Entradas populares

jueves, 9 de julio de 2009

LA VOLUNTAD Y EL LIBRE ALBEDRÍO



Artículo de la Fraternidad Rosacruz Max Heindel

PREGUNTA: Suponiendo que de verdad exista el renacimiento, ¿Podemos nosotros, por medio de la voluntad, controlar los aspectos que aparecen en nuestro horóscopo? ¿Tenemos algún derecho de cambiar así el destino traído de nuestra última vida?

Respuesta a la primera pregunta: Ésta es una buena pregunta, pero podemos decir que si los aspectos del horóscopo no pueden ser controlados, y tenemos que proceder de determinada manera, entonces lo mejor es que nos acostemos, tomemos nuestra medicina y esperemos. Si el destino domina y estamos inertes en el océano de la vida, ¿cuál podría ser la utilidad de estudiar astrología? Pero, gracias a Dios, hay un factor que no se muestra en el horóscopo, y este factor es la voluntad del hombre. En esto radica la diferencia.
Supongamos que dos personas tienen los mismos aspectos en sus horóscopos, puede que incluso hayan nacido aproximadamente a la misma hora y, por consiguiente, pueden tener horóscopos muy parecidos en muchos aspectos. Tienen el mismo ascendente y los mismos planetas están en conjunción. Supongamos que tienen las mismas aflicciones con respecto a uno de los planetas mayores, y uno de ellos, se sienta y dice: “No puedo hacer nada. Así es la cosa. Simplemente tengo que soportarlo. De nada vale luchar.” Y el otro dice: “Yo no voy a someterme. Encontraré la manera de hacer frente cambiando de actitud.” La actitud mental del último cambiará totalmente las cosas para él.
Por eso es por lo que no podemos predecir los acontecimientos con plena certeza. En el noventa y nueve por ciento de los casos podemos predecir con certeza porque la mayoría de la gente se deja llevar por la corriente de las circunstancias, pero ésa es justamente la razón por la que es aconsejable estudiar astrología. Por medio de la ciencia astrológica sabemos lo que nos puede venir, y si vemos algo malo, podemos decir: “Sé que me viene cierta influencia y no me voy a dejar dominar por ella”. Aún así, hemos visto muchos casos en los que la gente es dominada por los astros. Hay casos en que se advierte de algún hecho a una persona para que ponga los medios oportunos, y precisamente ése mismo día, hace justamente lo contrario.
Sin embargo, existe este gran consuelo: las estrellas impelen pero no obligan. Ésta es la base sobre la cual deberíamos de trabajar con las estrellas para sacar todo el provecho de nuestro horóscopo. Cuando veamos venir los buenos aspectos, algo que promueve el crecimiento anímico, tenemos que tratar de aprovecharnos de ellos por cualquier medio. Demasiado a menudo la gente se siente propensa a dejar que los buenos aspectos tengan cuidado de ella, y sucede lo mismo con los malos aspectos. Si vamos a poner o no de nuestra parte, es algo que no se puede predecir.
Respuesta a la segunda pregunta: Es cierto: esto es lo que se espera de nosotros. En una vida anterior nos dejamos influenciar por una posición estelar especial, y ahora tenemos que enfrentarnos de nuevo con ella. Ahora estamos aquí precisamente con el propósito de aprender a guiarnos por nosotros mismos y dominar nuestras estrellas, y esto es precisamente para lo que se nos da la ciencia de la astrología. Debemos tratar de hacer lo mejor que podamos con este conocimiento, si no actuamos así, puede convertirse en una maldición. Hay gente que constantemente consulta su horóscopo con la siguiente actitud: “Voy a caer gravemente enfermo” “Tengo muchas tendencias en contra del trabajo y de la economía”, etc. Si ésa es la manera en que vamos a usar este conocimiento es mejor que no estudiemos astrología.


No hay comentarios: