Entradas populares

miércoles, 31 de marzo de 2010

LA FRATERNIDAD ROSACRUZ, UNA ESCUELA INICIÁTICA (II)


LA ORDEN ROSACRUZ
La Orden de los Rosacruces no es simplemente una sociedad secreta, es una de las Escuelas de Misterios Mayores y los Hermanos Mayores miembros son Hierofantes de los Misterios Menores, custodios de las Sagradas Enseñanzas que tienen un Poder Espiritual mucho más potente en la vida del Mundo Occidental que cualquier gobierno visible, si bien ellos no se interponen con la humanidad hasta el punto de privarla de su libre albedrío.
Como el sendero de desarrollo, en todos los casos, depende del temperamento del aspirante, hay generalmente dos: el místico y el intelectual. El sendero místico está desprovisto de conocimientos intelectuales, sigue simplemente los dictados de su corazón y trata de hacer la voluntad de Dios como él la siente, elevándose así sin estar consciente de ninguna meta definida, hasta que, al fin, alcanza el conocimiento. En la Edad Media la gente no era tan intelectual como lo es ahora y los que sentían el llamado hacia la vida superior, generalmente seguían el sendero místico. Pero durante los siglos, desde el advenimiento de la ciencia moderna, una humanidad más intelectual ha poblado la Tierra, la cabeza ha vencido completamente al corazón, el materialismo ha dominado todo impulso espiritual y la mayoría de la gente pensante no cree en nada que no pueda tocar, gustar o manipular. Por lo tanto, es necesario que se haga un llamado a su intelecto para que el corazón pueda creer lo que el intelecto haya sancionado. Respondiendo a esta demanda, las Enseñanzas de Misterios de los Rosacruces tratan de correlacionar los hechos científicos con las verdades espirituales.
En el pasado, esas enseñanzas han sido mantenidas en secreto para todos excepto para los pocos Iniciados, y aún hoy en día son una de las más misteriosas y secretas del mundo occidental. Todos los llamados "hallazgos" del pasado que parecían revelar los secretos de los rosacruces han sido o fraudulentos o resultado de traiciones de parte de algún profano que accidentalmente o de otra manera ha escuchado fragmentos de conversaciones ininteligibles para todos menos para los poseedores de la clave. Es posible vivir bajo el mismo techo y en estrecha intimidad con un Iniciado de cualquier escuela, pero su secreto permanecerá siempre oculto en su pecho hasta que el amigo haya llegado al punto en el que pueda convertirse en un Hermano Iniciado. El revelar los secretos no depende de la Voluntad del Iniciado sino de las calificaciones del aspirante.
Como cualquier otra Orden de Misterios, la de los Rosacruces está formada siguiendo líneas cósmicas. Si tomamos esferas de cualquier tamaño y tratamos de ver cuántas son necesarias para cubrir a una de ellas, encontraremos que se requieren doce para cubrir a la decimotercera. La última división de la materia física, el átomo verdadero que se encuentra en el espacio interplanetario, está agrupada así: doce en torno de uno. Los doce signos del Zodiaco que envuelven nuestro sistema solar, los doce semitonos de la escala musical que comprende la octava, los doce apóstoles que se reunieron en torno de Cristo, etc., son otros tantos ejemplos de esta agrupación de doce en torno de uno. La Orden de los Rosacruces está también compuesta de doce Hermanos más un decimotercero que es su fundador.
Hay otras divisiones que deben notarse. Hemos visto que de las Huestes Celestiales de doce Jerarquías Creadoras que estuvieron en actividad en nuestro sistema evolutivo, cinco se han retirado a la liberación, dejando únicamente a siete de ellas para que se ocupen de nuestro progreso ulterior. En armonía con este hecho, el hombre actual, el Ego interno, el microcosmos, trabaja externamente por medio de siete orificios visibles del cuerpo: dos ojos, dos oídos, dos fosas nasales y una boca, estando los cinco restantes total o parcialmente cerrados: las mamas, el ombligo y los órganos excretorios.
La Orden Rosacruz fue fundada por Cristian Rosenkreutz en el siglo XIII y está dirigida por doce hermanos Mayores más un decimotercero que es su fundador; es una de las siete Escuelas de Misterio Menores que tienen la misión de acelerar el proceso evolutivo de los que más se han esforzado y más han desarrollado el aspecto interno espiritual. Los Hermanos Mayores han pasado las nueve iniciaciones menores y las cuatro mayores que existen en el mundo físico, por tanto, son ellos los más preparados y los que decidieron, junto a Cristian Rosacruz, crear una Escuela Preparatoria e Iniciática para que representara físicamente a la Orden y ser, a la vez, una de las siete Escuelas de Misterios y la Escuela para occidente. Así es que, la Orden Rosacruz existe en el plano etérico y su representante física para occidente es la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel. La Orden Rosacruz siempre ha estado influenciando a la humanidad occidental de una forma invisible o indirecta por medio de personas como Bacon, Paracelso o Jacobo Boheme y, actual y visiblemente lo hace desde la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel. La Tierra es la escuela donde el ser humano evoluciona y desarrolla los poderes del Espíritu, por tal motivo, la enseñanza rosacruz está abierta para todos aquellos que se esfuerzan por elevar su conciencia y por desarrollar su Espíritu por medio del Servicio amoroso y altruista al prójimo. La misión de la Orden Rosacruz es preparar a todo aquel que se ha esforzado y que ha desarrollado cierto poder interno en sintonía con la vibración rosacruz, para que obtenga las iniciaciones que le liberarán del renacimiento y de la muerte.
Cuando la Orden decide facilitar un adelanto a la humanidad porque observa que lo necesita, uno de sus iniciados mayores contacta con un ser humano lo suficientemente preparado en sentido moral, intelectual y espiritual. Entonces el elegido será probado y, si supera la prueba, formará la Fraternidad y esta, a su vez, formará grupos de estudio. Todos los miembros de la Fraternidad, sus centros y sus grupos estarán integrados en la nota-clave y vibración de la Orden Rosacruz y serán observados y guiados por un Hermano Mayor. Esta es la gran diferencia respecto a otros grupos o escuelas no iniciáticas ni integradas en alguna Orden, ya que, éstas no suelen hacer mucho progreso y al cabo de un tiempo se desintegran.
Los Hermanos Mayores se han hecho cargo del proceso evolutivo para occidente y se les considera Hermanos Mayores nuestros y amorosos guías, consejeros y amigos. Su intención es emancipar a los Egos para que puedan ser colaboradores suyos después de una perfecta preparación, es decir, una vez desarrollada la confianza propia y la capacidad de valernos por nosotros mismos. A la vez, están divulgando una enseñanza definida, lógica y consecuente respecto al origen, evolución y desarrollo futuro de la humanidad, mostrando así el aspecto espiritual y científico de la misma. Hoy la ciencia ha vencido a la religión y somos más intelectuales e incrédulos, por eso tratan de correlacionar los hechos científicos con las verdades espirituales.

LOS HERMANOS MAYORES
Todos los Hermanos Mayores poseen cuerpo físico y viven en un edificio (en Alemania), con todas las apariencias de personas de buena posición, pero carentes de toda ostentación. Desempeñan trabajos distinguidos en su comunidad, que no tienen otro propósito que el de justificar su presencia en ella. De ese modo evitan preguntas y suposiciones sobre lo que son y sobre lo que hacen. Fuera, y a través de su edificio se encuentra lo que podría denominarse el Templo, que es etérico y diferente de nuestros edificios ordinarios, pero puede compararse con la atmósfera vibratoria existente alrededor de la Pro Ecclesia o Templo en Mount Ecclesia, en Oceanside, California (2222 Mission Avenue), que es etérica y mucho mayor que las propias estructuras físicas. Tales auras envuelven las iglesias y otros edificios en los que los individuos son muy espirituales y, lógicamente, difieren en color y vibración. El Templo rosacruz (de Alemania) es extraordinario y no puede compararse con ningún otro. Impregna de tal grado de espiritualidad el edificio en el que viven los Hermanos Mayores, que mucha gente no se encontraría a gusto en él.
Al ser capaces de controlar sus actos y emociones, los Hermanos evitan a sus cuerpos cualquier esfuerzo innecesario, conocen exactamente las sustancias requeridas para mantenerlos, así como las proporciones en que son necesarias, de modo que se aseguran la mejor alimentación y el mínimo desgaste; por ello, pueden conservarlos con aspecto vigoroso y juvenil durante cientos de años. Los hermanos Legos que han estado contactando con el Templo entre veinte y cuarenta años en esta vida, aseguran que los Hermanos tienen el mismo aspecto ahora que hace esa cantidad de años; juzgando en base al hombre medio de hoy aparentan tener alrededor de los cuarenta. Algunos de los hermanos legos han dicho que Cristián Rosacruz emplea un cuerpo que se ha conservado durante varios siglos, esto puede o no ser cierto, porque a nuestro augusto líder nunca lo ven los hermanos Legos cuando se reúnen en el Templo etérico para el Servicio de Medianoche; su presencia sólo la sienten y ésa es la señal para comenzar la labor.
Exponer los inicios de los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz sería tan difícil como encontrar pruebas de los comienzos de la primera manifestación de Dios. Su trabajo tiende a favorecer la evolución de la Humanidad y han trabajado en el lejanísimo pasado, de un modo u otro, en tal sentido. Tenemos, sin embargo, pruebas históricas de la aparición en el siglo trece de avanzadas enseñanzas que iban a ser, para muchos, como una brillante estrella.
Durante los últimos cinco siglos, los Hermanos Mayores han trabajado para la Humanidad en secreto. Cada medianoche se celebra un Servicio en el Templo en el que los Ellos, asistidos por los hermanos legos que pueden abandonar su trabajo en el mundo ya que muchos residen en lugares en los que es de día cuando en el emplazamiento del Templo es medianoche atraen hacia sí, desde cualquier lugar de Occidente, todos los pensamientos de sensualidad, de avaricia, de egoísmo y de materialismo, para transmutarlos en puro amor, benevolencia, altruismo y aspiraciones espirituales, devolviéndolos luego al mundo para elevar y fortalecer todo lo Bueno. Si no fuera por ese caudaloso manantial de vibraciones elevadas el materialismo hubiese volatilizado, hace ya mucho tiempo, todo esfuerzo espiritual, pues nunca ha habido una época más negra desde el punto de vista espiritual, que la de los tres últimos siglos de materialismo.
Siete de los doce Hermanos Mayores encarnan en el mundo físico cuando la situación así lo requiere, apareciendo como hombres entre los hombres o trabajando en sus vehículos espirituales con o sobre otros, según haga falta. Sin embargo, hemos de tener completamente claro que jamás influencian a la gente contra su propia voluntad o contra sus deseos, sino que sólo fortalecen el bien dondequiera que lo encuentren. Los otros cinco Hermanos no dejan nunca el Templo etérico y, aunque todos ellos poseen cuerpo físico, todo su trabajo lo realizan desde los mundos internos. El decimotercer miembro de la Orden, Cristián Rosacruz, es su jefe y el eslabón que la une con un más elevado Consejo Central, compuesto por hierofantes de los Grandes Misterios, que no se relacionan nunca con la Humanidad ordinaria, sino sólo con graduados de los Misterios Menores.
Cristián Rosacruz está oculto a los ojos del mundo por los doce Hermanos, ni siquiera los alumnos de la Escuela lo ven pero, durante el Servicio de Medianoche en el Templo, todos sienten su presencia. Cada medianoche, durante su servicio, los Hermanos Mayores abren sus pechos para atraer todos los dardos de odio, envidia, malicia y cualquier otro mal, emitidos durante las últimas veinticuatro horas. En primer lugar, para privar de su alimento a las fuerzas del Grial Negro y, en segundo, para transmutar el mal en bien. Así que, del mismo modo que las plantas absorben el dióxido de carbono exhalado por la humanidad y construyen con él sus cuerpos, los Hermanos Mayores del Santo Grial transmutan el mal dentro del Templo. Y, al igual que las plantas emiten el oxígeno renovado tan necesario para la vida humana, los Hermanos Mayores devuelven a la Humanidad la esencia del mal, transmutada en remordimientos de conciencia, junto con el Bien, para que el mundo pueda crecer mejor cada día.
Durante el Servicio del Templo, los Hermanos Mayores, junto con los hermanos legos, funcionan en sus cuerpos-alma. Resulta, pues, evidente que la presencia del Cabeza de la Orden es eminentemente espiritual. Sin embargo, él está siempre activo en los asuntos del mundo, trabajando con los gobiernos de las naciones de Occidente para guiarlas a lo largo del sendero de su evolución. Con esa finalidad, aparece en cuerpo físico, por lo menos, parte del tiempo. Tras el primer año de la Primera Guerra Mundial (1.914 á 1918), los Hermanos Mayores, a fuerza de duro trabajo y organización consiguieron crear un ejército de Protectores (Auxiliares Invisibles) entre los que, habiendo traspasado el portal de la muerte y habiendo experimentado el dolor y el sufrimiento a ello inherentes, se sentían llenos de compasión por los que, constantemente llegaban, y estaban calificados para consolarlos y ayudarles hasta que alcanzasen el equilibro necesario en su nuevo estado. Todos los Hermanos Mayores poseen la conciencia pictórica externa, característica del Período de Júpiter, y que emplean para iniciar a sus discípulos en la Orden Rosacruz. El Iniciador o Hierofante fija su atención en ciertos hechos cósmicos y el candidato, que se ha hecho acreedor a determinados poderes, actúa como un diapasón de idéntica nota a la de las ideas emitidas por el Iniciador en forma de imágenes. Por tanto, no sólo ve éstas sino que puede responder a su vibración y, aquellos poderes, latentes en su interior, se convierten en energía y poderes dinámicos. Así, su conciencia se eleva hasta el siguiente peldaño en la escala de la iniciación.
El axioma hermético dice “Como es arriba es abajo” y los instructores menores de la humanidad están también agrupados según las mismas líneas cósmicas de 7, 5 y 1. Hay sobre la Tierra siete Escuelas de Misterios Menores y cinco de Misterios Mayores y el total está agrupado en torno de una cabeza central que se llama “El Liberador”. Cuando los Hermanos Mayores aparecen en el mundo con o sin cuerpo físico con una determinada misión, no influyen en nadie contra su voluntad o contra sus deseos, sino que únicamente fortalecen el bien allá donde se encuentren. Si bien los cinco Hermanos Mayores que suelen quedarse en el Templo Rosacruz, también pueden crearse un cuerpo físico, no lo suelen necesitar porque hacen su trabajo desde los mundos internos. Alrededor de los Hermanos Mayores hay, como discípulos, cierto número de hermanos Legos quienes viven en diversas partes del mundo occidental pero que pueden dejar sus cuerpos voluntariamente para participar en la obra espiritual del templo como iniciados por los Hermanos Mayores que son.
La labor de los Hermanos Mayores de la Orden Rosacruz consiste en emancipar a los Egos para que puedan valerse por sí mismos y sepan afrontar su destino sin depender de nadie (al contrario que otras escuelas) Ellos les educan y fortalecen para convertirlos en colaboradores suyos, no elogian ni censuran, no desean que les sirvan puesto que ellos son servidores, enseñan a juzgarse a sí mismo a los aspirantes y a desarrollar la confianza propia y la devoción. No visitan a nadie sino que el primer contacto suele ser como Auxiliar Invisible. Todos, en un determinado momento, necesitamos a un Maestro pero tampoco es necesario buscarlo, lo único que debe preocupar al aspirante es el desarrollo espiritual, eso hace que sus auras brillen y que el Maestro contacte con ellos.
Los Hermanos Mayores enseñan al discípulo a juzgarse a sí mismo, a valerse por sí mismo sin apoyarse en nadie y a tener equilibrio y confianza propia. En la Orden o Escuela de Misterios Rosacruz, el primer grado donde se tiene un contacto con los Hermanos Mayores es (por lo general inconscientemente) el de “probacionista.” En este grado y entre otras cosas, el Hermano Mayor enseña al probacionista a curar o tratar enfermedades, lo que le convierte en un auxiliar invisible. Cuando uno está en este grado humilde y casi insignificante, ya tiene que haber hecho méritos y estar dispuesto a ser servicial, a guardar secretos, a ser altruista y a pensar más en los demás que en uno mismo, etc.
La enseñanza interna que da un Hermano Mayor (nunca individual sino en grupo) para que el discípulo desarrolle la clarividencia y la capacidad de salir conscientemente del cuerpo, solo lo concede a través de la iniciación y a quien se ha esforzado lo suficiente como para merecerla. Si no fuera así se podría utilizar para fines propios egoístas y para hacer mucho mal a la humanidad. Los Hermanos Mayores cuidan de que nadie obtenga esos poderes sin merecerlos y sin hacer votos restrictivos.
Cuando los Hermanos Mayores preparan y conceden la iniciación a una persona y por tanto le despiertan ciertos poderes, es porque esa persona necesita aprender y experimentar en otros mundos porque en el físico ya no obtiene apenas el desarrollo que necesita. Tanto los probacionistas, como los discípulos e iniciados (vivos o muertos) colaboran de alguna manera ayudando a los demás a progresar de acuerdo a sus capacidades y Rayos. Los ejercicios que dan los Maestros demuestran que son iniciados, ya que deben ser clarividentes para poder hacer un seguimiento y control de los centros de fuerza etéricos que podrían poner en peligro la vida del aspirante.
Otro de los motivos por el que enseñan a desarrollar la clarividencia es para que aprenda a conocer y a diferenciar entre la verdad y la ilusión o la mentira; para ello y cuando llegue el momento oportuno le enseñarán a leer en la memoria de la naturaleza (4ª región del Mundo del Pensamiento) y en el éter reflector de la región etérica de la tierra. No confundir con el registro de la naturaleza (en el mundo del Espíritu de Vida) que guarda todos los acontecimientos desde el principio de nuestra manifestación pero que, aunque algunos digan que la pueden leer, lo cierto es que para nosotros es indescriptible y solo lo pueden hacer los Hermanos Mayores, Adeptos e Iniciados.
Los Hermanos Mayores en general (de las escuelas de misterios) promueven y estimulan la evolución de la humanidad, han pasado todas las iniciaciones y su compasión y trabajo amoroso les ha liberado de las ataduras de la tierra. Los decimotercer miembros de cada Escuela de Misterios no tratan con la humanidad en absoluto y solo lo hacen con iniciados pero todos, incluyendo a los Adeptos y hermanos legos, se reúnen por las noches para atraer los pensamientos de sensualidad, codicia, egoísmo y materialismo para transmutarlos en amor, bondad, altruismo y aspiraciones espirituales.
Los Hermanos Mayores enseñan la Verdad a partir del grado de probacionismo y en los mundos internos, pero esa Verdad no se encuentra en los libros, como dijo Cristo: “Si vivimos la vida (espiritual) conoceremos la Verdad.” Yendo detrás de Maestros externos tampoco se conoce la Verdad porque la Verdad está dentro. Hasta que los preceptos no se hagan parte del ser interno no se descubre la Verdad. Pero para atraer la atención de un Hermano Mayor hay que llevar muchos años de servicio amoroso y desinteresado, entonces se construye el cuerpo-alma y se desarrolla un poder interno que atraerá la atención de un Hermano Mayor. No hay otro medio, lo mismo que el Maestro es un sirviente nadie que no esté sirviendo con toda su alma a los demás encontrará al Maestro; cuando se presente no habrá duda de que es él porque dará pruebas para ello.
Los Hermanos Mayores tratan de fortalecer el bien donde quiera que éste se encuentre, todo su trabajo está hecho en los mundos internos. Ocupan el puesto de las Jerarquías Creadoras y son los mediadores entre el hombre y las mismas. Siempre están trabajando por el bien de la humanidad y sus enseñanzas ocultas están dirigidas a quienes están preparados para recibirlas con la intención de contrarrestar la ola de materialismo que puede traer muy malas consecuencias. Si no fuera por este potente manantial de vibraciones espirituales el materialismo reinaría en el mundo causando verdaderas catástrofes. La enseñanza rosacruz es definida, lógica y consecuente respecto al origen, evolución y desarrollo futuro de la tierra y del hombre; a la vez que muestra un carácter espiritual y científico que concilia la razón y la lógica y que satisface al corazón y a la mente.
Los Hermanos Mayores han pasado las nueve iniciaciones menores y las cuatro mayores llegando entonces al “liberador” donde reciben conocimientos relacionados con otras evoluciones y se les da la posibilidad de elegir entre quedarse como guías invisibles de la humanidad y para asistir a sus hermanos menores (nosotros) o bien entrar en otras evoluciones como auxiliares. Cualquiera que diga ser Maestro debe probarlo y lo debe hacer con la conciencia pictórica del Período de Júpiter como los Hermanos Mayores lo hacen. Solo los Hermanos Mayores pueden guiar a los demás con seguridad pero no actúan como Maestros individuales porque su tiempo y energía es muy necesaria para otras cosas relacionadas con la humanidad en común. No tienen contacto con los miembros de la Fraternidad ni dentro ni fuera y casi tampoco con los hermanos legos. Al Maestro se le atrae por el servicio amoroso y desinteresado que hacemos a los demás porque es lo que hace que el aura brille. A partir de ahí el Maestro someterá a pruebas al aspirante hasta que supere la definitiva, entonces se podrá hacer discípulo.
Los Hermanos de la Rosa Cruz son Adeptos y se encuentran entre los llamados “compasivos” que, a través de muchas vidas, han desarrollado sus facultades internas hasta un grado muy elevado como consecuencia de su amor inegoísta y su servicio a la raza humana. Han pasado por todas las Escuelas de Misterios, Menores y Mayores y han llegado a tal estado de evolución que se han liberado de los lazos de la Tierra. No obstante, han elegido libremente permanecer en ella como colaboradores de la evolución, realizando el trabajo más acorde con su interés e inclinación particulares. Estos hierofantes de las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental han desarrollado una segunda médula espinal elevando el rayo del amor inferior de Venus, transmutándolo en altruismo, y consiguiendo con ello el dominio de la porción simpática de la primera médula espinal y del hemisferio cerebral izquierdo, ahora regido por la pasional Jerarquía de Marte, los Espíritus Luciferes. Así que, cada Hermano es una unidad creadora completa, tanto en el plano físico como en el espiritual, capaz de emplear la fuerza bipolar masculina y femenina por medio de la doble médula espinal, iluminada y llena de energía potencial por los fuegos espirituales de Neptuno (voluntad) y Urano (amor e imaginación). Esa energía creadora concibe en ambos hemisferios cerebrales, regidos por Marte y Mercurio, un vehículo apto para la expresión del Espíritu, arquetipo que es luego enviado y materializado en el mundo mediante la palabra creadora. Con ese poder pueden, pues, perpetuar su existencia física y crearse, a voluntad, un nuevo cuerpo antes de abandonar el anterior.

jueves, 25 de marzo de 2010

LA FRATERNIDAD ROSACRUZ, UNA ESCUELA INICIÁTICA (I)



LA HUMANIDAD Y SU DESARROLLO
Como hijos de un Dios creador, separados de Él temporalmente, y con todas sus posibilidades y poderes latentes en nosotros, sentimos la necesidad de ser creadores y de evolucionar en busca de algo que nos satisfaga plenamente por encima de lo material. Para ello, Dios nos diferenció y nos puso en el camino del peregrinaje a través de siete Mundos, descendiendo hasta el mundo físico por medio de un Rayo Padre y otros seis Subrayos complementarios (aspectos de Dios) para que convirtamos esas posibilidades latentes en poderes dinámicos. Hasta ahora hemos adquirido los 4 cuerpos necesarios para nuestra evolución en la Tierra y la individualización y libre albedrío de actuar por propia voluntad. Perdimos el contacto con los mundos espirituales para centrarnos en las experiencias físicas y desarrollar la voluntad, la mente y un carácter o personalidad, ahora debemos espiritualizar ese carácter para volver a comunicarnos con los mundos superiores.
Lo mismo que un estudiante que aprueba sus estudios básicos se especializa en determinada carrera o profesión según sus inclinaciones, así cada individuo evoluciona, de modo general, hasta que llega el momento en que las experiencias normales de la vida no le sirven. Entonces es cuando busca algo nuevo y más elevado hasta que encuentra una nueva enseñanza que le llevará a la Escuela Iniciática o Rayo de donde procede. Todos estamos evolucionando a través de siete Aspectos Divinos de Dios, pero en realidad, tenemos una conexión particular con uno de ellos que normalmente llamamos Rayo Padre. Por lo tanto, debemos contactar aquí con nuestro propio Rayo que está representado por una asociación o Fraternidad que, a su vez, depende de una Escuela de Misterios u Orden Oculta que existe en los mundos invisibles. La humanidad evoluciona a través de las razas y religiones y cuando algunos destacan se les enseña privadamente, pero cuando son muchos es cuando se forman las Escuelas representativas de las Órdenes como en el caso de la Fraternidad Rosacruz y de la enseñanza dada por Max Heindel. Su propósito es poner a las Almas aspirantes en contacto con el Maestro cuando éste comprende que el aspirante está preparado para utilizar sus poderes a favor de la humanidad.

ESCUELAS DE MISTERIOS
Existen siete Escuelas de Misterios Menores en la Tierra que están dirigidas por doce Hermanos Mayores más un decimotercero que es el eslabón entre las diferentes Órdenes; entre todos los decimoterceros forman un cónclave de Hermanos Mayores llamado Logia o Fraternidad Blanca. Este cónclave es quien actualmente tiene a su cargo la evolución humana y son los que marcan los pasos a seguir para poder progresar según el Plan de Dios llevado a cabo por las Jerarquías creadoras. Los Hermanos Mayores de occidente, además, siguen el mandamiento de Cristo.
En una Escuela de Misterios se enseñan los ideales que debe desarrollar una raza y se hace de tal forma que estos ideales sean parte de la vida del discípulo para que, después, puedan ser guías de otras razas. El discípulo de una escuela de Misterios aprende a dirigir su energía creadora (la energía divina que utilizamos para hablar, procrear y pensar) hacia el cerebro para transmutarla en fuerza del Alma por medio de una vida de sacrificio, abnegación y castidad. Esta fuerza es la que utilizará luego para salir de su cuerpo y dirigirse a los mundos superiores.
Se llama iniciado de una Escuela de Misterios al que, después de ser probado y aceptado como discípulo, ha sido preparado por algún Maestro o Hermano Mayor para obtener la iniciación, la cual se concede en los planos superiores ya que es allí donde están los capacitados para ello. Un hermano lego como Max Heindel tiene cuatro iniciaciones y, entre otras cosas, ha aprendido a funcionar consciente y voluntariamente en los mundos invisibles; éstos pueden asistir al servicio del templo de los Hermanos Mayores de la Orden pero no los inferiores a ellos porque no aguantarían las elevadas vibraciones. El Adepto es el que ha obtenido las nueve iniciaciones en alguna de las siete Escuelas de Misterios Menores; éstos pueden construirse un nuevo cuerpo físico cuando lo necesiten para cumplir determinada misión relacionada con la evolución y con el desarrollo espiritual de la humanidad. Los Hermanos Mayores han obtenido las nueve iniciaciones de la Escuelas de Misterios Menores y las cuatro iniciaciones de alguna de las cinco Escuelas de Misterios Mayores. Estos Hermanos han alcanzado la evolución del Período de Júpiter (próxima gran etapa de la humanidad) por tanto, tienen una conciencia y lenguaje pictórico que hace que no necesiten hablar si no lo desean. El templo rosacruz es más grande que el físico, como ocurre con la capilla de la Fraternidad Rosacruz y con las iglesias donde hay mucha devoción, servicios y oraciones, la única diferencia es que es de materia etérica y es impresionante por su vibración, luz y color.

CRISTIAN ROSENKREUTZ O CRISTIANO ROSACRUZ
Todo el mundo está sujeto a la ley, y toda nuestra evolución progresó espiritual y físicamente a la par. El Sol es el dador de la luz física, tal como lo conocemos, y aparentemente marcha del Este al Oeste llevando luz y vida a todas las partes de la Tierra unas después de otras. Pero el Sol visible, es únicamente una parte del Sol, así como el cuerpo visible es solo una pequeña parte del hombre. Hay un Sol invisible y espiritual cuyos rayos estimulan el crecimiento del alma en unas partes de la Tierra tras otras, así como el Sol visible promueve el crecimiento de la forma, y este impulso espiritual también viaja en la misma dirección: del Este al Oeste.
Seiscientos o setecientos años A.C. , una nueva oleada de espiritualidad brotó en las costas occidentales del Océano Pacífico para iluminar a la nación china, y la religión de Confucio la profesan hoy en día muchos millones de habitantes del Celeste Imperio. Más tarde vemos el efecto de esta oleada en la religión de Buda, enseñanza que tuvo por objeto iluminar las aspiraciones de millones de hindúes y de chinos occidentales. En su curso hacia el Oeste, aparece después entre los griegos intelectuales en las filosofías de Pitágoras y Platón, y por último, pasa al mundo occidental, entre los precursores de la raza humana, donde tomó la excelsa forma de la Religión Cristiana.
La Religión Cristiana se ha ido abriendo camino hacia el Oeste, hasta las costas del Océano Pacífico, y allí se han ido amasando y concentrando las aspiraciones espirituales. Allí alcanzarán su punto culminante, antes de seguir de nuevo su camino del Océano e inaugurar un despertar más elevado y más sublime en el Oriente, mucho más de lo que existe actualmente en esa parte de la Tierra.
Así como el día y la noche, el verano y el invierno, el reflujo y el flujo, se siguen los unos a los otros en ininterrumpida sucesión, de acuerdo con la ley de ciclos alternativos, así también la aparición de una oleada de espiritualidad en cualquier parte del mundo va seguida de un período de reacción material, para que nuestro desarrollo no se centralice.
La Religión, el Arte y la Ciencia son los tres medios más importantes de educación humana y son una trinidad en una unidad que no puede separarse sin torcer el punto de vista de cualquier cosa que investiguemos. La verdadera Religión comprende a la vez la ciencia y el arte, porque enseña una vida hermosa en armonía con las leyes de la Naturaleza.
La verdadera Ciencia es artística y religiosa en el más elevado sentido, porque nos enseña a reverenciar y conformarnos con las leyes que gobiernan nuestro bienestar y explica porqué la vida religiosa conduce a la salud y a la belleza.
El verdadero Arte es tan educacional como la ciencia y tan perfeccionante, en su influencia, como la religión. En la Arquitectura encontramos la más sublime presentación de las líneas cósmicas de fuerza en el Universo. Llena al contemplador espiritual de una poderosa devoción y adoración, nacida de la concepción de la grandeza y majestad de la Divinidad. La escultura y la pintura, la música y la literatura, nos llenan de un trascendental amor de Dios, la fuente inmutable y la meta de todo este hermoso mundo.
Nada, excepto esta enseñanza integral, podrá responder permanentemente a las necesidades humanas. Hubo un tiempo ya entre los griegos en el que Religión, Arte y Ciencia se enseñaban juntas en los Templos de Misterios. Pero se hizo necesario, para el mejor desenvolvimiento de cada una de ellas, el que se separaran durante algún tiempo.
La Religión reinó suprema en las llamadas "edades negras", la Edad Media. Durante ese tiempo esclavizó a la Ciencia y al Arte, atándoles de pies y manos. Luego vino el período del Renacimiento y el Arte floreció en todos sus dominios. La Religión era muy fuerte todavía, y el Arte se prostituyó bien pronto, poniéndose al servicio de la Religión. Por último le llegó el tiempo a la Ciencia moderna, la que con mano de hierro ha subyugado a la Religión.
Fue en detrimento del mundo que la Religión oprimió a la Ciencia. La Ignorancia y la Superstición produjeron males sin cuento; pero, no obstante, el hombre abrigaba elevados ideales espirituales y esperaba una vida mejor. Es muchísimo más desastroso el que la Ciencia esté matando a la Religión, porque ahora, hasta la Esperanza, el único don que los dioses han dejado en la caja de Pandora, puede desvanecerse ante el Materialismo y el Agnosticismo.
Tal estado de cosas no puede continuar. Tiene que producirse la reacción. Si así no fuera, la Anarquía rendiría al Cosmos. Para prevenir tal calamidad, la Religión, la Ciencia y el Arte deben reunirse en una expresión más elevada de lo Bueno, lo Verdadero y lo Bello, que lo que había sido antes de su separación.
Los sucesos futuros proyectan sus sombras anticipadamente, y cuando los Grandes Guías de la humanidad ven cierta tendencia hacia el ultramaterialismo, que repunta ahora en el mundo occidental, tomaron ciertas medidas para contrarrestarla y transmutarla a su debido tiempo. No deseaban, en manera laguna, matar a la Ciencia floreciente como ésta ha tratado de hacerlo con la Religión, porque ellos ven que el bien, en definitiva, resultará cuando una Ciencia avanzada se haya convertido nuevamente en colaboradora de la Religión.
Una Religión espiritual no puede, sin embargo, unirse a una Ciencia materialista, así como el aceite no puede mezclarse con el agua. Por lo tanto, oportunamente se tomaron medidas para espiritualizar la Ciencia y hacer científica a la Religión.
En el siglo XIII, un gran instructor espiritual, que tenía por nombre el simbólico de Cristian Rosenkreuz - Cristiano, Rosa Cruz - apareció en Europa para comenzar ese trabajo. Fundó la misteriosa Orden de los Rosacruces con el objeto de arrojar luz oculta sobre la mal entendida Religión Cristiana, y para explicar el misterio de la Vida y del Ser, desde un punto de vista científico, en armonía con la Religión.
Muchas centurias han transcurrido desde la encarnación, como Cristian Rosenkreuz, del fundador de la Escuela de Misterios Rosacruz, y muchos han considerado su existencia como un mito. Pero su nacimiento como Cristian Rosenkreuz ha marcado el principio de una nueva época de vida espiritual en el mundo occidental. Ese Ego particular ha estado en continuas existencias físicas desde entonces, en uno u otro de los países europeos. Tomaba un cuerpo nuevo cada vez que sus sucesivos vehículos habían perdido su utilidad, o si las circunstancias hacían necesario que cambiara el campo de sus actividades. Más aún: hoy está encarnado, siendo un Iniciado de grado superior, potente y activo factor en los asuntos del Occidente, si bien desconocido para el mundo.
Trabajó con los Alquimistas durante varios siglos antes del advenimiento de la ciencia moderna. Él fue quien valiéndose de un intermediario inspiró las ahora mutiladas obras de Bacon. También Jacobo Boheme y otros recibieron de él la inspiración que iluminaron sus obras tan espiritualmente. En los escritos del inmortal Goethe y en las obras maestras de Wagner, encontramos la misma influencia. Todos los espíritus inquietos que rehúsan alimentarse de la ciencia o la religión ortodoxa, que huyen de las esclavitudes, tratan de penetrar los dominios espirituales, sin miras de gloria o vanidad, sacan sus inspiraciones de la misma fuente, como lo hizo y lo hace el gran espíritu que animó a Cristian Rosencreuz.
Su mismo nombre es la encarnación de la manera como el hombre actual se transformará en Divino Superhombre. Ese símbolo, "Cristián Rosen Kreuz". Cristian (o) Rosa Cruz muestra el fin y objeto de la evolución humana, el sendero que debe recorrer y los medios por los cuales se alcanzará. La Cruz blanca, los tallitos gemelos, verdes, de la planta, que enroscan la cruz, las espinas y las rosas rojo- sangre, ocultan la solución del Misterio del Mundo: la evolución pasada, la constitución presente y especialmente el secreto del futuro desarrollo del Hombre.
La oculta del profano, pero la revela al Iniciado, tanto más claramente, cuanto más trabaja un día tras otro labrando para sí la más preciosa de todas las gemas, la Piedra Filosofal, mucho más preciosa que el Vellocino; más preciosa aún que todas las riquezas terrestres. Recuerda como la humanidad está malgastando ahora, en su ignorancia, el material concreto que podría emplear en la formación de ese tesoro inestimable.
Para mantenerlo firme y seguro en todas las adversidades, la Rosa-Cruz se mantiene ante él como una inspiración, como la gloriosa consumación que le espera en el porvenir, e indica al Cristo, la Estrella de la Esperanza, el "primer fruto", que trajo esa maravillosa piedra cuando se encarnó en el cuerpo de Jesús.
Por medio de investigaciones, se ha encontrado que en todos los sistemas religiosos había una enseñanza reservada para los elegidos, que no se daba a la multitud, en parábolas, pero explicó su oculto significado a sus discípulos, dándoles así una comprensión más profunda y más apropiada a sus mentes desarrolladas.
San Pablo daba "leche" a los niños o hermanos más jóvenes de la comunidad, reservando la "carne" para los fuertes que habían ya estudiado profundamente. Así que siempre ha habido una enseñanza oculta o interna y otra externa, y esas enseñanzas ocultas se daban en las Escuelas de Misterios que cambian de vez en cuando para adaptarse a las necesidades de los pueblos en los que están trabajando; esta es la obra de Cristian Rosenkreutz.

lunes, 15 de marzo de 2010

Introducción del libro de Francisco Nieto ¿LA MUERTE? ¡NO EXISTE!


INTRODUCCIÓN

No es mi intención al exponer estas enseñanzas basadas en la filosofía esotérica oculta, intentar convencer a los incrédulos de que la muerte no existe y que, por tanto, no hay que tener miedo a lo que pueda ocurrir en el más allá. Si un ciego o un sordo no quieren admitir que hay luz y sonido, por mucho que intentemos convencerles no lo conseguiremos, como tampoco se convencerán los escépticos y preferirán continuar con sus conceptos o ideas absurdas que, por mucho que se intenten explicar, no tienen ningún sentido. ¿Cómo podríamos explicar la belleza de los colores en la naturaleza a un ciego? No es nada fácil, como tampoco lo es demostrar que el hombre tiene varios cuerpos y que con algunos de ellos va cada noche a otro mundo. Sin embargo, cuando alguien desea analizar estas enseñanzas con una mente abierta y de forma razonada y lógica, comprenderá que es más fácil que todo esto sea mucho más cierto que lo que nos han contado hasta ahora las iglesias y la ciencia.
Nadie puede explicar cómo es un país lejano casi inexplorado más que el explorador que ha estado allí y ha estudiado a sus gentes, sus costumbres y su naturaleza en general; quien escuche lo que el explorador cuenta sólo podrá hacerse un pequeño bosquejo de la realidad. De la misma forma, solo unos pocos han tenido o tienen la posibilidad de ser conscientes en el más allá y otros de ser clarividentes hasta el punto de estudiar y comprender lo que ven. No todo el que escribe o habla de estos temas ha tenido la experiencia directamente, más bien diría que casi ninguno, por tanto, veamos quiénes son más dignos de crédito:

1º.- Hay muy pocos libros escritos por personas que tuvieron ese poder, pero esas personas existieron y dejaron una gran enseñanza y escuela; éstos son los más dignos de crédito.

2º.- Otros, en mayor número, que son o fueron sus discípulos y estudiantes sinceros que han recopilado y escrito con la intención de diseminar estas enseñanzas; algunos de ellos muy adelantados.

3º.- Otros tantos que han hecho lo mismo después de llevar a cabo toda una serie de ejercicios espirituales, meditaciones, etc. y que están en el Sendero de Probación ante un Maestro.

4º.- La gran mayoría, sin tener apenas idea de lo que dicen porque lo han copiado de cuatro libros que han caído en sus manos, se dedican a dar gran importancia a lo fenoménico y casi nada a lo espiritual; estos son los que menos credibilidad tienen.

Los conocimientos expuestos en esta obra están basados en lo que he aprendido de los más importantes ocultistas y en mis propios razonamientos, estudios, meditaciones y, en definitiva, experiencias en el mundo del ocultismo. Yo no puedo demostrar nada a nadie ni lo deseo, cada uno es libre de pensar lo que quiera, pero el lector debe tener claro que lo mismo que un niño de tres años no está preparado para aprender algebra, sí lo estará en un futuro y entonces lo comprenderá y se dará cuenta de lo útiles que son las matemáticas por muy abstractas e incomprensibles que sean. Estas enseñanzas las comprenderá quienes están preparados para ello y los que, buscando la Verdad con una mente libre de conceptos, creencias y dogmas, quieran razonar y comenzar a creer que hay algo más elevado que es mucho más importante que todo lo existente en la Tierra. Quienes crean en lo que aquí se expone y quieran ver su aspecto divino y espiritual, alcanzarán un grado en el que no necesiten que les demuestren nada porque ellos encontrarán las pruebas en su interior; entonces afirmarán lo que aquí se dice, pero tampoco podrán demostrar nada.
Cuando alguien escucha, busca o investiga alguna nueva enseñanza y lo hace pensando que, al ser diferente a lo ya conocido alguna nueva verdad descubrirá, está superando lo tradicional y habitual para enfocar su mente y su conciencia en un nivel más elevado. Cada uno de nosotros somos un mundo, algo así como un cristal de un determinado color según sea nuestro propio desarrollo, por tanto, el más desarrollado estará más cerca de la luz blanca mientras que los menos serán una mezcla de muchos colores que no podrán reflejar la Luz. Según vamos evolucionando nos hacemos más humanos, fraternales y serviciales, es decir, nos vamos centrando en un solo color primario, lo que facilita la compenetración y combinación con la “Luz de la Verdad”. El renacimiento ha sido un dogma fundamental en oriente desde hace muchos siglos, en la India, en Egipto, entre los Fariseos y Judíos y en escritos como la Biblia o el Zohar. Pero también en occidente desde hace cierto tiempo ha habido grandes investigadores o filósofos que han creído en esta enseñanza, podríamos hablar de Giordano Bruno, Paracelso, Jacobo Boheme, los alemanes Schopenhauer, Leibnitz, Hegel, Kant por la antropología; pensadores ingleses como Henry More y otros; todos ven en el renacimiento una solución para muchos problemas y una “hipótesis” cada vez más creíble. De aquí que, todos, en un futuro cercano o lejano, debamos admitir que la Luz de la Verdad con sus Leyes de Renacimiento y Consecuencia (entre otras) son la base de nuestra evolución; una evolución que hará que algún día reconozcamos en nuestro ser interno que nuestra procedencia es divina.
Como mi intención es dar una idea clara, concisa y razonada del proceso de la muerte y de lo que ocurre después de la misma, espero que cada cual saque la conclusión lógica y adecuada para poder pensar que no hay porqué tener miedo a la muerte puesto que hemos muerto muchas más veces y moriremos otras tantas más. Cuando seamos conscientes de que la muerte es el medio por el cual nos deshacemos del cuerpo porque ya no nos sirve para continuar con el desarrollo previsto, y que gracias a ella obtendremos un descanso en nuestro verdadero mundo, entonces enfocaremos la vida desde otro punto de vista. El hecho de ser ignorantes de esta transformación o cambio de estado de conciencia es la causa de nuestros sufrimientos por el hecho de “cortar” las relaciones con nuestros seres queridos. La muerte no cambia a las personas, en el otro mundo seguimos siendo iguales y seguimos haciendo las mismas cosas durante un tiempo, solo cambia el estado de conciencia y el hecho de que no tenemos cuerpo físico. Cada noche estamos aprendiendo a vivir y a conocer las leyes que rigen en el mundo donde vamos después de abandonar el cuerpo físico, allí tenemos los mismos deseos y sentimientos que aquí, por tanto es una continuación, un “pasar a otra clase” donde también tenemos experiencias de otra índole.
Espero y es mi deseo, que al final de esta obra el lector sea capaz de dar de lado todas esas costumbres que la sociedad aún sigue practicando respecto a los recién fallecidos, la muerte libera de la prisión del cuerpo y permite ir a un mundo donde se siente la felicidad y el gozo de vivir mucho más intensamente que aquí, por consiguiente, ¿Para qué sirve el luto y los dramas? La muerte es un originador de cambios de conciencia y de mundos y, si vivimos con la idea de que nuestro verdadero ser es inmortal, entonces nuestra vida será más placentera y nos olvidaremos de los miedos, los lutos, las caras largas y los recuerdos que solo traen tristezas. El problema de la muerte está fundado en el amor a la vida, a los seres y al aspecto material que nos rodea, sin embargo, cada vez hay más voces que predican y más oídos que escuchan que el origen del hombre es espiritual y que éste desciende a la materia para renacer intermitentemente hasta que esos cuerpos sean la expresión perfecta de la conciencia espiritual que los anima.
Cuando, no tardando mucho, se desarrolle la clarividencia en algunos individuos y éstos puedan describir que hay un cuerpo etérico que sale cada noche y en el momento de la muerte, o cuando las personas sean capaces de ver la cuarta dimensión con sus habitantes, la muerte no causará miedo porque sabremos que en esos momentos se está más vivo que antes. Ya va siendo hora de terminar con esas teorías y enseñanzas que hablan del infierno, de la aniquilación del Alma y de otras muchas cosas absurdas que lo único que hacen es que tengamos pánico a lo desconocido. La muerte no existe como no existiría el estado de conciencia que llamamos sueño si no necesitáramos descansar y regenerar el cuerpo. La muerte es un sueño y un olvido pero también una manera de evolucionar más rápidamente. De hecho, si no tuviéramos el estado de conciencia del sueño profundo (que es el mismo que la muerte) tendríamos una continuidad de conciencia desde el mundo físico hasta el más allá demostrando así que la muerte no existe. Después de la muerte se descubre que el mundo donde nos encontramos nos resulta familiar, y es que, la realidad es que morimos cada noche con la diferencia de que por las mañanas volvemos a nuestro cuerpo y a este mundo. Cuando la sociedad aprenda a vivir teniendo presente que es un Alma, cuando intente vivir como esa Alma desea, y cuando veamos el cuerpo como una forma que utilizamos para poder experimentar en el mundo físico, entonces desaparecerán los miedos y todas las antiguas creencias.
Toda la humanidad tendrá que conocer la Verdad algún día como todo niño debe pasar por la pubertad para llegar a ser adulto. La meta es la perfección espiritual y para ello necesitamos evolucionar a través del renacimiento, el cual, como cada día de clase de un niño en el colegio, nos llevará a la primera meta o fin de curso. Cuando alcancemos esa primera meta seremos conscientes del otro mundo (como muchos ya lo han sido) y entonces ya no necesitaremos pasar por el portal de la muerte porque seremos conscientes en él como lo somos aquí en el físico. Pero también en este camino de búsqueda de la Verdad hay Maestros como en el colegio, la mayoría de la humanidad ahora está como un niño en la guardería, pero tarde o temprano tendrá que ir a las clases serías donde un profesor le enseñará y le pondrá deberes. Así es que, todos, encontraremos a un Maestro el cual nos enseñará a funcionar en los mundos invisibles y a experimentar como lo hacemos aquí.
No pretendo exponer toda una serie de afirmaciones absurdas y mucho menos incitar a los lectores a que busquen el desarrollo de los poderes ni nada parecido, eso son los títulos que a cada estudiante le llegan a su tiempo por mérito propio, pues quien crea que obtener poderes es fácil está equivocado. Pero también he de advertir del peligro de buscarlos a través de la magia negra, del espiritismo o de cosas negativas similares, muchos que se han creído muy listos han terminado en hospitales. La verdad se abre paso por sí misma en cada persona cuando esa persona ha desarrollado su Espíritu y su intelecto en el grado adecuado, yo solo pretendo hacer “razonable” una pequeñísima parte de la Verdad para que el lector lo vea todo más lógico y probable. Me daría por satisfecho con saber que mis lectores lo enfocan y lo entienden así, ya que, a partir de ahí, todo les será más fácil y familiar si buscan sinceramente la Verdad. Por mucho que se nieguen estos conocimientos no conseguirán aislarlos ni destruirlos, es más, a partir de estos tiempos, occidente se tiene que familiarizar con ellos porque el desarrollo de muchas personas así lo requiere. Por tanto, como en la parábola del sembrador y como estudiante de ocultismo, aquí dejo mis semillas y, aunque algunas caigan en suelo estéril, estoy seguro de que otras muchas fructificarán.

Francisco Nieto

jueves, 4 de marzo de 2010

EL ASPIRANTE ESPIRITUAL Y EL PROBLEMA DEL SEXO (yV)


Desde hace unos 20 años, aproximadamente, se vienen creando centros y escuelas (al menos en Madrid) donde se dan cursos que, supuestamente, conceden diversos poderes gracias al “despertar” y “elevación” de la energía creadora a los chacras superiores del cuerpo etérico. En la mayoría de los casos no son nada más que formas de ganar dinero por medio del engaño y de hacerse pasar por maestros o iniciados, sin embargo, hay casos en que los estudiantes corren un grave peligro. Los que llevamos muchos años en el mundo del ocultismo y hemos profundizado en estos conocimientos sabemos que la única manera de elevar esa energía sin peligro es por medio del desarrollo espiritual, es decir, del amor al prójimo, del altruismo, de la compasión, de la oración, de los ejercicios mentales, de una alimentación y vida sana, de la superación de la negatividad (crítica, envidia, odio, rencor, etc.) y algunas cosas más que posiblemente se me pasen en estos momentos. Pero hay un hecho claro a tener en cuenta, y es que nuestra conciencia y voluntad debe estar centrada en la mente muchos más que en el cuerpo de deseos (sentimientos, deseos, emociones, pasiones, etc.)
Algunas de estas escuelas practican ejercicios que hacen que el estudiante pase de estar centrado (como la mayoría) en el cuerpo de deseos al mundo de la intuición pero sin tener en cuenta el mecanismo de la mente, o sea, la razón. Al faltar la parte organizadora, razonadora y comprensiva es como si faltara algo, y esa falta hace que haya confusión, interpretaciones erróneas, incredulidad ante la verdad, incomprensión, que no se valoren las cosas importantes o superiores y se dé más valor a las cosas o hechos que no la tienen. En el caso de que estos individuos consigan mover la energía hacia algunos centros, siempre faltará el aspecto razonador y por eso se pueden hacer unos crédulos y seguidores de cualquier “iluminado”, fanáticos, falsos iniciados, elegidos que se creen superiores a los demás, etc.; por no decir que también se pueden hacer unos viciosos o pervertidos sexuales, neuróticos, emocionales, supersensibles y otros casos de insania.
Las personas que comienzan a interesarse por las ciencias ocultas y escuchan algo sobre el desarrollo de los poderes a través de la elevación de la energía creadora (también conocida como energía kundalini), suelen cometer errores a menudo, bien por medio de actitudes y ejercicios mentales que pueden atrofiar el aspecto o naturaleza física o bien porque se dedican a estimular los centros inferiores a través del libertinaje. La ignorancia de estas personas les lleva a actuar, a veces, de manera que pueden terminar con enfermedades graves físicas o psíquicas, obsesionados por bajos espíritus, con un descontrol total del deseo sexual e incluso con la propia muerte. Cuando la personalidad y, por tanto, el cuerpo físico, no ha alcanzado cierto grado de espiritualidad, el canal ascendente de la columna vertebral está cerrado para que ese Fuego Creador no pueda ascender, ya que esa persona no está preparada para hacer un uso responsable ni un trabajo espiritual perfecto con esa energía creadora. Así es que, si el estudiante o sujeto interesado centra su atención, como hemos dicho, en los chacras inferiores y estimula y comienza a elevar la energía, se encontrará con la puerta cerrada y tendrá que retroceder ésta afectando así el Fuego al cuerpo etérico. Como no se puede producir el descenso del Poder Espiritual (que hay que haber desarrollado de antemano) porque no existe, el cuerpo etérico se encuentra desprotegido ante la entrada de fuerzas y entidades negativas e indeseables, las que afectan también al cuerpo físico.
Hay un ejercicio en el cual quiero hacer hincapié porque, aunque para los orientales parece ser que les ayuda en su desarrollo, a los occidentales nos puede causar los mismos problemas mencionados. Este ejercicio es la respiración rítmica, y cuando se practica acelera el proceso mencionado en estas líneas, por tanto, ningún aspirante (y muchos menos los principiantes) debería practicar dicha respiración. Los estudiantes e interesados deben saber que el verdadero aspirante espiritual con conocimientos ocultos es muy prudente, lleva una vida más bien dedicada internamente al desarrollo espiritual, respeta y colabora con las leyes morales y éticas de la sociedad, lleva una vida disciplinada para alcanzar sus anhelos superiores pero es aparentemente normal y se abstiene de todo exceso. Está claro que una persona muy adelantada no se deja llevar por el deseo ni la pasión pero la meta de todos es el perfecto control de los chacras para utilizar la energía según el Plan de Dios. Por consiguiente y una vez comprendido lo anterior es necesario tener claro que la concentración mental sobre los centros, el abuso de la relación sexual y la sobreexcitación en general, son verdaderamente un peligro para la persona. Es imprescindible y necesario que el aspirante APARTE SU CONCIENCIA DE LOS CHACRAS y que haga sus actividades creadoras con su mente, con su aspecto devocional, con la palabra y físicamente. Pero como, en realidad, todo parte de la mente, después de los primeros pasos el aspirante deberá practicar los ejercicios mentales ya mencionados en otro párrafo y, por supuesto, los de la escuela iniciática a la que pertenezca o los que le haya dado su Maestro.
En realidad, la energía creadora que debe ascender desde el centro sacro hacia la laringe, no debe ser simplemente estimulada o, por otra parte, atrofiada, sino que debe ser atraída en sentido ascendente hacia la laringe para que, a su vez, sea transmutada y esté lista para ser creadora a través de la palabra y la mente. El hecho de que esta energía ascienda por la columna vertebral no significa que los órganos o la función sexual creadora se atrofie, sino que simplemente estará regulada. Cuando ocurre esto, dando por hecho que el aspirante espiritual se esfuerza por cumplir sus deberes y ejercicios mentales y espirituales, se activan o aceleran los centros relacionados con el cuerpo pituitario y con la glándula pineal. Esto, a su vez, crea el puente entre dichos centros, es decir, una línea de luz que hace brillar la cabeza, lo que indica que el sujeto está listo para que el maestro le inicie por primera vez. Cuando el aspirante sigue esforzándose en su camino de santidad, ese puente que une las glándulas se hace aun más brillante, comenzando así la distribución de las energías despertadas con la primera iniciación desde el centro coronario hacia el de la laringe y después al sacro. Sine embargo, esto suele o puede llevar varias vidas de esfuerzo.
La energía suele circular entonces en sentido ascendente y descendente por los centros, por otro lado y como es lógico, no todos los chacras se activan a la vez, así es que, dependiendo de cuáles están activos y la relación que tengan entre ellos así puede manifestarse cierto tipo de personalidad. Por ejemplo: Una vez activo el chacra relacionado con el cuerpo pituitario, si hay una relación con los centros de la laringe y el sacro, puede que el individuo se incline por el ocultismo pero también por lo humano o por un misticismo práctico. La elevación de la energía produce transmutación, o sea, cuando se eleva del centro sacro a la laringe, la energía sexual creadora de cuerpos físicos se convierte en creación artística. De aquí que otra de las cosas que un aspirante puede hacer es interesarse por todo lo artístico que a la vez sea creativo. Cuando la energía se eleva desde la base de la columna vertebral hasta el chacra relacionado con la glándula pineal, la transmutación produce un cambio de energía material a energía espiritual. De forma similar se producen otras transmutaciones en la energía que afecta a la personalidad y a su vida.
Todo esto tiene sentido y lógica teniendo en cuenta la Ley de Evolución y partiendo de la base de que nos dejamos dominar por el sexo físico desde la Época Lemúrica. En aquella época el chacra sacro actuaba automáticamente en nosotros como hoy lo hace en los animales pero la influencia luciférica hizo que nos dejáramos llevar por el deseo y por el placer a la vez que desarrollábamos la imaginación al respecto. Ahora, muchos están comenzando ya a dominar el impulso sexual transmutándolo y dirigiéndolo hacia la laringe a través del corazón. En un futuro despertaremos el centro coronario, lo que nos permitirá dirigir conscientemente la energía hacia los centros para así gobernar perfectamente la personalidad. Esta es la meta final, controlar y dirigir la energía creadora para vivir una vida superior sin necesidad de inhibirla o reprimirla. Como es natural, este trabajo evolutivo no solo afectará al cuerpo y a la vida física, sino también al cuerpo de deseos donde los deseos y sentimientos inferiores se transformarán en superiores deseos, anhelos o aspiraciones que estarán más centrados en los demás que en uno mismo.
El aspirante solo debe pensar y practicar lo dicho anteriormente, olvidarse de lo material y de lo carnal si de verdad quiere hollar el sendero de santidad que, a la larga, le llevará al de la castidad. La castidad se produce sin que el aspirante la busque porque cuando no se desea algo y se piensa en lo opuesto, se produce un atrofiamiento. Todo lo dicho en estas líneas transmuta la energía sexual inferior en energía creadora mental y devocional, regenerándose así la personalidad. La personalidad debe trabajar las 24 horas para el Espíritu con paciencia y persistencia, si el aspirante piensa en cosas que agraden a Dios; si intenta pensar, hablar y actuar como lo haría Cristo; si intenta tener su mente en el hecho de poder servir amorosamente allá donde se encuentre; y si hace sus oraciones y ejercicios espirituales diarios, estará elevando la energía creadora al cerebro y al corazón, creando así el triángulo espiritual entre el corazón, la glándula pineal y el cuerpo pituitario que atraerá la atención del Maestro el cual le enseñará a utilizar esa energía correctamente.
La castidad voluntaria y forzada es un error porque se lucha contra el deseo sin haber desarrollado el aspecto espiritual contrario. No es lo mismo ser cariñoso con nuestra esposa o marido porque le amamos como Espíritu hermano que porque estamos buscando la relación sexual o por un deseo egoísta y machista; no es lo mismo mirar a una mujer o a un hombre por su belleza o cualidades que por atracción física, por tanto, la única manera de cambiar esto es enfocándolo a través de las enseñanzas ocultas y de las Leyes Divinas. El amor egoísta y pasional debe ser transformado en espiritual y devocional, si el mal uso de la energía creadora es un mal para el desarrollo espiritual, está claro que debemos hacer el bien o lo contrario. Es difícil para la mayoría de las personas hacer vida matrimonial casta pero el aspirante espiritual debe comenzar por amar a su pareja como a un Espíritu hermano, valorando sus cualidades y amando su belleza como tal, si no lo hace así, terminará legalizando el acto sexual y, por tanto, el derroche de la energía divina y creadora. Cada uno debe decidir cuánta prisa tiene por alcanzar la castidad pero, no cabe la menor duda de que, cuanto antes comience antes obtendrá resultados.

Francisco Nieto