Entradas populares

sábado, 26 de junio de 2010

LOS ANIMALES, NUESTROS HERMANOS MENORES (IV)


Entiendo que para el que comienza a estudiar el ocultismo sea complicado eso de que los animales evolucionan dentro de un Cuerpo-Alma hasta que se hacen humanos, pero para explicarlo, como deseo ahora, debo hacerlo de una forma generalizada y sin grandes especificaciones porque de otra forma sería muy largo. Veamos:
El origen de la vida que anima los cuerpos de los animales es el mismo que el nuestro, o sea, Dios. Dios diferencia de Él mismo una Chispa Divina o deidad que contiene todas las posibilidades de desarrollo de Dios Mismo pero en estado latente. Este Espíritu manifiesta tres aspectos como su propio Padre o Creador que son Voluntad, Amor o Conciencia, y Sabiduría o Actividad, y son estos tres Aspectos Divinos los que, desde el mundo inmediatamente inferior al de Dios, se manifiestan en los tres mundos que les siguen en sentido descendente. En cada uno de estos tres mundos sientan su base como un Triple Espíritu para mandar un rayo de sí mismo a los mundos donde evoluciona actualmente la humanidad, es decir, al mundo físico con su parte etérica, al mundo de deseos o astral, y a las regiones más concretas u objetivas del mundo mental de donde extraemos la materia para formar nuestro cuerpo mental que es lo que nos diferencia de los animales. Cuando esos rayos de Vida y Conciencia se apropian de un átomo especial de las regiones más elevadas de esos mundos es cuando se está preparando para existir y evolucionar en el mundo físico.


Cuando ese átomo especial llamado “permanente” se encuentra en una forma física mineral, progresa gracias a los impactos externos (golpes, frio, calor, etc.) hasta que, después de obtener cierto grado de conciencia gracias a sus muchísimas “encarnaciones”, está preparado para tomar otras formas más sensibles y elevadas. Lo mismo ocurre con los átomos del mundo de deseos y mental puesto que el átomo físico no solo despierta la conciencia sino que también hace lo mismo respecto a los sentimientos y deseos. Así es que estos átomos enviados y conectados a ese Triple Espíritu van evolucionando a través de los reinos mientras despiertan o desarrollan las cualidades que les llevan a tomar un cuerpo humano.


Los espíritus de la naturaleza (gnomos, ondinas, duendes, silfos….) bajo la dirección de los Ángeles son los que facilitan los cuerpos para que estas vidas puedan evolucionar a través de los cuerpos de los diferentes reinos, pero cuando esa vida alcanza el reino de los animales su evolución y conciencia dependerá más directamente de los Arcángeles. Aunque un Triple Espíritu (manifestado en los mundos inferiores por el propio Espíritu a su vez diferenciado En y Por Dios) esté evolucionando en cuerpos de animales no tiene conciencia propia como animal sino que su conciencia es grupal con todos los de la especie que guía un Arcángel. Este Arcángel o Espíritu-grupo sí lo es y es el que facilita los cuerpos y el que hace que la vida animal renazca en la especie y el lugar que más le beneficie en su desarrollo. Los animales no razonan por sí mismos pero algunos tienen un cerebro como resultado de su evolución y como paso previo a su individualización humana. Tampoco tienen voluntad propia para discernir puesto que no han obtenido el cuerpo mental pero son dirigidos en sus actividades por la sabiduría de los Espíritus-Grupos o Arcángeles según cada especie. Tampoco han alcanzado nuestro estado de conciencia de vigilia en el mundo físico, ellos ven en su interior de forma parecida a nosotros cuando soñamos y es de esa manera como les guían en su desarrollo Cuando dan el paso como humanos (como nosotros mucho antes de la época prehistórica) siguen siendo guiados por los Arcángeles como razas, subrazas, espíritus de nación, de castas o de familia, hasta que, como humanos y como pasó cuando estaban el Alma-grupo, se independicen tanto que den un nuevo paso donde no necesiten cuerpo físico y sigan su evolución como seres más que humanos.


La meta a alcanzar es la conciencia del mundo físico, pero eso no se alcanza hasta que no se es humano, sin embargo, los impactos del exterior desde el propio reino mineral son los que harán que esa vida asimile lo que es el placer y el dolor y infinidad de vibraciones que culminarán en la identificación del yo respecto al no yo. Después, el yo se interioriza y va considerando su cuerpo y el mundo físico como no-yo pero sigue evolucionando hasta que comience a sentir atracción, repulsión e indiferencia (a obtener experiencias relacionadas con el cuerpo de deseos o astral) y así un simple átomo permanente físico se va desarrollando de tal manera que va despertando (atrayendo materia) en el Mundo de Deseos o emocional. Cuando el átomo permanente (vida) ocupa una forma vegetal desarrolla más cualidades relacionadas con el mundo de deseos, lo que es la base de un futuro cuerpo de deseos como el nuestro; de ahí que se diga que las plantas o los árboles “sientan” placer o dolor. Podríamos decir que cuando un árbol milenario muere, su átomo permanente ha desarrollado (en cierto grado) un cuerpo de deseos y ha atraído cierta cantidad de material mental gracias a las repercusiones humanas sobre él; entonces vuelve al Alma-grupo y deposita y comparte sus experiencia hasta que se separa para entrar en el reino animal.

El trabajo de la vida evolucionante como animal se centra en atraer materia mental puesto que en su anterior estado vegetal atrajo la materia para crear su cuerpo de deseos y en su estado mineral atrajo la materia para crear un cuerpo etérico como base del vegetal. Se trata de prepara el material necesario para cuando las Jerarquías le faciliten el germen de la mente que les hará pasar de animal a animal-humano y de ahí a humano y super humano. En el estado animal las experiencias son mayores y más importantes porque las vibraciones son muy variadas y el cuerpo de deseos las percibe muy fácilmente. Por tanto, la vida o Triple Espíritu manifestado en cuerpos y reinos acelera su proceso de independencia como conciencia individual (como un yo) de tal manera que se aísla de los otros Triples Espíritus dentro de un mismo Alma-grupo y se centra en una de las especies animales más evolucionados (perro, gato, caballo…) para terminar su ciclo animal y estar listo para pasar a humano. Cuando la vida animal se individualiza hasta cierto grado como paso previo para ser humanos, pasa un tiempo en el seno de su Alma-grupo para asimilar y fortalecer todo lo adquirido en su pasado, es decir, algo parecido a lo que hace el hombre antes de nacer respecto a su futuro y después de la muerte respecto a sus última vida física.

El paso de animal a humano o individualización también conlleva un proceso difícil y largo de explicar así es que lo resumiremos de la mejor manera posible. Cuando los átomos permanentes (una Tríada) ha obtenido el suficiente desarrollo como para estar listos para seguir evolucionando en un cuerpo humano, el Espíritu manifiesta una corriente vibratoria a través del Triple Espíritu (Voluntad, Amor y Sabiduría) de manera que el átomo permanente mental (el tercer aspecto de Sabiduría o actividad) situado en las regiones superiores del Mundo Mental rasga la envoltura del Alma-grupo y forma lo que llamamos el Cuerpo Causal que será donde se acumulen las experiencias como ser humano independiente y autoconsciente. Esa es la situación actual del ser humanos y a la que están llegando ya algunas especies de animales puesto que el objetivo es que el Triple Espíritu, como hombre (con sus cuerpos físico, etérico, de deseos y mental) se haga consciente en los mundos donde evoluciona (mundos físico, etérico, de deseos y mental) y no tenga que renacer en cuerpos físicos para no perder la conciencia en el momento de la muerte. De esta forma, el verdadero Espíritu diferenciado por Dios al principio de la evolución, se hace humano gracias a lo experimentado como vida (átomos permanentes reencarnantes o tríadas inferiores) mineral, vegetal y animal. A partir de ahí, el Cuerpo Causal mencionado que hace que el animal sea humano, se desarrollará y aumentará sus vínculos con los otros aspectos del Espíritu para así desarrollar sus poderes latentes y convertirlos en poderes dinámicos en cada uno de los mundos.


Así es que, cada átomo permanente acelera su vibración en cada forma o cuerpo que utiliza, es decir, obtiene más desarrollo, y es ese desarrollo el que se queda para sí mismo el Triple Espíritu (de ahí que se diga que la humanidad ha pasado por un estado mineral, vegetal y animal antes que humano, como se puede observar en las formas que se crean a partir de la unión entre el espermatozoide y el óvulo) Pero el desarrollo de cada átomo reencarnante se une a otros muchos átomos de las mismas cualidades, por tanto, los que están en sintonía se fortalecen y se comunican su desarrollo, pero llega un momento en que el desarrollo o experiencias de cada átomo es tan independiente y diferente que necesitan individualizarse como conciencia y es ahí cuando, las Jerarquías que han estado guiando su evolución les facilitan el germen de la mente que les hará humanos.

Así es que los animales tienen un Triple Espíritu que obtuvo sus átomos permanentes, los cuales evolucionaron a través del reino mineral y vegetal para después, cuando comenzaron a sentir la necesidad de tener deseos y emociones, encarnar en formas prehistóricas de animales. Desde entonces y hasta ahora, esos átomos han seguido utilizando formas de animales cada vez menos salvajes y más sensibles a la influencia humana a la vez que los humanos les vamos ayudando y favoreciendo (sobre todo actualmente) para que se humanicen, o sea, para que se preparen para renacer en cuerpo similares al nuestro. Por tanto, los Espíritus-Grupo son la acumulación de experiencias y desarrollo obtenido por esos átomos de Vida y Conciencia. Podemos comprender, a raíz de lo expuesto, que el desarrollo obtenido por estos átomos reencarnantes es lo que procura cuerpos cada vez más sensibles y perfectos, de lo que podemos extraer la conclusión de que es la vida encarnante la que desarrolla y crea las formas físicas según sus necesidades evolutivas y, a la vez, estas vidas encarnadas son las que desarrollan la conciencia del mundo físico (actualmente) y del mundo de deseos y mental después, en un futuro aún lejano.


Francisco Nieto

No hay comentarios: