Entradas populares

martes, 16 de abril de 2013

FORO ROSANET "CAUSA Y EFECTO" (IV)






Me gustaría referirme a algunas partes del reciente e interesante aporte del amigo Luis.


En el verdadero amor está la clave para redimir nuestro pasado. Las deudas de destino, pueden verse como deudas de amor, o dicho de otro modo, como causadas por nuestro egoísmo, del cual se derivan toda suerte de malestares y enfermedades.

Tenemos el consuelo de que la Ley de Causa y Efecto no es una ley ciega sino inteligente que nos permite ser coparticipes de ella en la medida que podemos generar causas nuevas capaces de contrarrestar nuestro pasado en alguna extensión. Diríamos mejor, de aceptar nuestros errores y a partir de este punto vivir una vida nueva. Es nuestra prerrogativa. Podemos hacerlo de manera consciente. Cristo, según San Juan Cap 14, se iba pero nos dejaba al Consolador, el cual nos explica M.H., es la Ley de Causa y Efecto operando internamente en nosotros.

Se hace imperativo conocerse mejor a sí mismo, y para ello la Astrología es una poderosa ayuda que se nos da. Nuestras cruces podemos entenderlas mejor y transmutarlas y re-dirigir las tremendas energías desviadas e indicadas por ellas y poniéndolas a nuestro servicio.

Otra tremenda ayuda que se nos da es la oración científica como mecanismo para ponernos en contacto con la divinidad y permitir la depuración de nuestra naturaleza emocional, siendo la oración cumbre, el PADRENUESTRO.

Estamos en una época del año en que Cristo vuelve a estar más cerca de nosotros para infundirnos todo Su amor y permitirnos comprender y realizar que solo el amor transformará nuestras vidas y a entender con mayor facilidad aquello de que

1- El Servicio amoroso altruista y desinteresado es el camino más corto, más seguro y gozoso que conduce a Dios y

2- El que no ama a su hermano, al cual ha visto, como puede amar a Dios a quien no ha visto? ... Y nosotros tenemos este mandamiento de él. El que ama a Dios ama también a su hermano."

Llenos pues del amor de Dios, y con sentimientos de bondad y consideración en nuestro trato con los demás, démosle la bienvenida a esta Santa Estación y preguntémonos todos, ¿cuál es el regalo que le traemos en esta Navidad al Divino Niño? o, en términos de la Ley de Causa y Efecto, que hemos hecho este año para liquidar nuestra deuda pendiente y así acercarnos más a Dios?

En amoroso servicio Jorge




Apreciados amigos, querido Luis:

Un montón de ideas acuden a mi mente, mientras voy leyendo tu carta. Es cierto, cuando aceptamos de buen grado "vivir la vida", cuando nos unimos a nuestro espíritu interno en un deseo de servir y ser útiles, las antiguas deudas del destino dejan de verse como tales y se asumen como una oportunidad única de servicio altruista, desinteresado y gozoso. Recuerdo, cuando yo soñaba en servir en tal o cual sitio, de tal o cual manera, sin caer en la cuenta de que el sitio que me había sido asignado por los ángeles del destino, era y es justo el puesto en el que yo puedo y debo dar lo mejor de mí misma, para así desarrollarme lo más perfecta y rápidamente posible. Cuando aprendemos a asumir esto verdaderamente, nos sentimos como trabajadores en la viña del Señor, estemos donde estemos y hagamos lo que hagamos, sin desear ya ir aquí o allá, porque comprendemos que allí donde estamos es donde Dios necesita de nuestro servicio. Entonces, nuestro marido pasa, de ser aquel hombre egoísta y que no nos comprende, a ser un espíritu virginal que necesita de nuestro amor, apoyo y comprensión para enseñarle a recorrer el camino de retorno al Padre. Aquél compañero de trabajo insoportable, pasa a ser nuestra mejor oportunidad de servicio y mejoramiento propio y ajeno. Y así con cada una de las personas y situaciones con las que nos encontramos en la vida, teniendo en cuenta que cuanto más dura es de vencer, mayor es la oportunidad de servicio.

A mí me ha costado mucho asumir esto de verdad; aún ahora muchas veces me dejo vencer por la depresión y el descontento (egoísmo disfrazado). Sin embargo cuando me siento como un simple trabajador en la Viña del Señor, asumo mis antiguas deudas con un espíritu renovado y gozosamente cumplo con mis tareas.

Para conseguir esto, tal y como dice Luis, es necesario dejar al hombre viejo y cubrirse con el hombre nuevo. Debemos desechar nuestro anillo, el de la personalidad separatista y egoísta y unirnos a las fuerzas celestiales.

Recuerdo que al principio de tener a Clara en casa, con su esquizofrenia, nos fuimos un Domingo al centro de Valencia, en un mercado que hay en la plaza de la catedral. Clara, allí en medio de toda la gente, y con lo alta que es, empezó a llorar y a comportarse como una niña pequeña. Me sorprendió reconocerme pasando mucha vergüenza y temiendo lo que la gente que nos rodeaba estuviera pensando. Este hecho me hizo meditar mucho. Sobretodo comparándolo con que yo soy alguien que ha salido a la calle con muchas personas discapacitadas. Y nunca había sentido esto anteriormente. Así que me pregunté el porqué. Sin duda que existe una gran diferencia entre cuidar a enfermos, o salir a la calle con discapacitados que no estén relacionados íntimamente con uno mismo que hacerlo con familiares, lo cual indica una deuda del destino y una unión con la personalidad. Sin duda que era mi personalidad la que se avergonzaba del hecho en sí, pero no mi espíritu. Cuando comprendí esto, decidí vivir mi vida y mis relaciones personales desde un punto de vista impersonal. Es decir, Clara "no es mi hija", es un espíritu virginal que necesita de mis cuidados. Es hija de Dios como yo, y ayudándola y cuidándola, sirvo a Dios, a ella y a mí misma. A partir de ahí, desaparecen las vergüenzas, los miedos, etc. y como dice Luis, invitamos a nuestras antiguas deudas a venir a nosotros, tomándolas como una gozosa oportunidad de servicio

En una ocasión, me escribieron de Oceanside, diciéndome que nadie conseguiría ser frente al mundo más de lo que consiguiera ser frente a sí mismo. Es decir, no podemos dar a la humanidad más de lo que tenemos, y para tener más es necesario pagar nuestras deudas y cumplir con nuestras obligaciones lo más perfecta y gozosamente posible, pues en ellas están encerradas nuestras lecciones más necesitadas que, una vez aprendidas, podremos entonces, cargados de talentos, servir a la humanidad entera.

En amoroso servicio...Teresa Tió.

No hay comentarios: