Entradas populares

sábado, 15 de enero de 2011

COMO AYUDAR POR MEDIO DEL PENSAMIENTO (yIII)


Los pensamientos son creadores, todo lo creado por el hombre en la tierra tuvo su origen en las ideas que tuvieron sus creadores y que después razonaron para ver la manera de crearlo físicamente, pero la mente, además de inventar y razonar, también se puede utilizar para auxiliar a otras personas como hemos podido ver respecto a los muertos. Los pensamientos correctamente dirigidos, concentrados, y enviados a otras mentes con la mejor voluntad y sin ánimo de dominarlas, actúan como auxiliadores y protectores según qué propósitos. Supongamos que tenemos un familiar o amigo que ha caído en el vicio del alcohol o de la droga y queremos ayudarle. Lo primero y muy importante que debemos saber es que nunca se debe imponer la voluntad sobre otro y que tampoco se deben poner obstáculos para que esa persona se vea impedida porque los deseos restringidos tienen un efecto muchísimo peor; además, eso no eliminaría el deseo sino que simplemente buscaría otra manera de satisfacerlos.

Para enviar pensamientos a otras mentes con la intención de ayudar a esas personas a quitarse algún vicio, no es necesario que la persona esté dormida pero si se hace cuando sepamos que lo está será mucho mejor, es más, si se hace por la noche tendremos más seguridad en los resultados. Por parte del que desea ayudar sólo se requiere que esté relajado y aislado y que cree una imagen lo más perfecta y vívida posible de la otra persona, es decir, algo así como si estuviera hablando con ella cara a cara. A partir de ese momento y de una manera concentrada, tiene que ir enviándole uno a uno los pensamientos, imágenes y sugestiones que desea imprimir en su mente. Esta ayuda puede ser de mensajes respecto a su salud, a los problemas familiares que causa a su economía, etc., pero sea lo que sea, debe ser explicado con afecto y con los mejores sentimientos. También a los niños se les puede ayudar respecto a muchos problemas mientras duermen, sólo es necesario esperar que estén dormidos y hablarles cariñosamente de manera que comprendan cómo pueden afrontar dichos problemas.

Cuando la persona está despierta los pensamientos le llegarán y penetrarán si nada lo impide, pero si así fuera, flotarán alrededor de su cabeza hasta encontrar el momento de afectarle estimulando lo positivo que haya en él y sentando las bases para una nueva forma de afrontar el problema. Si la persona duerme, se sentirá atraída hacia la imagen mental que de él se ha creado y hacia la persona que lo intenta ayudar. Evidentemente, el éxito o fracaso dependerá de la fuerza de voluntad, de la concentración y del poder o desarrollo de la persona auxiliadora. De cualquier forma, puesto que de lo que se trata es de “convencer” a esa mente dominada por el deseo u obsesionada por cualquier otro asunto de que abandone tal actitud y de que manifieste sentimientos y deseos más puros, bastará con que la intención y la voluntad sean firmes con tal de que el receptor capte la idea claramente. Aunque, como he dicho, no se trata de imponer nuestra voluntad ni coaccionar la voluntad de la otra persona porque eso entraría dentro de lo que se considera magia negra, tampoco se debe tener miedo a ejercer esa buena obra por temor a la ley kármica de consecuencia porque, además de que los efectos positivos también repercutirán sobre el emisor del pensamiento, se puede considerar que esté haciendo un papel que le corresponde dentro del karma individual de la otra persona.

Cuando una persona evolucionada es consciente de que un hecho desafortunado ha ocurrido y a afectado a otros, siente la necesidad de ser solidario o de ayudar de alguna manera a los afectados y cuando se entera de otros hechos similares su mente vuelve a recrear la imagen y a crear los mismos pensamientos, lo que le hace ser solidario, fraternal, altruista, etc. Estos pensamientos se mantienen en la atmósfera mental del planeta y cuando unen a otros creados por otras muchas personas, forman una forma de pensamiento de esa misma naturaleza pero con mucho más poder influyente y de atracción. Este hecho forma un carácter solidario y altruista en cada individuo pero, a la vez, crea un pensamiento familiar, local, nacional o mundial. Sobre esta misma base se forma la opinión pública respecto a cualquier tema actual (como por ejemplo la política) pero también ocurre lo mismo respecto a las religiones mundiales, al patriotismo, a los pensamientos sobre Cristo, Buda o Dios Mismo. Esto significa que, por ejemplo, desde los primeros partidarios de hacer la paz en vez de la guerra hasta nuestros días que se han multiplicado enormemente, no ha ocurrido otra cosa que la unión y fortalecimiento de dichos pensamientos individuales hasta crear un pensamiento-forma que abarca casi toda la atmósfera mental planetaria.

Como se suele decir, “la unión hace la fuerza” y es esta unión de pensamientos (a su vez expresados en palabras y en hechos) la que hace que la mayor parte de la humanidad busque la paz y la democracia y no la guerra y la dictadura. Gracias a los pensamientos individuales de grandes pensadores y seres evolucionados y a la unión de otros muchos después, se ha llegado a votar por gobernantes democráticos y pacíficos y a crear tantas y tantas ONG, grupos pacifistas, misioneros, etc. Por consiguiente, es nuestro deber como seres humanos y como individuos que conocemos estas enseñanzas colaborar siempre que podamos, y en nuestros momentos de ocio y descanso crear pensamientos solidarios con todos estos grupos, asociaciones y religiones que se dedican a ayudar a los demás.

Hace 40 años en España no se oían palabras como “reencarnación” o “karma”, y quien las decía en conversaciones se arriesgaba a que le tacharan de excéntrico o loco. Pero gracias al desarrollo de unos pocos en su presente vida y gracias a sus pensamientos expresados en palabras y por escrito, hoy son muchos los que han despertado a este conocimiento en su interior y es muy común oír esas palabras en muchos círculos. También aquí, los que creemos en el renacimiento, en las Leyes Divinas, en la Ley de Consecuencia, en los mundos superiores, etc., debemos poner nuestro granito de arena promulgando estos conocimientos que traerán paz, armonía y felicidad frente a los problemas de la vida. Para que se unan y fortalezcan los pensamientos individuales no se necesita que se reúnan las personas, solo es necesario dedicar unos minutos a diario para emitir pensamientos positivos y de esta naturaleza; ellos mismos se unirán y crearán un pensamiento-forma poderoso que alcance a todo aquel que esté en sintonía con sus vibraciones.

Francisco Nieto

No hay comentarios: