Entradas populares

sábado, 2 de febrero de 2013

TEMAS DE LOS FOROS ROSACRUCES (II)



CONTINUACIÓN DE LO COMENTADO EN EL FORO "ROSANET" SOBRE EL TEMA DE LA CASTIDAD

En el Servicio de Luna Nueva rosacruz podemos leer: “El símbolo del querubín con la flor abierta colocada sobre la puerta del Templo, daba al aspirante el mensaje de que la pureza es la única llave con la cual es posible abrir la puerta que conduce hacia Dios, o como Cristo lo expresó: Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”.


Creo que el mensaje es nítido: No se puede fornicar y al mismo tiempo pretender ser admitido en el Templo. Según se puede deducir de la lectura de las obras de nuestros hermanos pioneros, no fue la previsión de nuestro Creador que utilizásemos la fuerza creadora que se expresa genitalmente para la satisfacción de nuestra sensualidad. Esa fuerza creadora le fue dada al ser humano para que fuese posible la creación de nuevos vehículos físicos que sirviesen de instrumentos evolutivos para los egos que llegan al renacimiento.

Así ocurrió hasta que- según refiere Corinne Heline en el volumen I de The
New Age Bible Interpretation- la desobediencia de una cierta parte de los individuos de la oleada de vida Angélica, que conocemos como espíritus Luciferes, ocasionó que la humanidad de la Época Hiperbórea cayese bajo la influencia de aquellos y utilizase su poder creativo no según los dictados de Dios sino según las sugerencias de los Luciferes.

De manera que, a partir de entonces, y utilizando su libre albedrío y su capacidad de decisión, la humanidad decidió gratificarse sensualmente a despecho del mandato de Dios. La realización indiscriminada del acto sexual para otros fines que no fuesen la provisión de cuerpos físicos para nuestros hermanos renacientes, fue una decisión del ser humano en contra del plan evolutivo previsto por Nuestro Creador.

Eso fue lo que ocurrió con prácticamente toda la oleada de vida humana, excepto los pocos egos que se mantuvieron fieles al mandato de Dios. De nuevo, Corinne Heline nos informa en su obra The Blessed Virgin Mary (La Bendita Virgen María) que el ego a quien conocemos como la Bendita Madre del Maestro Jesús fue uno de esos fieles que nunca, nunca, cayeron en el Pecado Original a través de todos sus renacimientos.

Creo que nosotros, como estudiantes de las enseñanzas de la Fraternidad Rosacruz y aspirantes al Sendero, debemos caer en la cuenta -y cuanto antes mejor- que el sexto mandamiento no dice: “No fornicarás en exceso”, ni “No fornicarás demasiado”; dice claramente: “No fornicarás”.

Si no se es aspirante al Sendero de Santidad, puede uno irse a cualquier grupo de terapia de algún buen gabinete psicológico donde, probablemente, le confirmarán que la práctica regular y metódica del sexo constituye uno de los pilares básicos del equilibrio y la salud psicofísica. Pero en este foro se debe decir valientemente la verdad. No se puede poner una vela a Dios y otra al Diablo.

Animémonos, apoyémonos unos a otros como hermanos que somos de esta bendita Escuela a la cual tenemos el privilegio de pertenecer, para que nuestro caminar sea en la dirección de la pureza de pensamiento, palabra y obra. La castidad, fuera o dentro del matrimonio, no puede ser una cadena, no puede ser una carga: se nos enseña que, muy al contrario, es la puerta que se abre al camino de la liberación.

Si se me permite una analogía, la castidad puede compararse a un poste indicador situado en una encrucijada y señalando hacia un camino que, hasta donde la vista nos alcanza, aparece lleno de trompicones, piedras y espinas, pero que tras el primer recodo da paso a una amplia avenida de luz y paz. La sensualidad indica hacia el camino ancho y acogedor que más pronto que tarde nos precipita en el abismo.

Somos aspirantes a una Escuela de Misterios. Tenemos que tener valor. Debemos tener fe en lo que nos dicen nuestros hermanos más cercanos a la verdad que nosotros.

Manuel Padrón


NO ES UNA CONTINUACIÓN PERO TRATA DEL ACTO DE PROCREAR NIÑOS
Queridos rosanistas, especialmente Teresa :

Sí. Se me ocurre que estás en lo cierto al afirmar, con Max Heindel, que, si uno de los cónyuges no es seguidor de nuestra filosofía y no lo era cuando contrajo matrimonio, no cabe duda de que el otro debe respetar su tendencia a esperar una correspondencia por nuestra parte a sus deseos, que él y la sociedad y hasta la iglesia, consideran derechos. Y, por tanto, hemos de hacer de esa unión un verdadero sacramento: una unión de cuerpos y de mentes y de espíritus.

Y se me ocurre que, fundamentalmente, lo que impide lo antedicho es el miedo a las consecuencias, en cuanto a descendencia se refiere. Y, en este aspecto, hemos de tener en cuenta dos cosas:

1ª.- Que nadie tiene más hijos de los que ha de tener. Si, ni una hoja de un árbol cae sin que el Padre lo sepa, ¿cómo van a aparecernos hijos no previstos? Nadie tiene, pues, más hijos de los que decidió en el tercer cielo o de los que los Señores del Karma nos asignen.

2ª.- Lo que sí puede ocurrir es que, si la unión se hace pasionalmente, buscando sólo el placer, el hijo atraído al renacimiento sea, digamos, "de baja calidad", con poca evolución espiritual, a nivel de las vibraciones pasionales de los padres en el momento del acto procreador - y es lo que está ocurriendo en el mundo en términos generales- . En cambio, si hacemos de esa unión un verdadero sacramento, una unión total y llena de entrega y amor, conscientes de que se trata de la unión de dos espíritus virginales en un momento creador, el ser que atraeremos al renacimiento vibrará de modo elevado y será una bendición para los padres y para el mundo. ¿Qué razón de ser tendría sino la Inmaculada Concepción? ¿Por qué no nacen demasiados seres evolucionados espiritualmente, demasiados iniciados? Porque las vibraciones de los presuntos padres no los atraen o, mejor, los repelen. La unión sexual no ha de empezar "por bajo". Ha de nacer de arriba, de la mente, del corazón, del deseo de hacer feliz al otro, de entregársele, del amor. Y el acoplamiento sexual ha de ser sólo un subproducto necesario e inevitable y nunca la finalidad de la unión. Porque, si la unión es sólo sexual, deja siempre en el alma una insatisfacción profunda. En cambio, si ha habido entrega incondicional y total, la sensación es entonces de plenitud y de felicidad. Porque, no lo olvidemos: el acto sexual es una función normal, como el comer o el beber o el andar. La malicia y lo vergonzoso se lo hemos añadido los humanos. Por eso los animales, que no tienen mente, no sienten vergüenza alguna de acoplarse en público. Paco



Apreciada Teresa y amigos

A mí me parece que el cónyuge puede negarse de manera justificada si ve que las cosas se están yendo a extremos, porque el abuso de la energía creadora, con complacencia o sin ella, con matrimonio o sin matrimonio, es el pecado contra el Espíritu Santo, el pecado que debemos expiar con la debilidad y enfermedad. Además si uno de los dos está aspirando a la vida superior, está en su derecho.

Según el Concepto, el acto procreador solo tendría lugar muy pocas veces en la vida, cuando se va a traer un hijo a la existencia. De modo que cuando Paco dice que el acto creador es una función natural como comer o beber, debemos entender, que si lo es pero que solo se cumple pocas veces o bien se hace para cumplir el deber conyugal moderadamente cuando uno de los dos no comulga con la idea de la Inmaculada Concepción.

También nos dice el concepto que el celibato solo es exigido para las Iniciaciones. Y hay quienes se van al otro extremo de mirar la función creadora con horror y o no cumple con su deber o no trae los hijos que podría traer al mundo.

como este tema es de importancia capital, así como lo leéis amigos, MAYUSCULA, es necesario recalcar cuales son las enseñanzas Rosacruces al respecto.

Teresa está valientemente transformando su ser poco a poco, sin dejar de intentar, su metodología me parece acertada. Algún día las cosas serán mejores .

Es importante el enfoque de Paco de que el acto sexual es solo la parte física del asunto. Podemos amar a otra persona en los niveles más espirituales, Uranianos, de alma a alma, el verdadero amor, y nunca tener contacto físico. Eso es posible. Doy fe de ello, Yo amé así a mi actual esposa por 26 años. Es lo que la gente llama Amor Platónico.
En amoroso servicio,
Jorge


En general, los caminos para llegar a la liberación, a la unión con Dios, a la perfección... hablan de la energía sexual. De acuerdo con lo que he conocido de la filosofía RC, el abuso de la energía sexual rezaga, le hace daño a la evolución, y si este abuso es por parte de un ser iluminado, su retraso es tal que lo lleva a un punto más atrás que el de los primates actuales.

Por lo que he entendido, el abuso de la energía sexual significa utilizarla -entiendo que se refiere a tener relaciones sexuales- con fines diferentes a procrear.

Con lo anterior, ¿querría decir que una relación de pareja con virtudes como la entrega, la fidelidad, la confianza, etc. en la que se tienen relaciones sexuales como una manifestación mutua de afecto se estaría abusando de la energía sexual? Si esto es así, parece que el sexo o, mejor, el erotismo, es tabú en la medida en que su ejercicio va en contra de los fines espirituales del ser humano...

Entonces, en qué consiste el abuso de la energía sexual? la búsqueda es a que se viva en pareja sin relaciones sexuales, en castidad, o el hecho de vivir la sexualidad con la pareja, como manifestación de amor, es diferente a lo que alude Max Heindel cuando habla de abuso?

Diciendo lo anterior, me surge otra duda: la relación sexual es, realmente, una expresión de amor, tal vez de un amor que aún habita en las regiones bajas del mundo del deseo? si es así, ¿es posible que en esas regiones habite el amor? si no es así, cuándo llegó el ser humano a relacionar la sexualidad con el amor? esa relación entre sexualidad y amor es cierta o es ficción?

Mil gracias a todos Gloria María Ortega M.

No hay comentarios: