Entradas populares

domingo, 30 de diciembre de 2012

EL TRIBUNAL INTERNO




TEMA TRATADO EN EL FORO DE "ROSANET" HACE UNOS AÑOS


Se nos dice que debemos esforzarnos por someter todos los asuntos al

tribunal interno de la verdad, es decir nuestro YO superior.

De otra parte que debemos mantener elevados ideales.

Existen unos ideales comunes diferentes a los que pueda establecer el

tribunal interno en un momento dado? Max Heindel nos pone de ejemplo a

la Estrella Polar que guía sin falta al marino.

Me gustaría saber que pensáis al respecto.
Jorge


Apreciado Jorge y demás amigos de Rosanet:
Sacas un tema que me interesa mucho. A mi entender el tribunal supremo de la verdad no puede jamás entrar en contradicción con los ideales comunes. Siempre y cuando dichos ideales, sean eso: "ideales", no caprichos. Es imposible que un ideal de mi Yo Superior, esté en contradicción con los ideales comunes de los distintos Yoes Superiores del resto de la humanidad. Pienso que cuando mi ideal particular se contradice con el colectivo, entonces allí forzosamente tiene que haber algo que no funciona; puede ser mi egoísmo o cualquier otro defecto. No se me ocurre ningún ejemplo práctico, pero la teoría me suena que debe de ser así.

Otra cosa que me interesa mucho sobre este tema es que a mi me cuesta mucho establecer contacto con mi tribunal supremo de la verdad. Siempre tengo dudas sobre qué hacer o no hacer... ¿Cómo lo conseguís vosotros? A mi lo que me funciona casi siempre bien, es hacerle caso a mi corazón. Pero el corazón no siempre habla, o hay casos en los que se te inclina hacia ambas opciones y no sé hacia dónde tirar. Entonces hago uso de la mente y empiezo a analizar los pros y los contras... No sé, de verdad que me gustaría que hablaséis sobre el tema porque tengo mucho que aprender sobre ello.

Muchas gracias. Teresa.



Queridos rosanistas:
Acepto la invitación de Jorge para iniciar el tema. Mi opinión es la de que decir que "hemos de someter todos nuestros asuntos al tribunal interno",

identificando a éste con nuestro Yo Superior" es decir muy poco o decir demasiado. Porque, ¿cuándo estamos seguros de estar en contacto con ese Yo Superior? y ¿es que los tibunales internos de todos los hombres juzgan del mismo modo? Para llegar a esa coincidencia total tendríamos todos que estar en el mismo nivel de contacto con nuestro Ego, y no creo que ése sea el caso.

De lo cual se deduce que cada uno tenemos nuestro tribunal interno, dirigido, en esta etapa de nuestra evolución, por el discernimiento. Ello justifica la necesidad de la retrospección, de la oración y de la meditación, que producen el desarrollo de ese necesario discernimiento.

Recuerdo que, hace unos años, una de nuestras estudiantes, durante su lectura en el Servicio del Templo, nos sorprendió abroncando a todos los presentes por no haber "despertado a nuestro Cristo interno", cosa que ella había logrado hacía ya tiempo, según aseguró. Cuando terminó la reunión, hablé con ella en un aparte y le hice ver que sus palabras encerraban un contrasentido que le convendría aclarar: por un lado decía haber despertado al Cristo interno, dando por supuesto, además, que ninguno de los presentes lo había hecho; y, por otro, reprochaba públicamente a todos no haberlo logrado. En primer lugar, tuvo que reconocer que no era muy edificante el ir pregonando los propios logros. Pero, además, que Cristo jamás aconsejaría reprochar a nadie no haber logrado algo, cuando se está esforzando por conseguirlo, como era el caso de los presentes. Lo cual, hacía pensar que sus palabras no estaban inspiradas por su Cristo interno, sino más bien por una tentación muy sutil y que no había sabido discernir ni vencer, de soberbia. Se quedó muy pensativa y, al final, reconoció que su actuación había sido impropia de Cristo y que ella no era quién para juzgar a los demás y, menos aún, para menospreciarlos en base a una cosecución que ella creía haber logrado pero que, con sus actos, obligaba a todos a dudar o de su sinceridad o de su inteligencia.

Quiero decir con todo esto que el tribunal interior, si lo identificamos con el Yo Superior o el Cristo interno, es algo muy indeterminado y muy personal. Prefiero hablar del propio discernimiento porque éste si, como consecuencia del despertar del Cristo interno, recibe la ayuda de la intuición, acertará. Pero si no, estará al nivel apropiado a nuestro grado de evolución y, por tanto, de comprensión, de voluntad, de dominio de los deseos, etc.

No creo que Max Heindel pensase en el Yo Superior cuando aconsejó someterlo todo a nuestro tribunal interno. Él sabía que la FRC se fundaba precisamente para los que no han despertado el Cristo Interno y, por tanto, no han conectado con el Yo Superior. ¿Cómo iba, pues a pensar en eso? ¿A quién irían dirigidas esas palabras? ¿A uno o dos?

Nuestro tribunal interno es, pues, nuestro discernimiento, ayudado por la intuición que hayamos podido desarrollar y la fuerza que poseamos para acallar las tentaciones - recodemos a nuestra miga - que aprovechan cualquier resquicio o distracción para hacernos caer.

Por supuesto, que existen distintos ideales para distintas personas, puesto que la situación de cada una es distinta, personal e intransferible. Lo que ocurre es que todas tenderán a la misma meta final, la unión con Dios - que no las hará iguales - pero desde puntos de origen distintos. La estrella Polar, ciertamente, nos señala a todos el norte, pero cada uno la ve desde distinto lugar y, por tanto, es distinto el camino que tendrá que recorrer. Y será un camino único, suyo, personal. Y dependerá de él la velocidad con que lo recorra y los desvíos de que sea objeto y las desorientaciones en los días nublados...pero la meta será siempre la misma, la de siempre. Aunque cada uno la veamos de distinto tamaño, brillo y distancia.

Que las rosas florezcan en vuestras cruces. Paco



El Poder Interno es el Ego, el Yo Superior, es la Vida que viene de Dios y el Poder esencial que la da algo especial a nuestra vida, que la impele a la acción.

Como viene de Dios, se puede decir que es el eslabón personal que nos mantiene unidos con Dios. Por lo tanto su fuerza y poder es inmenso y en la medida en que sometamos todo nuestros pensamientos, ideas, creatividad a su jurisprudencia, podemos desarrollar muchas cosas, y nuestros actos, acciones y pensamientos estarán en mejor vibración. Con nuestro continuó ir y venir, con las experiencias diarias, como transmutar el mal por bien, vamos desarrollando toda esa capacidad interna.

El Poder Interno afecta la vida diaria y nuestra personalidad, pero debemos

saber manejarla, utilizarla en todo momento. El YO Interno esta enviándonos mensajes de gran sabiduría desde nuestra parte inconsciente hacia nuestra mente consiente. Estos mensajes se ven reflejados en la intuición ( sexto sentido, que es necesario desarrollar), las inspiraciones, los grandes ideales, nuestra parte creativa, inventora, de poesía, de amor, de arte, de música, de voces angelicales que brotan dentro de nosotros. Debemos estar muy alertar a todas estas manifestaciones del Yo Interno para construir, para crear, para dar, para elevar nuestros ideales, nuestras aspiraciones. En una palabra tomar conciencia y estar en permanente dialogo con nuestro Yo Interior. Con esto la vida se llena de optimismo, de alegría de paz interior, de bondad, de seguir para adelante con valentía, mucho amor y dicha. Nuestra propia conciencia nos marcará el camino a seguir, será nuestra mejor guía pero siempre estando atentos a sus mensajes, Si no aprendemos a escucharla, ella se calla, se opaca, es como si se extinguiera.

El primer camino es creer en la existencia del Yo Interno, y luego buscar y escuchar sus melodías, para luego vibrar con su notas. En una palabra colocarle FE. Debemos ser hombres de FE, que ese sea nuestro escudo, nuestra karma, y nuestro bastón, para ahuyentar el temor, la ansiedad, la desconfianza, el egoísmo, el desamor, y todas aquellas aptitudes que nos alejan de nuestro YO Interno, que no permiten escuchar su sonido armonioso.

Pongamos la FE delante de nosotros, que NO NOS FALTE LA FE. Fraternalmente
Jaime Rivera


En mi humilde opinión, el tribunal interno es lo que algunos llamamos Yo superior, Alma o Ego, que no es otra cosa que el resultado de la evolución alcanzada desde que nos dieron el germen de la mente y conseguimos (como consciencias) identificarnos como un yo separado de los demás. En realidad no podemos identificarnos o analizar ninguna situación desde el estado de conciencia del Ego porque la personalidad es muy fuerte aún y no podemos aislarla ni siquiera un momento para dar paso al Ego para que actúe en el puesto de la misma. Sabiendo que la personalidad está compuesta por el cuerpo físico, el etérico, el de deseos y la mente, podemos decir que el Yo superior es el fruto de todos los renacimientos que ha efectuado la personalidad; por tanto, aparte de que la personalidad se opone totalmente a dejarse gobernar por el Ego, no es fácil quedarnos sin hacer nada a la vez que no se tienen sentimientos, deseos ni pensamientos para poder oír la voz del Yo superior a través de la intuición o la inspiración. Es cierto que el Ego siempre intenta hablarnos como voz de la conciencia pero de eso a hacer que él se ponga en nuestro lugar cuando nosotros queramos hay mucha diferencia. Pongamos un ejemplo: Una persona nos hace algo que no está bien, nuestra reacción más común es la respuesta negativa y automática en palabras, acciones o malos sentimientos y pensamientos; esta es la respuesta de la personalidad. Pero si pudiéramos silenciar la mente y el cuerpo de deseos en esos momentos, no solo no hablaríamos sino que no actuaríamos contra la otra persona y, entonces, daríamos paso (con ese silencio) a una posible intervención del Ego, una intervención que muy posiblemente sería la de no juzgar, no maldecir ni nada parecido sino hacernos comprender (por medio de la intuición) que la otra persona es un hermano. El Yo superior es el intermediario entre la personalidad y el verdadero Espíritu y, de hecho, algún día se unirá a él como lo hará la personalidad al Yo superior.

Francisco Nieto



lunes, 17 de diciembre de 2012

TEMAS INTERESANTES DE LOS FOROS (y III)





¿LOS OVNIS SON SUSTANCIAS DE LAS REGIONES INVISIBLES DEL PLANETA TIERRA?

Si los ovnis fuesen objetos físicos densos (materiales) no podrían desafiar las leyes físicas. Si lo hacen no obstante y si afectan también a la materia física, la conclusión lógica es que son de SUSTANCIAS MÁS SUTILES QUE LAS DE LA MATERIA SÓLIDA. Esta sustancia más sutil, en el argot Rosacruz se la conoce como mundo etérico. (La otra dimensión del Planeta tierra, en donde las leyes que lo gobiernan se manifiestan tal y como se observan en los Ovnis). Así pues, entendemos por la palabra etérico, un estado de materia que tiene una vibración diferente a la de la materia química con la que estamos familiarizados. Este mundo Etérico puede ser considerado una realidad paralela a nuestro mundo sólido.

La naturaleza Etérica del fenómeno ovni no sólo explica su naturaleza no sólida, sino también el extraordinario comportamiento a él asociado. En primer lugar, la región etérica es una subdivisión del mundo físico. De este modo no se desmiente el hecho de que la materia física queda afectada por los ovnis, ya que en determinadas circunstancias las formas etéricas pueden mover objetos del mundo sólido. Las formas etéricas pueden, en ocasiones, producir respuestas de radar y bloquear sensores eléctricos. Además, las formas etéricas pueden ser fotografiadas y los sonidos etéricos pueden ser oídos bajo ciertas condiciones. También pueden cambiar de forma y desplazarse a grandes velocidades sin resistencia por parte de la atmósfera.

Son dóciles a la levitación así como a la gravitación y, el hecho de que la región etérica sea la fuente de la energía física, explica la causa de las luces brillantes, los colores resplandecientes, los niveles de radiación y los anormales efectos eléctricos que se relacionan con el fenómeno Ovni. Aparte de esto, el éter está aumentando en nuestro planeta y cada vez hay más gente que experimenta, inconscientemente, el poder de ver en este mundo paralelo. Esta manera de ver no se produce en la retina, sino que se produce en el nervio óptico. En determinadas condiciones, amplias corrientes de éter pueden descender a ciertas áreas, entrando en contacto con nuestro Mundo denso. La naturaleza etérica del fenómeno explica también el creciente número de visiones de tripulantes o extraños hombrecillos. Ya que la región etérica es el hogar de muchos seres cuyos cuerpos están compuestos de éter. Como el fenómeno ovni es etérico por naturaleza, sólo puede ser interpretado con exactitud por un Clarividente voluntario y entrenado. Los observadores de otro tipo estarán siempre abocados a ser desorientados, bien por sus propios deseos, o bien por la opinión científica habitual y dar al fenómeno una interpretación incorrecta.


LA INTERPRETACION POPULAR DE LOS OVNIS

Volvamos nuestra atención al modo en que el público interpreta el fenómeno ovni, porque la interpretación popular definirá el modo como el público reacciona y se relaciona con el fenómeno. Su interpretación es más o menos esta: Que son máquinas volantes físicas y densas pilotadas por seres extraterrestres con cuerpos como los nuestros; que los extraterrestres tienen que estar altamente evolucionados, ya que han conseguido un conocimiento aun no soñado por nosotros; que tienen una benevolente misión de misericordia hacia los seres terrestres menos evolucionados, que nos salvarán de nuestra propia idiotez y que nos iniciarán en los misterios de la ciencia y la tecnología, lo cual hará desaparecer todos los males que tiene la humanidad.

Es interesante constatar que, aun cuando sólo una ínfima parte de la población ha experimentado fenómenos ovni, el público en general desea creer en la existencia de visitantes extraterrestres.

¿FUE DIOS UN AUSTRONAUTA?

En un día y en una edad en la que el materialismo científico ha arrojado por la borda casi hasta el último vestigio de espiritualidad, no es extraño que la gente sienta hambre espiritual, un anhelo de ser salvada del materialismo en cuya tecnología está inmersa. Ya que el hombre es demasiado científico para volver a la religión y demasiado ignorante de la naturaleza de su propia Alma interior para poder desarrollarla, la idea de ser salvados por una científica raza superior es, sin duda, bastante atractiva. Por otro lado, la idea de que la humanidad será unida en hermandad como una parte de la comunidad espacial, excita las reprimidas aspiraciones espirituales del público. Lo que el público no percibe es que aceptando la Interpretación popular de los ovnis, está perpetuando el mismo materialismo que inconscientemente desea transcender.

La interpretación popular de los ovnis postula que la avanzada ciencia y el saber tecnológico de los extraterrestres curarán todos los males habidos y por haber de la humanidad. Tal falacia descansa sobre el hecho de que el conocimiento científico y la tecnología jamás salvarán de sus males a la humanidad, ya que esta solución debe venir del desarrollo moral y espiritual de cada miembro individual de la Raza Humana. Creer que el pensamiento desarrollado a lo largo de líneas materiales solucionará los problemas resultantes del pensamiento aun por desarrollar a lo largo de líneas materiales, sigue encadenando el pensamiento a líneas materiales.

La interpretación popular de los ovnis postula también un tipo de hermandad universal en la que el género humano vivirá en paz bajo la guía de los extraterrestres. Un tipo tal de simulada paz, que ignora la naturaleza espiritual del hombre es muy peligrosa, puesto que creemos que la hermandad universal llegará únicamente, cuando la humanidad despierte, por sí misma, su conciencia hacia su responsabilidad espiritual. Así pues, ningún substituto basado en consideraciones políticas, económicas o tecnológicas podrá desviar a las personas de la conciencia de sus responsabilidades espirituales ni solucionará los problemas del género humano.

Algunos estudiosos de los ovnis han relacionado muy seriamente la religión cristiana adaptándola a la interpretación del fenómeno ovni. Representando a Dios como un astronauta del espacio exterior. De esta manera se perpetúa la visión materialista de la evolución, que afirma que el hombre evoluciona de la materia. El peligro de la interpretación materialista del fenómeno ovni (para el clarividente voluntario fenómeno etérico), estriba en que puede retardar el reconocimiento por parte del hombre de su propia naturaleza espiritual, reduciendo todas las cosas trascendentes al nivel de la experiencia sensorial. Con ese contexto se obstaculiza el crecimiento espiritual y si al experimentar el fenómeno etérico, las personas le dan una interpretación material como la de las naves físicas y sólidas voladoras, su conciencia permanecerá enfocada en la materia física y, de este modo, retardará el desarrollo de su naciente vista de los mundos etéricos o invisibles.

Esta interpretación popular de los ovnis (fenómenos etéricos) además, nos está disuadiendo de intentar resolver nuestros propios problemas. Si creemos que llegará una raza no humana, como un "Deus es machina" en el momento oportuno para salvarnos de nosotros mismos, no haremos esfuerzo alguno por resolver los problemas que nosotros mismos hemos creado. Y si no hacemos ese esfuerzo ¿Qué pasará cuando comprobemos que no interviene ninguna raza extraña a la humana? La verdad del asunto es que los Guías Divinos de la humanidad se apartaron hace muchísimo tiempo de la participación activa en las decisiones de la humanidad, tal y como nos lo enseñan las antiguas y modernas creencias ocultas, y ahora es cuando le corresponde al ser

Humano hacer el trabajo mediante su propio ingenio y elevarse hacia Dios. Esta dependencia de entidades externas es diametralmente opuesta a las enseñanzas esotéricas de la filosofía occidental, cuyo mayor dogma es fundamentar la confianza de cada individuo en su propia naturaleza interna, ya que si esperamos que los hermanos del espacio vengan a cuidarnos y a protegernos. ¿Hacia dónde iremos? ¿Hacia una manada de borregos? ¿Dónde y cómo quedará nuestra capacidad creadora?

¿SON LOS OVNIS BUENOS O MALOS?

La interpretación popular dada al respecto puede ser comparada a la actitud mantenida frecuentemente por los asiduos a las sesiones espiritistas. Sus deseos de creer anulan cualquier discernimiento que puedan poseer y atribuyen al espíritu comunicante atributos de naturaleza angélica, cuando en realidad tal espíritu puede ser peligroso en alto grado. De la misma manera que la idea del advenimiento de los extraterrestres presagia algo maravilloso para la humanidad, constituye una idea totalmente gratuita como veremos. La lectura de la literatura relativa a los ovnis demuestra que dicho fenómeno está asociado con actividades totalmente ajenas a las fuerzas positivas. Por ejemplo, las fuerzas del bien tratan de respetar en todo momento el libre albedrío del individuo, ya que no existe más alto elemento de herencia espiritual en un individuo que su libertad para controlar su propio cuerpo y decidir sus propios actos.


Las historias de abducciones realizadas por los extraterrestres (aunque la verdad de estos raptos es que son experiencias psíquicas inconscientes trasladadas a términos sensoriales) son lo más definitivamente opuesto al principio del libre albedrío. Por otro lado, el fenómeno no es en modo alguno el método usado por las entidades positivas. Aparecer de una manera milagrosa, priva al observador de la libertad de creer o no creer. Al respecto, CRISTO, entidad positiva espiritual, nunca realizó milagros para los que solicitaban señales. Sus curaciones fueron reservadas PARA LOS QUE LA SOLICITABAN Y VOLUNTARIAMENTE ESCOGÍAN CREER.


LA VISIÓN ETÉRICA Y EL DESARROLLO FUTURO

Actualmente la humanidad se está volviendo cada vez más sensitiva hacia los estados invisibles del Planeta. El hombre está desarrollando facultades extrasensoriales que le abrirán nuevos horizontes. Al mismo tiempo, la atmósfera del Planeta se está volviendo más tenue, el oxígeno se va agotando y el éter del planeta se está haciendo más denso. Todas estas circunstancias capacitarán al hombre para establecer contacto visual con los mundos invisibles con suma facilidad. Y es de esperar que lo que primero se vea sea inquietante por no decir más, siendo el fenómeno ovni el caso típico de ello.

Así pues, los que ya saben de antemano lo que está sucediendo y lo que sucederá en un futuro no muy lejano, están ansiosos esperando ese día y están intentando coger la ocasión por los pelos a través de la meditación y el estudio, dejando así atrás a sus hermanos, ignorantes de lo que se trata. Estos últimos, por otra parte, pueden retrasar el desarrollo de la Clarividencia por creer que están sufriendo alucinaciones cuando empiezan a lograr sus primeros vislumbres de las entidades etéricas y por el temor de que si dicen a los demás lo que ven, los tomarán por locos. Lo más importante de todo es que podamos adelantar el día, en nuestro propio caso, mediante la adquisición del conocimiento de las cosas que podamos esperar ver; para entonces sabremos lo que buscamos y no estaremos ni atemorizados, ni atónitos, ni incrédulos cuando empecemos a obtener una vislumbre de esos entes. Lo que sí es cierto es que el fenómeno ovni existe. Pero. ¿Su naturaleza de qué es? Esperamos haber dado unos puntos de reflexión importantes para aquellos que tienen el privilegio de comenzar A VER; para que su naciente vista en los mundos invisibles sea enfocada en la dirección correcta, tal y como la enfoca el Clarividente Voluntario.

JOSÉ LÁZARO (ENVIADO POR TERESA)

Presidente de la fraternidad Rosacruz M.H. en Cataluña.



Amigo Oliver:

Muy interesante tu exposición sobre las posibilidades de la ciencia.

La idea de una confederación de seres avanzados que nos ayudan y cuidan nuestra Tierra, que se movilizan en naves que desafían la física Newtoniana, me parece que hay que mirarla con bastante discernimiento. Los Hermanos Mayores, únicos intermediarios entre Dios y el Hombre según el Concepto, tienen a su cargo la evolución del planeta. Cristo sostiene con su amor a cada planeta en su puesto. Jerarquías Arcangélicas le colaboran en todo esto. Se dice que el Arcángel San Miguel es muy activo en la lucha contra entidades Luciféricas no redimidas que manipulan o materializan cometas y asteroides para destruir el sistema solar y que gracias a su intervención muchos cometas son desviados de su orbita.

Siempre me ha gustado la idea de que nosotros, los seres humanos, ya recibimos el kit completo de la evolución - todo el set de vehículos y contrapartes espirituales necesarias para hacernos cargo de nuestra evolución. Además que tenemos a Cristo con nosotros hasta el final de los tiempos....

Necesitamos fortalecer la confianza en nosotros mismos, en nuestras capacidades, de modo que podamos ejercer nuestra herencia divina. desarrollar todo nuestro potencial. Pero, si para esto necesitamos de más ayuda externa, es ahí donde me parece que esta la celada... muy sutil por cierto, pero que debemos pasar por el tamiz de la sana lógica.

Feliz día. Jorge


Sobre los extraterrestres salió en Rayos hace varios años un articulo, que a mi me gusto mucho, y me satisfizo bastante, pues tenia inquietudes parecidas a las tuyas.

En síntesis decía que como la atmósfera se esta enrareciendo y el éter es cada vez mas visible, se hacen mas frecuentes las posibilidades de que seres que viven en los planos etéricos se manifiesten y como manejan fuerzas de índole superior, por ser etéricas, da pie a tantas fantasías. Advertía el artículo sobre la necesidad de discernir si estos seres tienen buenas intenciones o no, conclusión que se puede sacar de sus supuestos métodos: mutilan animales, raptan personas sin su consentimiento, etc.

Muchas personas que están desarrollando la vista etérica ven manifestaciones de esta región y muchas veces se les atribuyen leyes que desafían las leyes físicas.

Tu amigo Jorge.

lunes, 3 de diciembre de 2012

TEMAS INTERESANTES DE LOS FOROS (II)



De Helios para Oliver


Como eres estudiante de ingeniería no necesitas mayores explicaciones sobre los ovnis, extraterrestres y similares asuntos. Lo que al respecto se ha dicho en rosanet es:

1° Para los seres vivos es indispensable recibir vitalidad ÚNICAMENTEDE SU PROPIO SOL, así que si se alejan mucho no sobreviven.Supongo que nosotros no podríamos sobrevivir por mucho tiempo ni siquiera en Marte.

2° La prolongada falta de gravedad deteriora el cuerpo y la mente.Además, por muy veloces que fueran las naves (nunca + que la luz)los extraterrestres vendrían desde tan lejos que el viaje demoraríacentenares o miles de años.

3° Afirma el gran Stephen Hawking que en el universo existen másagujeros negros que estrellas, y que poderosamente atraen objetos(aún estrellas) desde enorme distancia, sin que puedan ser detectarlos aún cuando las naves ya hayan caído en su órbita.

4° Para que un ovni se desplace velozmente en nuestra atmósfera, TIENE que ser aerodinámico. Si no lo es, daría rápidas volteretas y se estrellaría en tierra. Por supuesto, hay otras razones pero será mejor que las encuentres túsolo. Y no sé si la muy apreciada y admirada Mrs. Elsa Glover (erudita en Física y Filosofía Rosacruz) querría comentar esto (en inglés) pero si lo comenta nos haría un gran favor.

Helios


En un mail, Jorge responde a tu interesante mensaje y te comenta, entre otros y en síntesis, dos temas:

1- la existencia de una "Confederación" universal es una situación a reflexionar, así como en qué plano de existencia/conciencia debemos estudiarlo/meditarlo/experimentarlo en consonancia con nuestro actual estado de

conciencia.

2- no debemos perder el objetivo de la evolución de la humanidad terrestre: desarrollar sus atributos espirituales internos para llegar a independizarse totalmente de "tutelas" externas y sostener autónomamente el planeta Tierra.

Podría al respecto agregarse: 3- Debemos aprender primeramente, qué y cómo son nuestros atributos espirituales y qué relación tiene ello con las enseñanzas religiosas/espirituales que desde un olvidado pasado nos llegan, en especial, las provenientes de ese INIGUALABLE SER CONOCIDO COMO JESUCRISTO. (...Hombre, conócete a tí mismo...y conocerás a Dios...)

4- Debemos comprender cómo es el universo, sus dimensiones y sus diferentes Oleadas de Vida correspondientes a cada una de tales dimensiones de existencia/conciencia. En lo inmediato, ir desarrollando sucesivamente la capacidad de conocer, reconocer, comprender y, finalmente, funcionar conscientemente en dimensiones más sutiles (comenzando por el plano/dimensión etérica), en las cuales iremos encontrando cada una de las respuestas a nuestras actuales dudas.

5- Debemos asimismo, comprender cuál es nuestra misión en este plano físico y, en especial, lo IMPRESCINDIBLE que es cumplir con cada uno de los compromisos asumidos con este plano físico, en esta encarnación o en alguna encarnación precedente y generar LA CERTEZA DE QUE SOMOS ARTÍFICES DE NUESTRO PROPIO DESTINO (leyes de causalidad, renacimiento y epigénesis), individual y colectivamente.

6- Cuando se esté debidamente preparado, NADA MERECIDO SERÁ NEGADO (..pedid y se os dará...) con el único fin de servir amorosa y desinteresadamente a toda la humanidad. Las enseñanzas rosacruces nos fueron legadas a través del contacto interno de Max Heindel con un Hermano Mayor y nos brindan un método excelente y seguro para tal logro. NO EXISTEN MAESTROS EXTERNOS: sólo hermanos que ya han recorrido el Sendero y que nos cuidadn mientras no sepamos "cuidarnos" a nosotros mismos y ser debidamente inofensivos para los demás. Fraternalmente. Arnaldo

Apreciado Victor:

Tengo aquí un artículo que, en su día, mandó el presidente de la Fraternidad Rosacruz de Barcelona a una revista. Trata sobre los ovnis y acabo de escribirlo hoy al ordenador para poder mandároslo. Como que no puedo hacerlo como archivo adjunto, lo mandaré a pedacitos. El que lo quiera entero, si me lo pide se lo mandaré a su correo particular.

Añado además que tú puedes hacer mucho por la fraternidad y para la humanidad, uniendo tus excelentes conocimientos científicos a los de la filosofía rosacruz y pudiendo explicar todo de forma científica. Según el artículo que te mando, el hecho de percibir a los ovnis, demuestra que

La persona está despertando la visión etérica, así que amigo, si tu los has visto, ya sabrás lo que esto significa. Mis felicitaciones por ello.

Ahí va el primer trozo.

LOS FENÓMENOS OVNI Y SU REVERSO

La opinión de que el género humano está siendo vigilado por seres forasteros del espacio exterior ha provocado una respuesta comprensiva en la imaginación de mucha gente que alimenta la esperanza de que una raza extraña ha venido con naves estelares para ayudar a la humanidad.

¿QUÉ SON LOS OVNIS?

¿Son verdaderamente lo que la gente cree que son? Este artículo intentará sondear la naturaleza de dicho fenómeno, bajo la investigación del mundo invisible que rodea al planeta Tierra por un clarividente voluntario, sacando con ello un razonamiento del impacto que produce en el desarrollo espiritual de la humanidad.

¿SON REALES LOS OVNIS?

A despecho de la visión continua de los objetos naturales y de los fabricados por el hombre y a despecho de engaños deliberados, persiste el hecho de que mucha gente ha visto algo inusual que desearía las explicaciones ordinarias. ¿Es real lo que han visto? Las teorías que pretenden desacreditar la realidad del fenómeno Ovni, sugiriendo que los observadores sufrían alucinaciones o estados mentales anormales han ido perdiendo credibilidad. Ello se debe en parte a la incuestionable sinceridad y estabilidad emocional de muchos de los observadores y también a algunos casos de evidencia física simultáneos a detecciones en pantallas de radar, así como a elevados niveles de radiación.

Aunque la realidad del fenómeno Ovni se está haciendo muy difícil de negar, debemos recordar que la realidad tiene muchos niveles. Por ejemplo: Si observamos una silla en un espejo e intentamos moverla tocando el espejo podríamos llegar a la conclusión de que la silla no es real, sin embargo sabemos que la silla es real; lo que estamos percibiendo es una imagen de espejo que no tiene las mismas propiedades que la silla misma. De la misma manera, podemos mirar fijamente un pedazo de papel rojo un tiempo suficientemente largo y luego desviar nuestra visión y nos quedará una imagen posterior. Esto es un fenómeno real pero, siendo subjetivo, no Puede ser objeto de mediciones científicas. Así pues, aunque aceptemos la certeza de los fenómenos Ovnis, es preciso considerar el nivel de realidad en el que se producen.

¿SON DE MATERIA SÓLIDA LOS OVNIS?

Las características del fenómeno Ovni parecen indicar que pueden afectar a la materia física. Las observaciones visuales simultáneas a las del radar demuestran que algunos fenómenos tienen lugar en el espacio. No obstante, estas observaciones no constituyen evidencia suficiente para asegurar que se traten de objetos sólidos, como más adelante veremos. Todo lo que realmente prueban estas observaciones es que un ser humano percibe visualmente algo con la suficiente conductividad eléctrica como para provocar respuesta en el radar. La naturaleza sólida del fenómeno queda todavía más en entredicho si consideramos que las percepciones visuales NO SON CORROBORADAS A MENUDO por las captaciones del radar. Además el fenómeno Ovni es frecuentemente percibido como objetos con nubes interpenetrados por nieblas brumosas

o, incluso, como un simple resplandor luminoso. Ciertamente, estos hechos avalan la naturaleza no sólida del fenómeno.

Además el comportamiento del fenómeno ovni no concuerda ni se ajusta al de los objetos físicos sólidos. Por ejemplo: Algunos ovnis aparecen y desaparecen en el aire. Muchos parecen viajar a través de la atmósfera a velocidades de muchos miles de Kilómetros por hora e incluso giran en ángulos rectos a esas velocidades sin desintegrarse. Las filmaciones hechas en cintas de vídeo a ovnis en movimiento parecen indicar que se mueven sin que el aire les oponga resistencia normal y también se ha observado que cambian de forma en pleno vuelo.