Entradas populares

miércoles, 1 de febrero de 2012

EL AUTOCONOCIMIENTO QUE LLEVA A LA REALIDAD (IV)



Lo mismo que ocurre con el pensador respecto a lo pensado, así ocurre con el observador y lo observado, unos están a un lado y otros a otro. Lo observado puede estar en el mundo físico o en nuestro aspecto interior, la diferencia está en que si es del exterior será un objeto, animal o persona cuya imagen nos llega a través de los sentidos, y si es interior lo percibimos como algo más cercano, algo de “nuestra creación” —sentimientos, deseos, pensamientos…— Aun siendo algo interno de nuestra creación, nosotros, como Egos o Yo superior, estamos separados y por encima de todas esas expresiones de la personalidad siempre que sepamos aislarnos y controlar la mente. Cuando no estamos ´”del lado observador” o “como observadores conscientes” actuamos como una personalidad dominada por los deseos y sentimientos del cuerpo emocional y por la mente pensante que casi no nos deja libertad para pensar ni la paz interna que deberíamos tener. Los impedimentos más comunes para encontrar la paz y la libertad son:

1º.- Los deseos, sentimientos o emociones que, como respuesta a algo que perciben nuestros sentidos o a los pensamientos que crea la mente, nos impulsan a actuar, a pensar o a expresar malos sentimientos y deseos.
2º.- La mente, que debido a las interferencias —hábitos, preocupaciones, miedos, impulsos externos o internos, etc. — obstaculiza porque no deja de pensar.
3º.- El hecho de hablar inconsciente, impulsiva o instintivamente como efecto de los dos puntos anteriores.
4º.- La actuación mecánica o autómata desde cualquier aspecto porque impide que la voluntad se exprese con consciencia y atención sobre todo lo que le rodea.
5º.-La imaginación, que también hace que estemos del otro lado de nuestra propia consciencia de “Yo soy aquí y ahora” y por tanto como en los anteriores puntos, hace que nos identifiquemos con todos esos aspectos obstructores de la personalidad.

Identificarse con todos los aspectos mencionados de la personalidad y con el mundo físico y sus circunstancias y personas es estar en la inconsciencia de la realidad, es estar dormidos; estar despierto se llama al hecho de ser consciente en todo momento de todo hecho o expresión personal gracias a la atenta observación.

Ya tenemos claro que la observación no es lo mismo que la auto-observación, en la primera, la atención se enfoca en el exterior por medio de los sentidos en la segunda, la atención se enfoca en lo interno sin necesidad de sentidos; de ahí que sea más difícil. Para la ciencia y para la mayoría de las personas, lo que percibimos del exterior es lo real, pero para los que comienzan a despertar esta nueva conciencia, lo real es lo interno. Con lo observado en el mundo externo adquirimos conocimiento y lo aplicamos sobre el mundo físico para transformarle, y los que despiertan a este conocimiento aplican los resultados de la auto-observación para transformarse a sí mismos. Por tanto, por muchos conocimientos que tengamos del mundo físico de nada nos servirá para cambiar lo interno, sólo el hecho de ser conscientes de lo que hacemos en todo momento —la observación voluntaria y atenta de nosotros mismos— nos facilitará el conocimiento necesario para transformarnos internamente. La observación del mundo puede cambiar al mundo y la observación de uno mismo cambia a la personalidad y la acerca al Ser interno, al Alma. Pero no hay que olvidar que renacemos una y otra vez en este mundo para experimentar, aprender y desarrollar la voluntad, la mente y los poderes del Espíritu, por eso, queramos o no, para conseguir esto debemos comenzar siempre por lo externo porque gracias a lo externo adquirimos el conocimiento necesario —por ejemplo, este artículo— para después comenzar el trabajo interno.

Con lo dicho hasta ahora sabemos distinguir la observación de la auto-observación pero, profundizando un poco más y puestos a discernir, nos podemos dar cuenta de que hay otra nueva división, esta es, la de los sentimientos y pensamientos —cuerpo de deseos y mente— de la voluntad y de la conciencia que representan al Yo superior o Alma. La mente, como creadora de pensamientos y como razón, puede eliminar un deseo o transformar un sentimiento, luego entonces tiene poder sobre el cuerpo de deseos; pero la mente es parte de la personalidad como así lo demuestra cuando está todo el día pensando por su cuenta e influenciada por muy diversos aspectos del mismo hombre y del mundo físico. Por consiguiente, la segunda división debe ser hecha entre dichos cuerpos de deseos y mente y el Yo superior, y es desde esta posición desde donde debemos intentar auto-observarnos, es decir, desde más allá de la mente donde se encuentra la voluntad —imprescindible para todo progreso— y la conciencia o voz del Alma que nos guía y aconseja. Solo separándonos de nuestros cuerpos y observándolos atentamente podremos aprender verdadera y rápidamente del mundo físico y observar qué necesidades espirituales debemos alcanzar y cuáles defectos debemos desechar. Esto es fácil de comprender, veamos unos ejemplos:

1º.- Si a mí me afecta lo que escucho o lo que veo es porque me he involucrado en ello o lo he hecho mío interiorizándolo. Pero si yo lo percibo, si utilizo mi mente para razonarlo y ver que no tiene nada que ver conmigo, y lo dejo pasar de largo o simplemente no le presto ni la más mínima atención, no me afectará.

2º...- Si observo que mi mente está pensando en algo que la preocupa, que desea o en cualquier problema o interferencia que tenga y me uno a ello, estaré dominado por la mente y el problema me absorberá, pero si la observo voluntaria y conscientemente, entonces dejará de pensar y estará bajo mi control.

Preguntémonos ¿Soy mis deseos y emociones? ¿Soy yo esa mente que está todo el día pensando sin control y de un lado para otro? ¿Soy la persona que se enfada fácilmente, que tiene resentimientos o que planea cómo hacer mal a otros? Si la respuesta es que no, estamos despertando a la conciencia del Yo superior, y si es sí es que todavía estamos muy identificados con la personalidad. Si nos involucramos en las cosas y asuntos del mundo externo de manera inconsciente estamos perdiendo el tiempo. Nosotros tenemos que vivir en lo interno, aun para afrontar los problemas, decisiones, oportunidades, etc. Pero que vivamos en lo interno no significa que no podamos estar por encima de todo eso por el simple hecho de silenciar la mente voluntariamente y utilizarla de una forma consciente sólo cuando sea necesario. En el mundo interno podemos sufrir si nos dejamos arrastrar por los aspectos personales y no sufrir lo más mínimo controlando la mente para que no piense y para que no se deje dominar por los deseos, sentimientos, pasiones, vicios, problemas, etc. nosotros nos dedicamos a guardar en la memoria y en el inconsciente todo lo que pasa a nuestro alrededor y todas nuestras actitudes ¿Y esto por qué? Pues porque no hay selección consciente. Los hechos externos son una clase de experiencia que podríamos llamar informativa y esos mismos hechos se convierten en sentimientos, deseos, emociones, pensamientos… en lo interno, y éstos son más reales pero si, inconscientemente, nos dejamos influenciar por ellos, la grabación que hagamos de la experiencia de poco nos servirá.

Es dentro de cada uno donde caemos una y otra vez en tentaciones, vicios y problemas, pero también es dentro de nosotros donde debemos imponer nuestra voluntad para callar la mente y para utilizarla con discernimiento y así extraer el mayor razonamiento y rendimiento de las experiencias. Es en el interior donde la mente, manipulada por cientos de pensamientos hace que nos preocupemos por hechos absurdos y que perdamos la vida en experimentar cosas que más que ayudar nos perjudican mucho más de lo que creemos. Solo conoceremos el verdadero mundo interno, el mundo del Alma donde se es libre y se encuentra la paz del Espíritu, si nos observamos atenta y conscientemente a nosotros mismos para así abrir nuestra consciencia al verdadero Yo.

Francisco Nieto

No hay comentarios: