Entradas populares

viernes, 25 de diciembre de 2009

LEYES FUNDAMENTALES DE LA ALIMENTACIÓN NATURAL


ARTÍCULO DE LA FRATERNIDAD ROSACRUZ MAX HEINDEL


Los alimentos a base de carne perjudican la salud y consumen la vida.Todos los alimentos de carne deberían eliminarse de la dieta, inclusive el pescado, las aves, los caldos de carne y manteca. ¿Por qué?. Por la sencilla razón de que la carne no es alimento verdadero; porque el ser humano no es carnívoro poro naturaleza; porque los alimentos de carne menguan la duración de la vida humana; porque múltiples enfermedades son ocasionadas por una dieta que incluye la carne; porque el comer carne fomenta los vicios del tabaco, del licor y las drogas.La carne contaminada.

La carne de animal no es un alimento verdadero; es una substancia pútrida que ya ha sido digerida. El animal matado, cuyo cuerpo putrefacto el hombre erróneamente cree que es alimento, ha empleado para sus propios propósitos diversos el nutrimento y energía vigorizante contenidos en los granos y vegetales con los cuales se alimenta. Unidamente llega a convertirse en el tejido animal ingerido por el ser humano y que lleva el nombre de “carne”, pues es tan pequeña esa parte, en verdad, que la mejor carne no contiene sino de 20 a 30% de valor alimenticio, es decir, proteína y grasa. Las sales minerales tan necesarias y las importantísimas vitaminas se han perdido y el resto un 80% no es sino agua por la que se paga tan alto precio en dinero, vida y salud además de encontrarse contaminada con ácido úrico y otros desechos tóxicos del cuerpo animal que iban en vías de eliminación cuando la muerte interrumpió el proceso.

El caldo de carne es perjudicial. ¿Sabe usted que el caldo de carne es un extracto dañino que se compone en parte de estos desechos?. ¿Tiene usted temor de los microbios? ¿No sabe usted que cada pedazo de carne y cada gota de caldo de carne introducen en su cuerpo bacterias contaminadoras?. Si deseamos alimentos que sean verdaderamente limpios y salubres, es necesario que los consigamos directamente de los almacenes de la naturaleza misma. Es tan necio como peligroso el tomar los alimentos puros de la naturaleza después de que se hayan inutilizado y agotado en el largo trayecto por el cuerpo del animal y el matadero.

El Ser Humano no es carnívoro. El Ser Humano no es carnívoro por naturaleza, pues su organismo es como el de los herbívoros, que se alimentan de frutas, granos y vegetales. La constitución de su estómago, hígado, riñones, intestinos, lengua, dietes, saliva y piel atestiguan la verdad de este hecho. Los alimentos de carne son extraños a su naturaleza y por eso son perjudiciales, pues no puede ni asimilarlos ni eliminarlos con suficiencia.La dieta natural y la longevidad. El comer carne abrevia la duración de la vida, puesto que el esfuerzo diario por asimilar alimentos para los cuales no es constitucionalmente idóneo, desgasta los órganos, los inutiliza antes de tiempo y ocasiona la vejez prematura. La humanidad debería vivir, como término medio, por lo menos cien años. En vez de esta duración de vida encontramos que el límite como promedio hoy día es muy bajo (cerca de los ochenta años en España). Es menester que volvamos a la dieta natural y enseñemos a nuestros hijos a que se alimenten debidamente y así prolongaremos nuestra vida y la de ellos. Los granos, los vegetales, las frutas y los frutos secos constituyen el alimento natural de la humanidad y contiene todas las substancias que se requieren para nutrirnos de una manera pura y en las correctas proporciones. Si a estos productos del reino vegetal añadimos los que se obtienen del animal mientras vive, a sabe, la leche, los huevos, y la miel; tendremos entonces en abundancia alimento sano, apetitoso, y vigorizante. Quien acepte la errónea aunque común idea de que es imposible ser fuerte sin comer carne, debe recordar que las únicas dos substancias que se consiguen de la carne, a saber, la proteína y la grasa, se nos proporcionan en estado puro e impoluto por medio de los cereales enteros, frutos secos y legumbres; y también la leche y los huevos. Las legumbres contienen en su estado seco, un porcentaje d proteína mucho más alto que el de la carne; y así también resulta con los frutos secos, las nueces en concreto, las que son seis veces más ricas en grasa que los más ricos alimentos de carne. El pan de trigo entero debidamente preparado tiene mucho más valor alimenticio que la carne.

La carne provoca graves enfermedades. Múltiples enfermedades son ocasionadas por una dieta de carne. La mayor parte de las enfermedades se deben a la acumulación en el sistema de substancias pútridas que no han sido desechadas y que causan fermentación engendrando ácidos dañinos y tóxicos que crían gérmenes. Estas materias deletereas consisten en su mayoría residuos de la comida diaria, los productos finales y accesorios de la digestión, y así pues, es incontrovertible que la mayor parte de las enfermedades provienen de la mala alimentación. De los muchos alimentos dañinos con que se alimenta la gente y acorta la vida, las carnes son los más destructivos. La albuminuria, la arterioesclerosis, la artritis, la apendicitis, la tonsilitis, el cáncer y un sinnúmero de otras enfermedades, son ocasionada o empeoradas por el alimento de carne. La carne es animal muerto. Todo pedazo de carne que se coma por más fresca que la creamos, se encuentra en estado de putrefacción, puesto que la descomposición empieza inmediatamente después de que el principio de vida se haya alejado del cuerpo animal. El organismo del que coma carne tiene que expeler, pues, no tan sólo sus propias materias de desperdicio que se producen por el metabolismo, sino también las substancias putrefactas que se encuentran en la carne como por ejemplo: el ácido úrico, el ácido carbónico, la tomaína o tóxicos del cuerpo muerto y otros de igual carácter destructivo. Los órganos de la eliminación no se encuentran capaces de desempeñar esta doble tarea, y paulatinamente el cuerpo se carga de estos tóxicos, pues cada ingesta los aumentan y así, la alimentación de carne, en vez de fortalecer el cuerpo, mengua grandemente su resistencia y vitalidad y lo hace fácil presa de los gérmenes de las enfermedades infecciosas y otras diversas. Los gérmenes encuentran fértil campo de desarrollo en todo lugar de putrefacción. Mantenga usted el cuerpo aseado por medio de una alimentación pura y natural y la enfermedad no le atacará.

La carne fomenta la embriaguezEl comer carne, fomenta los vicios del licos, el tabaco y las drogas. ¿Por qué?. Porque los ácidos y tóxicos irritantes introducidos en el sistema, demandan fuertes contra-irritantes. Evite usted los alimentos de carne y tendrá poco deseo de tomar estimulantes venenosos.El te y el café son estimulantes tóxicos.Deberíamos prescindir del uso del te y el café ya que casi no tienen valor alimenticio alguno y contienen una droga denominada cafeína y teína, las que tienen un efecto deletéreo sobre el sistema. Son especialmente dañinos cuando se toman con los alimentos puesto que demoran el proceso de la digestión. Ambos deberían substituirse por la leche, la infusión de hierbas, zumos frescos de frutas (no embotellados o en cartón). Las bebidas de frutas no deberían tomarse con los alimentos.Los huevos y las judías deben comerse parcamente.

Los huevos y las legumbres son alimentos de proteína sumamente potentes, conteniendo además, los huevos, grasa y las legumbres almidón, y todas las proteínas, grasas y féculas, después de que los elementos nutritivos de han extraído en el proceso de la digestión, sueltan ciertos desechos no vivos que forman ácidos tóxicos y gases nocivos, y si se permiten acumular en los tejidos del cuerpo, peligran entonces la vida y la salud. No debería comerse más de un solo huevo cada día, incluyendo los que se usen en la preparación de otros alimentos. Los niños deberían comer menos aún. En su estado verde, los guisantes pertenecen al orden de los vegetales conteniendo una pequeña cantidad de proteína y una cantidad grande minerales orgánicos y por eso precisamente se pueden comer con toda libertad.

Los que trabajan físicamente necesitan las nueces.Las nueces constituyen un alimento excelente e indispensable para quine trabaje físicamente, pero debido a su riqueza en grasa y proteína, deberían comerse también en pequeña cantidad y siempre en combinación con frutas o vegetales crudos.

Cómase poca pastelería.Las empanadas, pasteles, bollos, y alimentos semejantes, deberían usarse muy poco. Están hechos principalmente de harina blanca desprovista del grano que es lo más alimenticio y de azúcar blanqueada por procedimientos químicos. Tienen, por lo tanto, poco valor nutritivo y cargan el sistema con los productos laterales tóxicos que se engendran en la digestión de la fécula y el azúcar.

Cuidado con la pastelería de harina blanca y los cereales no integrales. Conviene evitar el uso habitual del pan blanco y sus productos, y de todos los cereales que hayan pasado por proceso de refinamiento. Substituyamos mejor el pan y los cereales de trigo entero. ¿Por qué? Puesto que el pellejo y las cubiertas exteriores del grano se eliminan en el proceso moderno de molerlo, contienen las proteínas que forman los tejidos, los minerales que edifican los huesos, los nervios y la sangre, y las vitaminas que otorgan la vida. Como consecuencia de la demanda necia e ignorante que exige harina blanca y granos refinados, la maquinaria moderna se entremete en el producto de la sabia naturaleza y se dedica a “refinar” el grano perfecto, el que en el estado natural contiene todas las substancias que se requieren para la alimentación humana. Este proceso de refinamiento extrae casi toda la substancia alimenticia dejando nada más que almidón.

Cuando se usa en conjunto con las otras partes constitutivas del grano, el almidón desempaña la importante función de producir calor y energía. He menester de las otras substancias para equilibrarlo y ayudar en la digestión. Cuando se arrancan del grano las cubiertas, se le roban las vitaminas y deja de ser un organismo natural y se trueca en un producto artificial despojado de vida, casi una substancia química, la que, debido a la dificultad con que se digiere, es fuente peligrosísima de fermentaciones. En combinación con la carne y el azúcar blanca, la cantidad excesiva de almidón incluida en la dieta de la gente civilizada, por medio de los productos de harina blanca y los cereales refinados, es la causante del estreñimiento y la acidez de estómago además de malestares catarrales.Como evitar el estreñimiento.

El salvado que el hombre erróneamente quita al grano en su empeño de mejorar la obra de la naturaleza, tiene además, la importante función de servir como escoba de los intestinos, para barrer los nocivos residuos, para estimular la acción peristáltica de los intestinos y actuar así como un laxante natural. Quien coma pan y cereales de trigo entero, alimentos de salvado, frutas y vegetales verdes, no padecerá el estreñimiento. El zumo fresco de fruta o el agua en la que se hayan remojado ciruelas, pasas o higos, tomado en la mañana antes del desayuno, estimula acción de los intestinos.

El arroz. Es un cereal muy recomendable, pues combina valor nutritivo con cualidades detersorias, mas no es bueno el arroz blanco pulido que se suele consumir. Cuando compre arroz, busque con empeño el integral.Alimentos para el desayuno.

El trigo entero es un alimento perfecto y económico. ¿Por qué pagar precios altos por los alimentos refinados, los que son inútiles y dañinos, mientras que por una pequeña cantidad de dinero podemos comprar productos naturales y saludables con gran provecho para nuestra salud? Coma cereales integrales y no los disuelva en leche caliente use leche fría o una pequeña cantidad de zumo de frutas evitándose el azúcar blanco. Debe evitarse el migar el café o la leche porque los alimentos feculosos muy especialmente tienen que mezclarse bien ca saliva antes de que se puedan digerir y el proceso de la masticación es necesario para que fluya la saliva. Cuando coma cereales hervidos en agua o leche, no deje de comer con ellos un pedazo de pan tostado.

El peligro del azúcar blanco y las golosinas.Evítese el uso del azúcar blanco comercial. ¿Por qué? Porque se ha extraído d ela caña o el betabel refinado varias veces, ha sido robado de su fuerza a tal grado que se constituye en una substancia química que se fermenta en el organismo y se convierte en alcohol. El efecto del azúcar blanco, el dulce y todas las preparaciones en las que predomina el azúcar blanco, es igual al efecto de la fermentación alcohólica. Cuando se estimula o fomenta el hábito del dulce en los niños, se les hace un grave mal. Cultívese en ellos el deseo por la fruta; enséñeseles a apreciar su sabor delicioso y a preferir su azúcar salubre y natural en vez de los artificiales y nocivos productos que son las golosinas o chucherías. Las bebidas de agua carbónica (refrescos enlatados o en botella) contienen dañinas substancias químicas, además de azúcar blanco. Si desea usted hacer un obsequio a sus hijos sin hacerles un mal , compréles fruta en vez de golosinas.

El azúcar natural.Los dátiles, los higos, los plátanos y las pasas son especialmente ricos en azúcar y las naranjas contiene una moderada cantidad. Todas las frutas y muchos de los vegetales, responden a la necesidad que el cuerpo siente por el azúcar natural, el que con facilidad se digiere, vigoriza, y estimula suavemente. Destierre el azúcar blanco de su hogar; use fructosa, miel o azúcar morena.La masticación.

No olvide nunca que la digestión empieza en la boca. Coma despacio y mastique bien la comida. Enseñe a sus hijos a que coman con cuidado. La masticación hace fluir los jugos gástricos, los que efectúan la digestión de la comida en el estómago. Toda la comida cruda requiere cuidadosa masticación, y éste es uno de los muchos motivos por los que la comida sin cocer desempeña un papel de importancia en nuestra dieta diaria.

El beber agua.El agua debiera beberse en abundancia entre las comidas, la cantidad más recomendada es de ocho vasos diarios por lo general. Se necesita cierta cantidad de agua en el proceso digestivo, pero al beber zumos de fruta o leche, se requiere menos agua. El agua más pura se encuentra en la fruta fresca y madura, y en los vegetales verdes frondosos. Además, las fibras de la fruta y los vegetales, como ya se ha dicho, sirven como una especie de escoba que tiende a eliminar las materias residuales.Manera de equilibrar las comidas.

Los alimentos que el cuerpo necesita para su perfecta alimentación y para conservar su salud y fuerza, se pueden dividir en cinco grupos, a saber: proteínas, almidones, grasas, azúcares y minerales orgánicos. El último grupo que aquí mencionamos es de suma importancia. Dos terceras partes de nuestra diaria alimentación debería consistir en los primeros cuatro grupos, en más o menos iguales proporciones, y la otra tercera parte del último grupo. Hay que fijarse bien en esto y no olvidarlo cuando se piense en la dieta: el 333% de la alimentación debería consistir en substancias que contengan una gran cantidad de minerales orgánicos. Bien podemos percatarnos de la gran importancia de la fruta y los vegetales cuando aprendemos que en ellos predominan los minerales orgánicos (hierro, sodio, calcio magnesio, etc.)

La importancia de la fruta y los vegetales. Las proteínas, los almidones, las grasas y los azúcares, forman músculos y tejidos, y producen calor y energía; los minerales orgánicos construyen huesos, nervios y sangre, proporcionan fuerza a los músculos y firmeza a los tejidos. El raquitismo, la caries dental y la calvicie prematura, son algunos de los perjuicios debidos a la dieta que es deficiente en fruta y vegetales verdes, y por consecuencia, en minerales orgánicos.

La fruta es necesaria como alimento diario. La fruta no es un lujo, como muchas personas erróneamente lo suponen, sino un alimento sumamente necesario, sin el cual la salud del cuerpo no se puede conservar debidamente. Si por ventura la fruta no le sienta bien, es señal de que algún alimento nocivo ha dejado en el sistema materiales tóxicos sobre los que inmediatamente empiezan a actuar las frutas por virtud de sus cualidades eliminativas y medicinales y el malestar que se siente se debe a la batalla que suscita entre su amiga la fruta y sus enemigos, los residuos putrefactos de otros alimentos. ¿Verdad que es necia nuestra tendencia de inculpar a nuestra amiga y continuar la alianza con nuestros enemigos, las comidas de carne, el pan blanco, almidones refinados y el azúcar blanco? Si el alimento más puro, limpio y sabroso cultivado para nuestro provecho en el jardín de la Naturaleza misma no cae bien a nuestro estómago, entonces podemos inferir que indudablemente el sistema está enfermo. Demos atención a lo que la naturaleza nos amonesta y quitemos las causas de esta mala condición para prescindir de los alimentos antinaturales que forman ácidos en el sistema y así nos daremos cuanta de que sólo provecho resultará del hábito de comer fruta.

La fruta no ocasiona la acidezDeseamos llamar la atención al hecho de que la acidez del estómago no es ocasionada por fruta sino por las comedias de carne, los productos de harina blanca, el azúcar blanca, el te, el café o una cantidad excesiva de proteínas vegetales. Las frutas y los vegetale, especialmente los vegetales de hojas verdes, previenen de una manera natural al acidez. ¿Por qué? Porque las proteínas, los almidones, las grasas y los azúcares, que en el proceso de la digestión sueltan desechos venenosos, sos substancias fabricadores de ácidos, mientras que los minerales orgánicos tienen la facultad de neutralizar y eliminar los ácidos y limpiar el sistema de las substancias residuales dejadas por otros alimentos.

Las frutas son medicinas de la naturaleza. Las frutas son tónicos naturales, medicinas, purificadoras de la sangre y antisépticos. Cuando se padece un resfriado, es recomendable el prescindir de tomar alimentos por uno o dos días con la excepción de fruta y sus jugos. Se recomienda la piña y el jugo de esta fruta por su benéfico efecto sobre la garganta y los órganos respiratorios.

La fruta secada al sol Mala es la costumbre de embotellar la fruta y convertirla en mermelada, puesto que así pierde su efecto vitalizador. Después de la fruta fresca y madura, la fruta seca es la mejor, mas solamente debe comerse la fruta se ha secado al sol y no la clase de fruta se ha secado con azufre, por ser del todo perjudicial.

Las frutas y los cereales.Para algunas personas, es mejor no combinar en la misma comida los cereales con los que erróneamente se denomina “fruta ácida”. Deberían comerse las frutas dulces sólo en combinación con los alimentos de cereales, ingiriendo entre comidas las otras frutas y sus zumos, preferiblemente al levantarse y antes de acostarse. La manzana es una de las frutas de más valor.

Poco desperdicio en los alimentos naturales. Con el propósito de conservar la mayor cantidad posible de su valor alimenticio, los vegetales deben ser cocidos al vapor o hervidos en la menor cantidad de agua posible y deben servirse en sus propios jugos. Las cáscara de los vegetales, las hojas de los vegetales verdes, las partes duras de las raíces deben usarse en la preparación de los caldos. No debe pelarse los tomates y los pepinos, y las patatas deben hervirse sin pelar o mejor sería asarlas sin pelarlas, y si la piel no es muy gruesa, es de provecho comerla también.

Grasas vegetales. Además de la mantequilla, sólo deben usarse las grasas vegetales y éstas parcamente, debido a que los alimentos naturales contienen aceites naturales.

El condimento es perjudicial. Las especias fuertes, las comidas muy sazonadas o pecantes, la pimienta y el vinagre, deberían evitarse, y la sal debería usarse muy poco y nunca con alimentos crudos. Usese el zumo de limón en vez del vinagre. El zumo de limón estimula la digestión y el vinagre la retarda.Sórbanse los líquidos.

Adquiera la costumbre de sorber las bebidas, incluso el agua y no tragarlas a grandes tragos.

La leche. El suero de leche o la leche cuajada se digiere mejor que la leche fresca y se recomienda muy especialmente por sus cualidades purificadoras. La leche hace buena combinación con todos los alimentos de cereales. Los adultos deberían tomar como medio litro de leche todos los días, los niños, hasta los catorce años, un litro. A algunas personas hace daño la leche y esta puede ser sustituida por el yogur.

Coma vegetales crudos.Entre los muchos vegetales que se pueden comer encontramos la lechuga, la achicoria, la endibia, al col, los berros, las espinacas, la bardana, las acederas, el perejil, el apio, los rábanos, los pepinos, los tomates, las zanahorias y las cebollas.Emparedados de cebolla.

La cebolla cruda no es solamente un excelente purificador de la sangre, sino también un tónico para los nervios, y tiene además un efecto benéfico sobre los órganos de la respiración. Se recomienda un sandwich de cebolla antes de acostarse para las enfermedades tales como el insomnio, los nervios, los resfriados, los malestares de garganta y los pulmones. Póngase la cebolla a remojar en agua con sal, luego desmenúcese bien y póngase en capas gruesas entre dos rebanadas de un pan untadas con mantequilla.La lechuga como tónico.

Debido a su riqueza en minerales orgánicos y vitaminas, los vegetales de hojas verdes son los más importantes de todos, y entre ellos ocupa el primer lugar la lechuga. Debería comerse a diario, formando parte en todas las ensaladas crudas. La lechuga es nuestro natural tónico de hierro. Los tónicos artificiales que contienen hierro y otros minerales son inorgánicos en vez de orgánicos y por eso precisamente son perjudiciales y no se pueden asimilar.

Una comida cruda cada día.Hágase regla estricta de comer cada día una comida que consista únicamente en alimentos sin cocinar, de frutas frescas y crudas o vegetales frescos y crudos. ¿Por qué? Porque estos alimentos, que ayudan a digerir los otros alimentos, purifican el sistema y forman los nervios, la sangre y los huesos y son mucho más fuertes en su estado crudo. El cocinar no destruye los minerales orgánicos, pero sí disminuye su potencia. Las vitaminas se encuentran en mayor cantidad en las cáscaras de las frutas y cerca de ellas, y también en la cubierta de los cereales. Es de suma importancia, pues, el que no se pelen las fruta, sino que se laven bien.

Las vitaminas nos traen la fuerza solar. ¿Qué son las vitaminas?. Son ciertas substancias sutiles que se encuentran en todos los alimentos naturales y vivientes. El significado del vocablo es substancia viviente. Las vitaminas no son elementos de la comida, mas penetran y dan vida a cada elemento alimenticio. Sin su presencia vitalizadora, el alimento no tendría vida, sería inorgánico y carente de cualidades salubres, como hemos visto en el caso de los cereales refinado y el azúcar blanco. Las vitaminas demuestran una afinidad particular por los minerales orgánicos y todos los alimentos que contengan estos serán también ricos en vitaminas. Son portadores de la fuerza solar y representan el principio de vida en nuestros alimentos.

No hay comentarios: