Entradas populares

martes, 25 de mayo de 2010

LOS ANIMALES, NUESTROS HERMANOS MENORES (I)




Para entender mejor este artículo es conveniente leer las conferencias LOS CUERPOS DE EXPRESIÓN DEL VERDADERO SER HUMANO y LOS MUNDOS DONDE EVOLUCIONAMOS. Ambos se encuentran en el blog esoterismo y espiritualidad; también es aconsejable estudiar “Mi diagrama


Para el materialista carnívoro es motivo de incredulidad que en la India se tenga tanto respeto a la vida animal y más aún a las vacas mientras muchas personas mueren de hambre, sin embargo, además de ser una superstición religiosa no deja de tener una parte de espiritualidad. Por otro lado, al ocultista occidental también le parece increíble que creyendo en el karma, el renacimiento y en otras enseñanzas ocultas, digan que el hombre puede reencarnar en cualquier clase de animal. Los comedores de carne, cazadores, pescadores y científicos, entre otros, puede que opinen y actúen así por aquello que dice la Biblia de que el hombre tiene dominio sobre todo ser viviente que se mueva sobre la tierra o incluso por su ignorancia y su poco desarrollo espiritual. Pero los orientales y los ocultistas opinamos que quitar la vida a un animal es impedir que esa vida evolucione por medio de ese cuerpo para así obtener conciencia y, en su momento, llegar a ser humano. Cuando en la Biblia se refieren al Alma dicen “nephesh” y cuando al Espíritu “ruach”, así es que cuando leemos que ¡Dios sopló en las narices (del hombre) el aliento de vida, el hombre vino a ser un alma viviente nephesh, es decir, un animal puesto que en otros sitios también se habla de él como nephesh; con esto llegamos a la conclusión de que el Alma se convierte en Espíritu por medio de un proceso evolutivo.



De alguna manera, la filosofía profana y la religiosa afirma que tanto el animal como el hombre tienen Alma, y el filósofo Leibnitz mantiene la teoría de la resurrección animal hasta cierto punto al decir que cree que las almas de los animales son imperecederas y que por eso cree en nuestra naturaleza inmortal. Dean o el teólogo Charles Bonet, además de varios padres de la iglesia, dijeron que en la Biblia dice que los animales vivirán en una vida futura. Dice Leibnitz: “Los animales son libros admirables, en que el creador ha reunido los más sorprendentes rasgos de su soberana inteligencia.”Y es que el anatómico que estudia a los animales debe hacerlo con respeto como con cualquier otro ser humano, con sentimientos delicados, inteligencia y moral, comprenderán que todo cuando vive merece compasión. No se puede creer en el automatismo animal de Descartes porque entonces llegaríamos al automatismo del hombre mientras que la verdad reside en la evolución de la vida a través de las formas o cuerpos materiales. Dice San Pablo: “La misma criatura también, debe ser liberada de la servidumbre de la corrupción”, o lo que es lo mismo, al igual que la Biblia dice sobre el hombre, las criaturas (animales) algún día se liberarán de hacer el mal puesto que su Alma indestructible tiene que seguir evolucionando hacia el Espíritu de la perfección; por tanto, hablemos de los animales como de Almas vivientes cuyo origen es el mismo que el hombre.



Es difícil de comprender por parte de los amantes de los animales que un animal doméstico que les demuestra cariño y fidelidad deje de existir como tal después de su muerte. No hay mejor respuesta, al menos para mí, que la teoría ocultista de la evolución de la vida a través de los cuerpos para, así, desarrollar una conciencia que va desde la inconsciencia total del mineral hasta la de vigilia del hombre pasando por la de sueño y ensueños de los reinos vegetal y animal. Una cosa es la vida (que procede de Dios) y otra el cuerpo que pueda utilizar esa vida según sus necesidades evolutivas. La vida que comienza a ocupar formas animales es porque ha obtenido cierto grado de conciencia gracias a los impactos y vibraciones externas que le han alcanzado y ha asimilado, por tanto, se encuentra en la necesidad de utilizar un cuerpo superior donde pueda expresar lo que ha desarrollado como respuesta ante las personas, circunstancias y medio donde se encuentre.

Pero para llegar a este estado ya casi doméstico debe haber pasado por infinidad de cuerpos donde lo que más hace es asimilar vibraciones para poder expresarlas en un futuro. Así, un ave no expresa lo mismo que un gato doméstico pero cuando vaya ocupando cuerpos de aves cada vez más domesticadas terminará conviviendo libremente con el hombre para después pasar a otra especie animal. Así una vida animal pasa desde los cuerpos más salvajes o indomesticadas de una especie hasta los cuerpos más domésticos de especies similares más evolucionadas. Por ejemplo: un lobo, después de ciertas vidas como tal, puede tomar el cuerpo de un perro callejero más o menos salvaje, éste al cabo de ciertas vidas, puede ocupar el cuerpo de un perro doméstico pero inadaptable, después puede ocupar cuerpos de perros domésticos adaptados y, por último, obtener cuerpos de perros supermimados pero a la vez cariñosos, obedientes, buenos y fieles a sus dueños. Así es que, muchas personas están confundidas cuando piensan que el animal es algo así como un autómata, porque todo lo que le hayan dado y enseñado para bien, no solo le servirá al animal para ocupar otros cuerpos más perfectos, sino que también beneficiará toda su especie por medio de su Alma-grupo.



No olvidemos que lo que llamamos reinos y Jerarquías Creadoras o Divinas (llamadas por la Iglesia católica: Ángeles, Arcángeles, Dominaciones, principados, Virtudes….) son oleadas de Espíritus creados, o mejor dicho, “diferenciados” de Dios Mismo para que desarrollen sus poderes y conciencia a través de los mundos y cuerpos donde evolucionan. Es decir, estos Espíritus evolucionan a través de las formas de creciente desarrollo para así obtener una conciencia propia (como un Yo) y después desarrollar los poderes latentes espirituales lo que, al final del ciclo, repercute en Dios gracias a lo cual, Él evoluciona hasta lo que entendemos como ser omnisciente, omnipresente y omnipotente respecto a nosotros. Aunque parezca difícil de comprender (puesto que no me quiero extender hacia lo que es Dios y dónde evoluciona) es algo así como que conseguimos ser lo que somos en conocimientos, sentimientos, inteligencia, etc. gracias a las experiencias que hemos tenido, a lo que hemos creado físicamente, a la manera de pensar, a los sentimientos y a los resultados de todo eso. Por tanto evolucionamos gracias a nuestras células del cuerpo físico, a los sentimientos y deseos que emitimos y a la respuesta que nos venga, a los pensamientos que nos hacen actuar de una manera u otra, etc. Así es que antes de crear Dios a la oleada de Espíritus que llamamos Ángeles o Arcángeles creó otras Jerarquías que están más evolucionadas. Después de los Ángeles creó nuestra oleada de Espíritus y después la de los animales, vegetales y minerales. Por eso nosotros evolucionamos como individuos pero hemos sido ayudados y guiados por las Jerarquías superiores, así es que, nosotros, además de servirnos de los reinos que nos siguen, debemos ayudarlos en su evolución.



Cuando la vida que hoy se expresa en cuerpos animales comenzaba su desarrollo lo hacía inconscientemente de sí misma puesto que eran guiados por las Jerarquías superiores, no estaban dentro de los cuerpos. Según esa vida animal va aprendiendo a construir sus cuerpos (a través de reinos y especies) va penetrándolos y utilizándolos, pero de tal manera que no están totalmente dentro de sus cuerpos, solo los más domésticos lo están casi hasta la cabeza. Son la Jerarquía de los Arcángeles los que guían el desarrollo y evolución de la vida de los animales hasta que éstos penetran totalmente en sus cuerpos (físico, etérico, de deseos y cierta cantidad de material del Mundo Mental o del Pensamiento) manifestando así esa “inteligencia” y están listos para su separación del Alma-grupal. Podríamos decir que el animal “renace” cada cierto tiempo pero no se parece en nada al método de renacimiento humano, sobre todo después de la muerte. Es cierto que las formas astrales de los animales domésticos están durante un tiempo en los domicilios y con las personas que convivieron antes de morir pero no recopilan la película de su vida ni pasan del Mundo de Deseos o astral como nosotros que estamos individualizados como humanos. El animal tiene su vida post-morten en el Mundo de Deseos después de que se rompa su cordón plateado que une sus cuerpos invisibles, pero su estancia allí es corta puesto que no tiene que purgar ni asimilar, como conciencia individual, el fruto de sus experiencias.


Francisco Nieto

No hay comentarios: