya libre de lo negativo y por lo tanto del carácter que teníamos. Aquí asumimos solamente los sentimientos buenos, sentimos la alegría y la gratitud que causamos y recibimos en la pasada vida.
Incorporamos las experiencias del purgatorio en el átomo simiente para que en la próxima vida actúen como impulso para el bien y repulsión para el mal.
Nuestra dicha en el cielo depende de la felicidad que hayamos causado a los demás y del valor que hayamos dado al bien que nos hayan hecho ellos.
Los motivos de felicidad pueden ser muchos, a veces un saludo cariñoso vale más que un donativo material que nos sobre. Lo mejor es hacer todo de manera altruista y de corazón.
Aquí están los niños que han muerto antes de los 14 años, suelen estar con familiares o amigos que les cuidan. Aquí se les reúne en clases según su desarrollo y temperamento para que aprendan las lecciones que necesitan sobre los sentimientos, deseos y emociones que necesitan y que perdieron en su última vida. Aquí imprimen muy bien las lecciones – del bien y el mal- sobre el sensitivo cuerpo de deseos del niño.
Se llama la “Tierra de vacaciones” porque todo lo que hacemos es bueno y nos hace felices –hemos olvidado el mal- porque está basado en sentimientos elevados.
Aquí no existen los idiomas porque cada pensamiento es una forma definida que emite cierto tono que muestra el sentido correcto de lo que significa.
Normalmente sólo se ve la cabeza.

POR ÚLTIMO: Extraemos la quintaesencia de las experiencias de la vida pasada y también las grabamos en el átomo simiente para que forme parte de la conciencia, entonces abandonamos el cuerpo de deseos y nos llevamos las fuerzas que servirán como núcleo para los futuros cuerpos.
El cascarón astral puede ser utilizado por algunos espíritus.

¿QUÉ OCURRE EN EL 2º CIELO? Cuando se va a pasar al 2º. Cielo, grabamos en el cuerpo mental los elevados sentimientos, deseos e ideales para abandonar entonces el cuerpo de deseos y quedarnos solamente con la mente y con los átomos simiente de los cuerpos abandonados. Estos servirán como base para formar en el nuevo nacimiento: el cuerpo vital, la mente y el medio ambiente de la futura vida
Sin embargo, entramos con las facultades mentales despiertas. Lo mismo que hay una pausa en estado de inconsciencia entre el mundo físico y el de deseos, también la hay entre el mundo de deseos y mental, con la diferencia de que en este caso somos conscientes.
Aquí ya no se recuerda la experiencia, ya no hay hombre malo o bueno, materialista o espiritual, todo se ha desvanecido y sólo queda el sentimiento de estar en un gran silencio, de ser divino por naturaleza y de ser parte del Espíritu Universal.
Es algo así como cuando después de una noche terrible despertamos y sentimos un gran alivio al ver y creer que todo ha sido un sueño irreal. Entonces nos encontramos en un gran descanso, en la más completa seguridad, en el hogar del Espíritu.
Aquí no piensa ni sus facultades están vivas, parece como si todo se desvaneciera y hay una gran paz. Es como el despertar de una pesadilla con un gran sentimiento de alivio y sosiego.
El hombre siente que Es y que está en el Gran siempre, no tiene miedo porque siente una paz inmensa y un amor incomprensible.
El 2º. Cielo es el hogar del Ego, donde permanece siglos asimilando y preparando las condiciones terrestres de la próxima vida según sus necesidades y de tal forma que pueda trabajar lo adquirido.
Aquí se modelan los arquetipos del planeta y en particular de donde vamos a renacer, incluyendo su flora y su fauna. Aquí aprendemos y colaboramos en la construcción de otros cuerpos siempre con la ayuda de las Jerarquías superiores y de los espíritus de la naturaleza a quienes nosotros dirigimos conscientemente. El destino del ser humano es llegar a ser creador y maestro en el manejo de la materia física.
Cada uno tiene el cuerpo que es capaz de construir y dirigir, a la vez, cuando renacemos en él, observamos cuáles son sus fallos para así corregirlos.
Aquí percibe la música de los planetas, aquella que da la nota clave a su arquetipo de cada vida lo mismo que con todas las formas del mundo físico
Este es el mundo del sonido y este sonido es el que construye todas las formas físicas (el arco y el violín o las murallas de Jericó)
El arquetipo pone en una vibración armónica los átomos de nuestro cuerpo físico con el átomo simiente del corazón, el que, como un diapasón, da el tono.
Aquí, normalmente, ya no reconocemos a las personas porque ya no tienen forma, y si la tienen, es solamente la cabeza.

¿QUÉ OCURRE EN EL 3º CIELO? Después de asimilar el fruto de la vida, de colaborar en la construcción de los arquetipos que transformarán el planeta, de ayudar a otros en la formación de sus cuerpos, y de disolver la mente en beneficio del Triple Espíritu, el Espíritu asciende al Tercer Cielo donde se fortalece gracias a la esencia espiritual, para renacer a una nueva vida.
Aquí llegamos sin cuerpos y con los átomos simiente, pero normalmente no somos conscientes porque no estamos armonizados con esas vibraciones tan elevadas. Normalmente flotamos como en una especie de baño para obtener las fuerzas espirituales necesarias y fortalecernos hasta la próxima inmersión en la materia.
Entonces y gracias a su fortalecimiento interno, siente el deseo de adquirir nuevas experiencias y para ello se le presentan varios panoramas de lo que van a ser los hechos principales de su nueva vida donde él añadirá los detalles libremente.
Así, cada persona puede escoger una vida dura, pero puede escoger entre vivirla limpiamente o caer en el materialismo y toda clase de vicios. También hay otras limitaciones impuestas que proceden de otras vidas.
Es como coger un tren a determinado destino, una vez partimos no nos queda más remedio que llegar al final, sin embargo, somos libres de actuar y de hacer frente a lo que nos traiga la Ley de Consecuencia.
El nacimiento se muestra desde el nacimiento a la muerte para que veamos como ciertas causas traen consigo determinados efectos – al contrario que en el estado post-morten.
Cuando ocurre esto ponemos en vibración el átomo simiente que estaba en estado latente y así atraemos materia para los futuros cuerpos, luego descendemos con nuestras tendencias “buenas y malas” hacia un nuevo renacimiento.
Todo está planeado para beneficiarnos de una manera justa y para darnos mayores oportunidades de desarrollo.

¿CÓMO RENACEMOS? Antes de comenzar a descender, el Triple Espíritu sólo tiene las fuerzas de los 4 átomos simiente de sus cuerpos anteriores, menos el mal que ha sido expurgado, más la quintaesencia del bien que ha incorporado al átomo simiente.
En su descenso va atrayendo materia de las diferentes regiones del mundo del pensamiento por donde desciende según su afinidad con el átomo simiente, formando esta materia mental una imagen similar a una campana.
Esta atracción de la materia de los diferentes mundos está basada en el karma individual. Las leyes divinas hacen que el hombre vuelva al mundo para beneficio de sí mismo y de los demás con sus tesoros adquiridos, en vez de permitir que se estropeen en el cielo.
Después se despiertan las fuerzas del átomo simiente del cuerpo de deseos, los que también toman la forma mencionada pero por dentro.
Una vez que los átomos simiente despertados en los mundos del Pensamiento y de Deseos han atraído el material necesario para sus futuros cuerpos, se pone en actividad el átomo del cuerpo vital para atraer también la materia que será utilizada por los Ángeles Archiveros para su construcción. Ellos ordenan el éter reflector de tal forma que puedan gravarse en él las imágenes de la futura vida.
El cuerpo vital lo construyen los habitantes del mundo celeste con la ayuda de los elementales y espíritus de la naturaleza que están bajo la dirección de los Ángeles, pero el Ego mismo incorpora el resultado o esencia del desarrollo adquirido en sus anteriores cuerpos vitales, más un trabajo que le permitirá crear causas nuevas que mostrarán su libre albedrío.
El átomo simiente del cuerpo físico es el que determina la cantidad y calidad de la materia física y en él está la quintaesencia de los cuerpos físicos usados por el Ego. El átomo del cuerpo físico es la base para el medio ambiente de la futura vida.
El átomo simiente del cuerpo vital es la base de la cualidad del cuerpo vital y del rayo y energías que circularán por él.
El átomo simiente del cuerpo de deseos da la nota clave para que nos volvamos a relacionar con personas del pasado por medio de los sentimientos, deseos y emociones.
El átomo simiente mental es la base que indicará la calidad de la futura mente y, por consiguiente, de sus limitaciones.
La mayoría de la humanidad no es consciente de la construcción de sus cuerpos, tenemos más medios con el cuerpo de deseos, menos con el vital y menos aún con el físico, pero sí los suficiente en este último como para diferenciar nuestra individualidad de lo que heredamos de nuestros poderes.
La evolución se consigue también gracias al libre albedrío que genera la posibilidad de desarrollar la voluntad y la razón, esto hace que siempre tengamos la opción de elegir entre dos caminos que nos lleva a la involución o a la evolución.
El molde etérico se pone en la matriz de la madre, y el átomo simiente del cuerpo físico en la cabeza del espermatozoide que fecundará el óvulo, si no fuera así no se explicaría, puesto que los componentes químicos son siempre los mismos en las personas.
Ese átomo no lleva imágenes del pasado, pero sí lleva los sentimientos que nos hablarán en forma de conciencia para que no volvamos a caer ante las tentaciones que nos vendrán necesariamente para fortalecernos (un borracho en el pasado tendrá tentaciones)
Los Ángeles del Destino construyen el nuevo cuerpo vital y eligen el ambiente pero el Ego imprime en el átomo simiente la quintaesencia de sus antiguos cuerpos vitales.
Desde el momento de la elección de los padres y la colocación del molde etérico y el átomo simiente, el Ego está unido a la madre. Cuando se ha producido la fecundación, el Ego se sale fuera del cuerpo de la madre con su cuerpo de deseos y su mente durante unos 21 días, haciéndose cargo del cuerpo infantil del niño el cuerpo de deseos de la madre. Después se introduce el Ego para empezar a formar su futuro cuerpo, quedando éste aprisionado al cerrarse la campana por abajo.
Entonces es cuando ve el panorama de su futura vida, que está grabada en el éter reflector, para darle las tendencias requeridas para eliminar sus karmas maduros. Este momento es muy duro y los padres deben tener mucho amor a ese niño.
El feto se despierta cuando los cordones de deseos y físico se unen con el átomo simiente del cuerpo vital en el plexo solar.
El Ego es llevado al ambiente más favorable para él de tal manera que pueda evolucionar más y pueda quitarse deudas del destino cuanto antes (familia, religión, cultura, etc.)
Nosotros somos libres para elegir una vida pero una vez que lo hacemos no nos podemos echar atrás, si lo hacemos, los Ángeles nos inducirán a que lo cumplamos.
Normalmente nos dan a elegir entre varios destinos, pero cuando nos comprometemos ante determinadas deudas o hechos, los Ángeles vigilan para que le hagamos frente cerrándonos otros caminos si intentamos eludirlo – ejemplo: un disparo-
Podemos cambiar muchos aspectos de la vida, pero toda causa tendrá su efecto y algunos de ellos nos limitarán. Por tanto, el hombre se libera de la Ley de Consecuencia cuando obtiene el dominio de sí mismo –de sus cuerpos- y los utiliza para colaborar con las leyes divinas.
Nosotros hemos escogido la vida basándonos en las experiencias pasadas, las limitaciones que traemos son el efecto del pasado, por lo tanto, nosotros somos los causantes de nuestro sufrimiento y de nuestra felicidad, y según nos pongamos en armonía con las Leyes Divina, mejor será nuestro destino.
Renacemos en el momento oportuno, cuando las influencias de las estrellas están en armonía con el destino del Ego.

HERENCIA: El Ego no hereda nada de su desarrollo anímico respecto a los padres, sin embargo sí se ve obligado a utilizar los materiales procedentes de los cuerpos de los padres –ejemplo: Un músico puede heredar el material para hacer unos dedos largos o el material para formar un oído fino- Aunque el trabajo de construcción del cuerpo es casi nulo, sí nos permiten hacer lo imprescindible para que seamos una expresión individual separada de los padres.

ACTIVIDAD DE LOS CUERPOS RECIÉN NACIDOS: Después del nacimiento del cuerpo físico, todos los cuerpos están compenetrados y presentes pero sus facultades no están activas. El polo positivo del éter químico, que tiene relación con la asimilación es casi nula, haciendo esta función el cuerpo vital planetario que actúa como matriz del cuerpo vital. La facultad de la propagación y fecundación del poco positivo del éter de Vida, también está latente. La circulación de la sangre y el calor del cuerpo relacionado con el polo positivo del éter luminoso, también está latente y depende del cuerpo macrocósmico.
Los polos negativos sí están activos: la excreción de sólidos por medio del éter químico; la excreción de líquidos por el éter vital; la percepción sensorial del éter luminoso –es todo ojos y oídos- y la clarividencia del éter reflector.
Respecto al cuerpo de deseos que nace a los 14 años, ocurre lo mismo, el dolor físico está en cierto modo presente, mientras que las emociones casi no existen.
Por otro lado, la mente está casi inactiva. Cada vehículo va madurando por medio de su matriz macrocósmica hasta su nacimiento.

CUERPO VITAL: Nace a los 7 años y crece hasta los 14 mientras el cuerpo de deseos se va formando, si no fuera por el cuerpo de deseos se haría muy alto, pero este cuerpo le frena con sus pasiones y deseos.
CUERPO DE DESEOS: Nace a los 14 años y crece hasta los 21. Este cuerpo despierta la atracción sexual y los deseos, le sale vello en el cuerpo, le cambia la voz, etc. La fuerza que no se utiliza para el crecimiento se utiliza para poder procrear.
CUERPO MENTAL: Nace a los 21 años y comienza a desarrollar las posibilidades latentes haciéndose capaz de crear pensamientos originales, a esta edad es cuando el Ego toma posesión de todos sus vehículos y puede obtener cierto control sobre sus cuerpos. A partir de los 21 años el ego se hace cargo de sus vehículos.

¿POR QUÉ RENACEMOS? Para experimentar. Si una persona trabaja con una herramienta peligrosa y no pone interés y cuidado, puede tener graves consecuencias, pero ese dolor será el que la haga más responsable y cauto. Si no existiera el dolor ante las imprudencias perderíamos el cuerpo físico en poco tiempo sin darnos cuenta.
Por tanto, cuando cometemos errores y tomamos conciencia gracias al dolor que sentimos, lo grabamos en la conciencia para nuestro futuro desarrollo. A la vez desarrollamos la voluntad y la mente, las que utilizaremos para ser mejores y para demostrar que hemos aprendido la lección.
Sin embargo, podemos evolucionar gracias a los problemas y sufrimientos de los demás. Si no fuera así ¿para qué sirve la lucha y el esfuerzo de la vida?
ESTOS SON ALGUNOS DE LOS MOTIVOS:
1º Por que sin la experiencia no se adquiere nada, no se evoluciona.
2º Porque gracias a la experiencia desarrollamos la voluntad, la mente, el dominio del mundo material y espiritualizamos el carácter.
3º Porque no podemos estar siempre en los mundos invisibles, no evolucionaríamos.
4º Los cuerpos se hacen rígidos y llega un momento en que no nos sirven.
5º Porque no se construye algo tan maravilloso como la tierra y el sistema solar para un solo día de clase.
6º Lo mismo que no meten en la cabeza del estudiante en un día el conocimiento de un curso, así, en una sola vida no le es posible al espíritu asimilar la sabiduría de todo un ciclo de perfección.
7º La vida física y el renacimiento tiene como fin enseñarnos a pensar correctamente para que seamos perfectos creadores y podamos ayudar a otros.
8º. Porque el propósito de la vida no es la felicidad sino la experiencia.
9º. Porque las tristezas y el dolor son nuestros maestros.
10º. Porque tenemos que desarrollar los poderes del Espíritu.
11º. Porque tenemos que volver para continuar con nuestro trabajo en el mismo sitio donde lo dejamos (como en la escuela y cada noche)
12º. Porque no sólo aprendemos de nosotros, sino que también lo hacemos de los demás
13º. Porque si no volviéramos a la Tierra, ¿Qué utilidad tendría la vida? ¿Para qué luchar? ¿Por qué una vida de felicidad en un cielo eterno debería ser la recompensa de una buena vida? ¿Qué beneficio podría producir una buena vida en un cielo donde todo es mundo es ya feliz?

¿POR QUÉ NO RECORDAMOS LA VIDA PASADA? No recordamos las vidas pasadas como no recordamos qué ejercicios y trabajos hacíamos en la infancia para aprender a escribir. Igual sucede con la vida, no recordamos las vidas pasadas, pero nacemos con una serie de facultades que demuestran que las hemos adquirido alguna vez y en alguna parte.
Todo el mal que hemos hecho lo tenemos que sufrir para aprender la lección de nuestros errores, si conociéramos lo hechos de las vidas pasadas, no sólo tendríamos remordimientos de conciencia, sino que además, sufriríamos mucho cuando viéramos como nos vienen los efectos.
Según vinieran los sufrimientos nos afectarían de tal forma que nos faltaría la tranquilidad y la fortaleza suficiente para afrontar el karma y así adquirir nuevas cualidades espirituales.
El cerebro no es el mismo. Han pasado 1000 años.
¿Cómo actuaríamos o qué pensaríamos si supiéramos que nuestra esposa, hijo o padre fue nuestro mayor enemigo en la anterior vida? ¿Cómo nos sentiríamos si supiéramos que nuestro jefe nos hizo una gran maldad en otra vida?
El hombre no conocerá sus vidas hasta que no esté muy espiritualizado y venza al “Guardián del Umbral” que nos prohíbe el paso consciente a los mundos invisibles.

CADA CUANTO TIEMPO RENACEMOS: Hay que saber que renacemos cada aproximadamente mil años por las siguientes razones:

1ª. Porque es conveniente experimentar dos veces en cada signo para aprovechar los cambios.
2ª. Porque lo hacemos en dos sexos para que las experiencias sean muy diferentes.
3ª. Porque tenemos que experimentar en los cambios que hemos hecho en los arquetipos.
5ª. Porque es el tiempo que necesitamos aproximadamente según el desarrollo adquirido.
6º. Se renace cada 1000 años para aprovechar mejor las experiencias porque.
Según el desarrollo, un espíritu puede estar 1000 años en los mundos invisibles o bien puede renacer en pocos siglos, como en el caso de los probacionistas que se dedican a servir y, por lo tanto, se les da más oportunidades de desarrollo.

LIMITACIÓN DE LA VIDA. Se limita porque forma su arquetipo en el 2º Cielo, con la suficiente fuerza o vida como para que vibre hasta los años que se calcula que el Ego debe vivir en la Tierra afrontando y cumpliendo su compromiso.
El destino está basado en las anteriores vidas y se prepara de tal forma por las Jerarquías, que el Ego afrontará ciertos Karmas maduros, tendrá nuevas oportunidades de desarrollo y desarrollará nuevas tendencias.
Lo lógico es que se viva lo predeterminado para así cumplir con lo comprometido pero a veces, el individuo se desvía del sendero de desarrollo y termina dominado por el mal de tal manera que no tiene salida. Entonces las Jerarquías destruyen el arquetipo y acaban con la vida.
Por consiguiente podemos decir que, en general, acortamos la vida, y sólo en casos de vivir la vida con gran provecho y desarrollo espiritual es cuando muy pocos tienen la posibilidad de alargarla.

¿HAY MÁS SERES EN ESE MUNDO?
1º. Ángeles, Arcángeles, Señores de la Mente, Señores de la Forma.
2º. Todos nosotros mientras dormimos.
3º. Algunos vivos conscientes.
4º. Probacionistas, discípulos, etc de las Escuelas de Misterios.
5º. Los muertos.
6º. Magos negros poderosos.
7º. Cascarones astrales que pueden ser utilizados.
8º. Imágenes que incluso podemos ver aquí –persona que advierte de un peligro- pero que es un elemental que cumple una orden de un humano consciente o no de haberla dado.
9º. El suicida.
10º. El asesinado.
11º. Los cuerpos astrales de los animales –duran bastante menos que los nuestros-
12º. 12º. Elementales que habitan las formas de pensamiento y otros creados por el hombre.
13º. Egrégores.

Los interesado en ver los diagramas que aclaran todo lo tratado en este artículo así como en ampliar más este conocimiento, pueden conseguirlo en uno de mis libros titulado: “El desarrollo espiritual después de la muerte”

Francisco Nieto