Entradas populares

sábado, 15 de junio de 2013

FORO ROSANET "CAUSA Y EFECTO" (VIII)




La norma que tan fructíferamente nos presentó Julián me hace reflexionar sobre lo difícil que es controlar los actos ajenos y mantener una conducta de inspiración espiritual. No somos dueños de nosotros mismos la mayor parte del día y sería ilusión pensar que podemos ser dueños de la conducta ajena. Comparto el afán de no inhibirse ante el mal, por usar un término genérico, y evitar el escondernos en un rincón más o menos confortable. Y como señala Teresa, la acción correcta plantea dudas, dudas éticas sobre qué hacer. En abstracto, sabemos que el mal no desaparecerá si lo combatimos frontalmente. En El Señor de los Anillos figura el caso de un mago blanco, Saruman, que lo intentó y acabó aspirando a ser el mago negro supremo. Quienes actúan así suelen quedar fascinados por su enemigo. Para nosotros el camino sería buscar el bien ante todo y la luz sí que tiene poder para disipar las tinieblas.


Desde otro punto de vista, que a mí particularmente me parece más útil, la delgada línea entre la justicia y el desamor, cuando no la más descarada venganza, la marcan nuestros sentimientos. Que cada cual indague si sus razonamientos no son mera justificación del temor, la ira u otras limitaciones. Cuando nos agreden de alguna manera, bien de palabra, o con actos, en el fondo es lo mismo. Sentimos miedo a perder lo que amamos: posición social, fama, dinero, tranquilidad, el amor de los allegados, el cuerpo físico, autoestima, libertad, etc. Del miedo viene rápidamente la ira, la devolución de la violencia. Si nuestro amor está más centrado en Dios y en sus criaturas los Egos Virginales que en el "mundo", no seremos tan rápidos para la cólera. Tal vez lleguemos, en un caso extremo, a usar la violencia, pero movidos por un amor que (esto es fácil de decir, no tanto de hacer, ¿verdad?) incluye a todos los actores, incluso al receptor de violencia. Con este planteamiento es muy, muy difícil levantar la mano contra el prójimo pero también resulta imposible mirar a otro lado cuando el prójimo es avasallado. Expongo lo anterior porque me ayuda a progresar, aunque me avergüenza lo lejos que está mi conducta de identificarse con esas frases.

Una última reflexión es sobre "la doble medida". Desde niño me chocó que las personas más hipócritas y fanáticas, las menos desarrolladas, emplearan un doble rasero: duros juicios y exigencias contra la mayoría de la gente y gran benevolencia y justificación para sus propios actos. Sin embargo, la doble medida creo que existe, lo anterior es una perversión de una verdad espiritual. El sabio se exige mucho porque tiene aspiraciones elevadas. Al tiempo, como precisamente es sabio (no envidioso ni autoritario) comprende que otros viven en otro momento evolutivo y es paciente con ellos. Cómplice no, pero paciente y comprensivo, sí. Muy dispuesto a perdonar. El perdón resulta un arma en la lucha por el bien, de las más poderosas me atrevería a decir ya que si nos señalan una conducta mala con tranquilidad, con afecto, somos más propensos a escuchar que si nos atacan con las mismas palabras. La verdad está en el interior, así se comprende este mundo que de otra forma no hay quien se lo explique.

Luis Antonio


Queridos Amigos

La física como ciencia estudia la ley de retribución, desde el punto de vista científico, así la llama ley de Acción y reacción, también estudia otras leyes asociadas al espiritualismo como la ley de entropía o ley entropica(si tenemos dos cuerpos de distinta temperatura se nivela hacia abajo o menor temperatura, el que tiene más cede al que tiene menos), ley de gravedad, ley de inercia(un cuerpo tiende a seguir en la dirección que lo está haciendo en línea recta).

Ahora bien, nuestra finalidad en la vida, si seguimos el sendero es trascender esas leyes, estar más allá, no dejar que nos afecten porque debemos manejar nuestras estrellas como dice M.H.

Si lo analizamos desde este punto de vista y lo llevamos a la vida práctica y usamos como dice M.H. la ley de analogía como llave maestra podemos resolver lo siguiente:

Todos nos movemos, física, mental y sentimentalmente, esto es acción, de acuerdo a la ley recibiremos lo que damos, ni más ni menos. Todos nos movemos y por lo tanto estamos sujetos a la ley de la inercia, no podemos pararnos en seco, aun cuando tomemos la decisión, nos moveremos algunos centímetros más. De allí que sea tan importante saber en cada momento como estamos pensado, sintiendo y haciendo.

Ahora bien, como dijo Paco, todos cometemos errores, no nos damos cuenta cuando lo hacemos, sino hasta después de ver los resultados, la reacción.

Si nos encontramos con una persona que viene a golpearnos con un palo es nuestra obligación defendernos, y digo defendernos, no re-accionar, podemos hacer dos cosas, correr o detener el palo con que nos golpeara, así estamos defendiéndonos, pero no estamos todavía atacando, podemos dejarnos llevar por la ira, y tomar el palo y golpear a nuestro oponente, ese ser que no es más que un hermano, alguien que esta donde nosotros estuvimos alguna vez, porque quien más quien menos todos hemos matado, golpeado, violado etc. y por ello no lo haríamos en esta vida, ya aprendimos que eso está mal, no somos mercenarios en esta vida, ni gendarmes ni terroristas, ni nada que tenga que ver con la muerte.

Si me siguen hasta ahora lo que viene es fácil, solo sufrimos por lo que debemos aprender, por nuestros errores, alimenticios, sentimentales, físicos, y si queremos aprender me parece que debemos estar atentos para no cometer errores, pero aun así los cometemos, y lo más grave es que ya lo hemos hecho, ya los jueces del Karma y los Ángeles del destino han acordado con nuestro espíritu antes de nacer cuales serán las lecciones a aprender y como hemos de aprenderlas.

Si alguien conoce su deuda de destino ya no es tal, pasa a ser un servicio, Pero? quienes pueden saber que les espera mañana? Quienes pueden saber que errores cometieron en el pasado? Sabemos que nadie está en el lugar equivocado cuando cae un avión, cuando estalla una bomba, o cuando es asaltado un banco. Todos podemos cambiar nuestro destino, para eso estamos aquí, pero no podemos saber que nos hará el otro, no sabemos lo que le hicimos.

De allí el no permitir que los demás nos hagan lo que no seamos capaces de hacerles a ellos. Es imposible, o casi imposible, ya que eso es lo que acordamos antes de nacer con los Ángeles del destino. Seguramente no les haríamos lo mismo porque ya aprendimos la lección, sabemos que es lo que está mal.

Siguiendo con esto teresa preguntaba cuándo es obligación defendernos y cuando no, Yo creo que siempre es obligación defendernos, pero defendernos no significa atacar. M.H. dice que en defensa propia se puede matar, es nuestra obligación cuidar de nuestro cuerpo físico, pero no es lo mismo defenderse de un atacante, quitarle el arma y dispararle hasta descargar el arma, Se entiende? Si vas por la calle y alguien quiere robarte te defiendes, gritas, lo golpeas, hasta que deja de molestarte y ves que no puede robarte, pero distinto es luego de ello, después de ver que no puede hacerte nada, seguir golpeándolo y dejarlo medio muerto por haber querido robarte, para que no se lo haga a otro, eso es hacer justicia por mano propia o lo que es lo mismo la ley del Talión.

Siguiendo con otro ejemplo práctico, EE.UU. es una potencia mundial, es el más fuerte, su obligación como más fuerte es ayudar, no servirse como lo hace de los más débiles, pero también es obligación nuestra y digo como Argentinos, exigir que nuestros políticos no gasten más de la cuenta, porque alguien como EE.UU. le presta el dinero, Si nosotros tomamos las cosas y lo hacemos por la fuerza, estamos violando la ley, si tenemos este gobierno es porque no hemos aprendido a votar, es nuestra deuda de destino, No quiero con esto desatar el tema político es un ejemplo, nada más.

Si alguien vio la película o leyó el libro Los Miserables de Víctor Hugo, puede darse cuenta que la mejor manera de cambiar a alguien es darle una segunda oportunidad, así se la dio el Cristo cuando redimió a todos los leprosos, paralíticos y enfermos, diciéndoles, ve y no peques más.

NO nos vamos a creer Cristo y andar por la vida perdonando y regalando todo, no eso es otra cosa. La ley es para cumplirse, las leyes humanas son un reflejo de las leyes divinas y la ley del amor es la primera, solo así dejara de haber malos en este mundo de gente equivocada, porque deberán ir a otros planetas a vivir su infierno. No serán nuestra deuda de destino.

El abuso de la ley siempre es mediante la fuerza, el uso del miedo, de lo contrario a la fe, al optimismo. El más fuerte debe ayudar al más débil, esa es la ley del amor, el que más tiene da al que menos tiene (ley de entropía). Todo lo demás es contrario a la ley. Espero haberme expresado bien, y que me hayan entendido, como siempre este es mi unilateral, punto de vista, y no tiene que ser el de Uds.



Saludos a todos y felices fiestas. Mario

No hay comentarios: