Entradas populares

domingo, 17 de febrero de 2013

TEMAS DE LOS FOROS ROSACRUCES (y III)



CONTINUACIÓN DEL DEBATE SOBRE LA CASTIDAD

Estimada Amiga Gloria:

Aprovecho un rato libre que tengo para intentar darte mi humilde opinión al respecto.

La energía sexual tiene dos aspectos, su uso constructivo para la procreación y el degenerativo que, como bien dices, "rezaga" al aspirante a la vida superior. Sin embargo, este aspecto está tan arraigado en la humanidad común que es tan natural su mal uso como cualquier otro defecto a superar, sólo hay una excepción, que el uso pasional-sexual de esta energía creadora no tiene perdón y hay que hacer frente a sus efectos kármicos queramos o no. Eso es lo que viene ocurriendo con la humanidad desde la "caída" o acto voluntario para practicar el sexo, y ese fue precisamente el motivo para que la ley de consecuencia entrara en nuestra evolución, pues, a partir de la caída la humanidad, se dejó llevar por las influencias maléficas de los luciferes y comenzó a hacer mal uso de su libre albedrío y de la energía creadora.

Pero cuando hablamos del aspirante a la vida superior es diferente. Nuestra filosofía enseña que, además de no tener perdón, cada vez que hacemos uso del sexo en sentido destructivo o pasional, gastamos más éteres vital y químico de lo normal, por tanto, sentimos la necesidad de atraer más por medio de los alimentos, lo que significa que disminuimos los éteres superiores o cuerpo alma, y aumentamos los inferiores sin necesidad, ya que eso lo hacemos normalmente con los alimentos diarios y con la energía solar y los trabajos nocturnos en el mundo del deseo. Dicho de otra forma, cuando actuamos en esa línea negativa, construimos el cuerpo del pecado y anulamos el cuerpo espiritual que necesitamos para ser cada vez más conscientes de los mundos espirituales.

Pero tampoco hay que obsesionarse, esa energía creadora asciende por naturaleza según vamos evolucionando y, en nuestro caso, según cumplimos los servicios rosacruces y elevamos nuestros sentimientos y pensamientos. Si queremos hacer que ascienda más rápidamente y en sentido espiritual debemos:
1º. Utilizarla constructivamente con cada acto físico que hagamos.
2º.Intentar mantener nuestro cuerpo de deseos y mental en las más elevadas vibraciones.
3º. Por medio de la epigénesis, creando algo original que nos permita centra nuestra voluntad y así "gastar" esa energía creadora.

Con esto conseguiremos dos cosas:
1ª. No estimulamos los deseos inferiores que son los que nos fuerzan a hacer el acto sexual, y 2ª. Estamos elevando la energía creadora a los chacras superiores. Por poner un ejemplo: si un hombre mira a una mujer con deseo carnal, está estimulando la energía creadora -en su aspecto animal- que, tarde o temprano, le obligará a tener una eyaculación. Pero si lo hace considerándola una hermana de la familia, un espíritu que está evolucionando como él, o simplemente piensa y razona que en esta vida está utilizando ese cuerpo por necesidad kármica y evolutiva como en otra vida utilizó un cuerpo masculino, lo verá de otra forma y la energía creadora seguirá por su cauce natural hacia arriba.

Cuando en un matrimonio hay virtudes -como dices- quiere decir que hay menos pasión que en otros grados inferiores, pero eso no significa que sean puros al hacer el acto sexual, es en ese momento cuando se demuestra si se hace con la única intención de procrear -hecho muy difícil actualmente- o se dejan llevar por la pasión y la sensualidad. Por tanto, el uso de la energía radica en la evolución de las personas. Te pondré otro ejemplo: Un hombre puede ser aparentemente muy cariñoso con su esposa, pero quizás lo haga influenciado por los deseos inferiores del sexo, es decir, se muestra así por que desea relaciones sexuales. Otro hombre puede ser muy cariñoso pero por naturaleza, es decir, no desea hacer el acto sexual. Esto es, uno domina más que otro su cuerpo de deseos y está utilizando mejor la energía creadora.

La castidad voluntaria y forzada es un error, es como luchar contra un deseo sin haber desarrollado el aspecto espiritual contrario. La persona dominada por el deseo sexual debe desarrollar ese cariño, respeto,
amor fraterno, etc. para reducirlo, y es entonces cuando combate y lo vence. Pero si en vez de hacer eso
solamente se impone no hacer sexo, lo único que conseguirá será obsesionarse hasta el punto de que, en algún momento, sea vencido por el deseo sexual y actúe como un animal sin control. Por tanto, el "amor sexual" hay que transformarlo en amor espiritual, pero nunca combatir el deseo prohibiéndose uno mismo hacer el acto. El sexo es el "amor egoísta" para satisfacer las pasiones, y el Amor espiritual es la expresión fraternal y altruista de la persona hacia otra a la que considera su hermana. En eso radica la transmutación de la energía creadora.

Hay casos en que ciertas personas se comprometen en esta vida a practicar la "castidad" pero eso procede
de la misma elección que hacemos en el mundo del pensamiento antes de renacer y, normalmente, puede ser un compromiso por parte del Ego para contrarrestar una mala utilización de la energía creadora en otra vida, aún así, algunas vuelven a caer en la tentación del deseo por el sexo.

Por último, por supuesto que cuanto más sexo pasional y sensual más tendremos que afrontar nuestras deudas y más posibilidades de rezagarnos. Pero cuando, poco a poco, comenzamos a practicarlo -por necesidad- sin pasión y con sentimientos elevados, se va comprobando que lo dominamos y que cada vez lo necesitamos menos. Al fin y al cabo, toda transformación comienza en la mente, la cual hay que complementar con nuestros más elevados sentimientos humanos.

Esperando haberte ayudado, te saludo fraternalmente Francisco Nieto


Amigos rosanistas:
Dicho lo anterior, no nos queda más remedio que remitirnos a lo que estos Seres Iluminados nos han dejado escrito para poder discernir entre lo verdadero y lo falso sobre la cuestión planteada: la utilización de la energía creadora que se expresa genitalmente. En el Volumen I de The New Age Bible Interpretation escrito por Corinne Heline, una de las discípulas predilectas de Max Heindel, y en el capítulo referido al Génesis, puede usted hallar las claves para entender el significado y el fin de la sexualidad.

Se dice en este hermoso libro que "todas las oleadas de vida pasan a través de una fase de división de poderes, una separación en sexos seguida de una eventual reunión de los dos polos". Así ocurrió sin incidencias con la oleada de vida Arcangélica y las precedentes, pero no fue igual en el caso de la oleada de vida Angélica, la inmediatamente previa a la nuestra: cierto número de individuos de esta oleada de vida, los ahora llamados Luciferes, se rebelaron contra el Plan Divino y quedaron como rezagados respecto de los fieles al Divino Plan.

Desde su posición intermedia entre la Humanidad y los Ángeles, sin estar integrados en ninguna de las dos oleadas, influenciaron a la humanidad infante de tal manera que el resultado fue que ésta utilizó la energía creadora genital para su propia satisfacción sensual y no estrictamente para la creación de nuevos vehículos físicos que pudiesen ser ocupados por los egos en espera de un nuevo renacimiento. Esta última utilidad es la prevista por el Creador. La primera, la satisfacción de la sensualidad, es una elección que la inmensa mayoría de la humanidad ha hecho contraviniendo el Plan previsto.

A la vista de lo anterior, la cesación en el uso espúreo de la sexualidad no constituye más que la primera parte del mandamiento evangélico: "Cesad de hacer el mal; comenzad a hacer el bien".

Así que, cuando usted dice que si "el abuso de la energía sexual rezaga, le hace daño a la evolución", está en lo cierto porque en la Mente de Dios no es ese el fin que le ha dado, y todo lo que va contra Su Ley rezaga y hace daño a la consecución de las altas metas que Él tiene previstas para nosotros. Efectivamente, entiende usted bien cuando dice que "el abuso de la energía sexual significa utilizarla -entiendo que se refiere a tener relaciones sexuales- con fines diferentes a procrear"

Cuando usted pregunta: "¿querría decir que una relación de pareja con virtudes como la entrega, la fidelidad, la confianza, etc. en la que se tienen relaciones sexuales como una manifestación mutua de afecto se estaría abusando de la energía sexual?", yo creo que la respuesta es: rotundamente, sí.

Después de eones de evolución durante los cuales la inmensa mayoría de la humanidad ha desvirtuado el uso de la energía creadora genital, se ha borrado de su conciencia -y hasta de su subconciencia- el sentido de lo correcto y de lo incorrecto respecto a este punto, de tal manera que actualmente se considera la práctica rutinaria de la genitalidad como un pilar fundamental de la salud física y psíquica del ser humano.

Respecto a lo que usted se refiere de si el ideal del matrimonio es la vida en castidad, la respuesta es igualmente rotunda: naturalmente que sí. El matrimonio no es una licencia para fornicar impunemente. Puede que a nosotros este ideal nos parezca inalcanzable y que la vida en castidad nos parezca carente de sentido. Pero no es difícil imaginar que existen diversas organizaciones religiosas y filosóficas de diferente signo -y no necesariamente ocultistas- que mantienen viva la llama de la castidad tanto entre sus miembros célibes como casados.

Usted pregunta: "¿la relación sexual es, realmente, una expresión de amor, tal vez de un amor que aún habita en las regiones bajas del mundo del deseo?". Es posible que la relación sexual pueda ser una relación de amor, pero sí debe tener muy claro que las Enseñanzas de la Fraternidad Rosacruz -así como las de cualquier otra Escuela de Misterios, e incluso de cualquier religión avanzada- establecen muy claramente que la relación sexual a la que usted hace referencia, no es una relación de Amor.

El cómo alcanzar el ideal y la meta de la castidad aquí expuestos es cuestión de cada cual; cuánto de rápido o de lento se avance hacia ese ideal ineludible es responsabilidad de cada uno. Naturalmente que para vivir una vida relativamente sana y relativamente normal, no es necesario ser casto; así como tampoco se necesita contactar con una Escuela Preparatoria a una Escuela de Misterios Menores para vivir una vida que todo el mundo pueda considerar envidiable.

Tenga usted en cuenta que estamos escribiendo en Rosanet, cuyo verdadero significado expuse en el primer párrafo de este correo. Nosotros, los estudiantes de la Fraternidad Rosacruz, somos personas que no queremos contentarnos con esas vidas normales e incluso envidiables a las que hice referencia en el párrafo anterior. Nosotros queremos Vivir la Vida necesaria para ser considerados aptos e intachables a los ojos del Maestro que puso su mano derecha sobre la nuestra en el momento de nuestra promesa como Probacionistas. Creemos que el Maestro no nos exigiría más de lo que nosotros fuésemos capaces de dar, pero que se entristecería cuando viese que actuamos por debajo de nuestras verdaderas posibilidades. Es deber de cada estudiante analizarse críticamente y fijarse sus propias metas, tanto en lo referente a la sexualidad como a cualquier otra cuestión.

Fraternalmente. Manuel Padrón



No hay comentarios: