Entradas populares

domingo, 22 de diciembre de 2013

COMPRENDIENDO A LOS ANIMALES






¿Piensan los animales?. Sabemos que algunos animales parece que lo hacen, pero esto son los animales domesticados que han llegado en contacto cercano con el hombre por generaciones y han desarrollado de esa manera, una facultad que no poseen otros animales que no han tenido esa ventaja. Esto se basa en el mismo principio como un alambre de alto voltaje induce una corriente eléctrica más débil en otro alambre próximo a él; o como una persona de moral fuerte despertará una tendencia parecida en una naturaleza más débil. Todo lo que hacemos, decimos o somos, se refleja en torno nuestro. Por tal motivo parece como si los animales domésticos estuvieran pensando. Ellos son la clase más elevada de su especie, casi a punto de individualizare y las vibraciones mentales del ser humano han inducido en ellos una actividad similar de orden inferior.
Solamente el ser humano posee la cadena completa de vehículos correlacionándolo a todas las divisiones de los tres mundos. Al animal le falta un eslabón en esta cadena, la mente.
En su descenso, el Espíritu animal ha alcanzado solamente el Mundo del Deseo. Todavía no ha evolucionado como para “entrar” en un cuerpo denso. Por lo tanto, el animal no tiene un Espíritu individual interno como lo posee la humanidad, sino un Espíritu Grupo que lo dirige desde afuera. El animal posee cuerpo denso, vital y de deseos. Hay un punto entre las cejas y más o menos media pulgada debajo de la superficie de la piel, que tiene un punto correspondiente en el cuerpo vital. Estos dos puntos estaban tan separados en el hombre de los primero días de la Época Atlante, como lo están en los animales de nuestros días. Están más juntos en el perro que en cualquier otro animal excepto, tal ve, el elefante. El cuerpo vital y el cuerpo de deseos del animal no están enteramente dentro del cuerpo denso, especialmente lo que concierne a la cabeza. Por ejemplo, al cabeza etérica de un caballo sobresale mucho más allá y por encima de la cabeza física. Cuando como ocurre en algunas ocasiones, la cabeza etérica del caballo penetra en la cabeza del cuerpo denso, el caballo puede aprender a leer, contar y a ejecutar operaciones elementales de aritmética. Entre los animales prodigiosos que estaban así dotados y atrajeron la atención de todas partes, eran los cuatro caballos Ebedfel de la Prusia Occidental en los que los científicos se intensaron justamente antes de la I Guerra mundial. Los cuatro caballos murieron durante la guerra, antes de que cualquier explicación aceptable pudiera ser investigada. También había una yegua en los Estados Unidos llamada Lady Wonder. Su dueña hizo construir para ella una máquina de escribir en la cual escribía las respuestas a preguntas que muchos visitantes le formulaban.
Por la misma razón, es un hecho que caballos, perros, gatos y otros animales domésticos, perciben el Mundo del Deseo, sin darse cuenta a veces de la diferencia entre éste y el Mundo Físico. Un caballo se espantará ante la vista de una figura invisible para el jineta; un gato se frotará contra unas piernas invisibles. El gato puede ver un fantasma sin comprender, por consiguiente, que sus piernas no son reales. El perro, más inteligente que el gato o el caballo, siente muy a menudo que hay algo que no comprende al ver aparecerse a su difunto amo y no poder lamer su mano. Huirá asustado y confuso a esconderse en un rincón con la cola entre las patas.
La siguiente ilustración servirá tal vez para demostrar la diferencia entre el ser humano   con su Espíritu interno y el animal con su Espíritu Grupo externo.

Imaginémonos una habitación dividida por medio de una cortina, y que una parte de la cortina represente el Mundo del Deseo y la otra parte el Mundo Físico. Hay una persona en cada división; no pueden verse mutuamente ni pueden estar en la misma división. Sin embargo, hay diez agujeros en la cortina y la persona que se encuentra en la división representando el Mundo del Deseo puede poner sus diez dedos en esos agujeros hasta la otra habitación que representa el Mundo Físico. Con esto proporciona una excelente representación del Espíritu-Grupo que está en el Mundo del Deseo. Los dedos representan los animales que pertenecen a una especie. Tiene la facilidad de moverlos a su gusto, pero no puede emplearlos tan libre o inteligentemente como la persona que se encuentra en la división física, pude mover su cuerpo. Este último ve los dedos que atraviesan la cortina y observa que todos se mueven, pero no puede ver la relación que existe entre ellos. Ante él aparecen como si estuvieran separados y distintos nos de otros. No puede ver que son los dedos de la persona que está detrás de la cortina y que gobierna sus movimientos con su inteligencia. Si hiere uno de los dedos, no es solamente el dedo el herido, sino principalmente la persona que está en el otro lado de la cortina.
Si un animal se lastima, éste sufre, pero no en el grado que sufre el Espíritu-Grupo. El dedo no tiene consciencia individualizada; se mueve  según quiere la persona; así lo hacen también los animales, de acuerdo a la voluntad del Espíritu-Grupo.
Se oye hablar de “instinto animal” e “instinto ciego”. No existe tal cosa. No hay nada “ciego” en la manera como el Espíritu-Grupo guía a sus miembros; hay Sabiduría en el Mundo del Deseo, escrito con mayúsculas. El clarividente ejercitado cuando funciona en el Mundo del Deseo, puede comunicarse con esos Espíritus de la especie animal y los encuentra mucho más inteligentes que un gran  porcentaje de seres humanos. El puede observar la maravillosa inteligencia que despliegan al dirigir a os animales que no son más que sus cuerpos físicos. Los Espíritus animal separados no son todavía conscientes de sí mismos y por eso actúan sin vacilación, de acuerdo a las sugerencias del Espíritu-Grupo.  Este último es una entidad que pertenece a una evolución diferente  y funciona en los mundos invisibles donde las cosas son muchos más aparentes que aquí. De ello resulta, entonces, que lo que llamamos instinto, en realidad son las sugerencias del Espíritu-Grupo en el mundo invisible quien guía a los animales.
Es el Espíritu- Grupo el que reúne a las bandadas de aves en el otoño y las impulsa  a migrar hacia el Sur, ni demasiado pronto ni demasiado tarde, para escapar a las ráfagas de frío del invierno; quien dirige su retorno en la Primavera, haciéndolas volar a altura apropiada, que difiere según las especies. Es el Espíritu-Grupo del castor el que le enseña a construir sus represas a lo largo de la corriente con el ángulo exactamente necesario. Considera la rapidez d la corriente y todas las demás  circunstancias, precisamente como lo haría un ingeniero experimentando, demostrando que está tan al día en cada detalle de su arte, como lo es el universitario técnicamente educado. Es también su sabiduría quien dirige la construcción de la celdilla hexagonal de la abeja con exactitud geométrica; el que enseña al caracol a construir su casa en una precisa y hermosa espiral; el que le enseña al molusco el arte de decorar su concha iridiscente. ¿Sabiduría por todas partes!. Tan grandioso, tan magnífico, que el que observa con penetrante mirada, se llena de asombro y veneración.
Debido al sendero evolutivo en espiral, los animales doméstico s superiores, especialmente el perro, el caballo, el gato y el elefante ven los objetos algo semejantes a como los vemos los seres humanos: con contornos claros y definidos.
Las relaciones de las plantas, los animales y el hombre respecto a las corrientes de vida en la atmósfera terrestre, se representan simbólicamente por una cruz. El animal, que está simbolizado por el brazo horizontal de la cruz, está entre la planta y el ser humano. Su espina dorsal está en posición horizontal y a través de ella pasan las corrientes del Espíritu -Grupo animal, quien es el guardián de los espíritus animales. Ningún animal puede permanecer constantemente en posición recta vertical, porque en ese caso, las corrientes del Espíritu-Grupo no podrían guiarlo, y sino estuviera suficientemente individualizado para resistir las corrientes espiritualizadas que penetran a través de la  médula espinal humana, moriría. Los animales tienen únicamente veintiocho pares de nervios espinales y estos están afinados con los veintiocho días del mes lunar, comparado con el ser humano quien tiene treinta y un pares de nervios espinales que lo afinan al mes solar. Por consiguiente, el animal depende del Espíritu-Grupo para una infusión de rayos estelares necesarios para producir consciencia. Estos son completamente incapaces de absorber directamente los rayos del Sol.

Los animales son nuestros “hermanos menores” y aunque por ahora no estén tan bien organizados, con el tiempo llegarán a un estado tal alto como el nuestro. Para entonces nosotros habremos ascendido aun más. Hay razones ocultas claramente explicadas en “Concepto Rosacruz del Cosmos” por qué la cría de animales debería ser cuidadosamente supervisada, para el bienestar y adelanto de todo el reino animal. Los animales en su estado salvaje están exentos de enfermedades y dolores, porque su propagación es llevada a cabo bajo el cuidado y dirección del sabio Espíritu-Grupo solamente en las épocas del año que son propicias para ese propósito. La persona culta sabe que los animales son sus hermanos menores y     que debe  ayudarles así como nosotros somos ayudados en el sendero, y para un aspirante de altos ideales, el hecho de matar-sea en persona o mediante un matarife- está completamente descartado.
En el presente estado de nuestra jornada evolutiva, cada uno sabe inherentemente que es erróneo matar y ser humano ama y protege a los animales en todos los casos en los que su codicia e intereses egoístas no le ciegan ante los derechos de aquellos. La ley protege al gato o al perro en contra de la desenfrenada crueldad. Con excepción de los “deportes”, gran crueldad en contra del reino animal, es siempre por razón del dinero que los animales son criados, engordados, reproducidos y finalmente asesinados.  Las indefensas criaturas son matadas por los aficionados a la caza, ¿deporte?, sin otro sentido que crearse una imagen de poder por parte del cazador. Es difícil comprender como personas que parecen de otro modo sanos y gentiles, puedan pisotear todos sus buenos instintos y volverse salvajes, matando por pura sed de sangre y placer de destrucción. Esto es ciertamente un regreso a los instintos animales más bajos y salvajes, y jamás podrá ser dignificado ni remotamente como algo varonil o masculino.
Después de la muerte, un animal permanece por un tiempo más largo o más corto, de acuerdo a su estado de evolución, en un cuerpo de deseos hecho del material del Mundo del Deseo. Aun un escarabajo, a quien se ha pisoteado en el camino, puede ser visto por el clarividente caminando  por un techo y gradualmente desvanecer en la nada. Perdura en su forma sólo unos pocos momentos antes de que el Espíritu regrese a su fuente central del Espíritu-Grupo. En el caso de una caballo o una vaca o cualquier de los animales superiores, hay un tiempo correspondientemente más largo y una consciencia mayor en el Mundo del Deseo, que en el caso de formas inferiores. Los Espíritus animales, mandados por el Espíritu-Grupo a encarnar de vez en cuando en cuerpo de animales de su tribu, un Espíritu para cada cuerpo, regresa al Espíritu-Grupo cuando muere, habiendo ganado un grado de consciencia más alto que cuando nació. Esto ayuda al Espíritu-Grupo a evolucionar y en canje gobierna los espíritus de los diferentes animales de su tribu.
Después de la muerte del cuerpo físico, el espíritu del animal sale del cuerpo muerto y pronto regresa al Espíritu-Grupo. El amor y el cuidado que les hemos dado, naturalmente les favorece grandemente en su evolución. Mientras el animal salvaje actúa enteramente de acuerdo a los dictados del Espíritu-Grupo. Lo que llamamos instinto, los animales domésticos demuestran una capacidad de pensamiento muy por encima de su evolución normal. Ya que sabemos que los animales domésticos aprenden de nosotros y que cada acto bondadoso que les proporcionamos les ayuda en su progreso, podemos deducir que los animales que han sido domesticados serán, con el tiempo, los maestros de sus hermanos menso avanzados.

El servicio prestado por un inferior a uno superior como escalones, sólo puede ser pagado con “servicio”. El superior debe al inferior una deuda de gratitud. Cristo reconoció esto, que sin alumnos no podía haber maestros, y en gratitud por el privilegio de enseñar y dar al mundo la maravillosa Religión Cristiana, El lavó loe pies de Sus discípulos. En edades futuras, los reinos inferiores que en la actualidad actúan como escalones y medios de crecimiento y experiencia para nosotros, necesita´ran ayuda y servicio que entonces tendrá que ser dado por nosotros. De esta manera la raza humana, que en la actualidad abusa de los animales, tendrá entonces que actuar como sus sirvientes, ayudándoles a obtener lo máximo de la escuela de evolución. Los Espíritus animales cuyos cuerpos son ahora torturados en los infiernos de los laboratorios, o sacrificados para comida, serán en esos días nuestros alumnos y será nuestro deber, como sus guardianes, el ayudarles a crecer y propagar la vida que ahora se les niega. La vivisección es considerado por todos los estudiantes ocultistas como una abominación uno de los peores crímenes. Si el vivisector pudiera darse cuenta lo que le espera después de su muerte, la vivisección sería abolida y las cámaras de tortura estarían vacías. Como cristianos creemos que es nuestra obligación evitar el sacrificio de vidas animales para cualquier propósito. Nosotros consideramos que la vivisección es diabólica e inhumana.
Es evidente que el progreso evolutivo es elevar los reinos inferiores, así como a la humanidad. Los animales, en particular las especies domesticadas, están acercándose a la individualización, y su retiro de la manifestación ya ha comenzado. Como resultado de esto, con el tiempo va a ser imposible obtener comida a partir de la carne. Entonces el toque de muerte del “Rey Alcohol” habrá sonado, ya que sólo los comedores de carne anhelan licor.
En la terminología Rosacruz, los nombre de los siete períodos que nos renacimientos sucesivos de nuestra Tierra, son como siguen: Períodos de Saturno, Solar, Lunar, Terrestre, Júpiter (los animales alcanzarán el estado evolutivo similar al nuestro, pero bajo diferentes condiciones), Venus, (Las plantes serán aquí la humanidad, pero bajo diferentes condiciones) y Vulcano ( Los minerales alcanzarán el estado humano pero de igual modo bajo diferentes condiciones. ).
Estos períodos son pasadas, presentes o futuras encarnaciones de nuestra Tierra; condiciones por las cuales ha pasado, está pasando o pasará en el futuro.
Desde el punto en el que los pioneros de nuestra oleada de vida (La Raza Aria) ocuparon formas parecidas a los monos, han progresado hasta su estado actual de desarrollo, mientras que las formas, que eran el “eslabón perdido” que los científicos han estado buscando durante años,  han degenerado y están ahora personificados por los últimos rezagados del Período de Saturno.
Los monos inferiores, en vez de ser progenitores de las especies superiores, son rezagados que ocupan los cuerpos más degenerados de lo que alguna vez fue la forma humana. En vez de que el ser humano haya ascendido de los antropoides, lo contrario es la verdad -los antropoides han degenerado del ser humano. La ciencia material, ocupándose únicamente de la forma, se ha engañado y establecido conclusiones erróneas en este asunto. No obstante, cada oleada de vida permanece definitivamente confinada en sus propias fronteras. Los antropoides nos podrán sobrepasar y llegar a ser seres humanos, pero ningún otro animal podrá alcanzar nuestro punto de desarrollo particular. Alcanzarán un estado similar, pero bajo condiciones diferentes en el Período de Júpiter.
La ciencia ha descubierto que la hemólisis resulta de la inoculación de la sangre de un individuo en las venas de otro de diferente especie, causando la muerte del inferior de los dos. Así mismo, todo animal inoculado con la sangre de un hombre muere. La sangre de un perro inoculada en las venas de ave, mata al ave, pero la sangre de un ave inoculado en las venas de un perro, no hará daño a este último. Cuando la sangre de un animal superior es inoculada en las venas de uno de especie inferior, el Espíritu en la sangre del animal superior, naturalmente, es más fuerte que el Espíritu del menos desarrollado; así, cuando se esfuerza en imponerse, mata a la forma aprisionada y se liberta.  Por el contrario, si la sangre de una especie inferior es inoculada en las venas de un animal superior, el Espíritu superior es capaz de expulsar al Espíritu menos desarrollado en la sangre extraña y asimilar la sangre para su propio propósito; por consiguiente no sucede una catástrofe visible
El Espíritu-Grupo siempre busca preservar al integridad de su dominio en la sangre de las especies bajo se control. Rechaza la reproducción de animales que producen híbridos. Cuando un caballo y una burra producen una mula, por ejemplo, la mezcla de sangre extraña destruye la facultad procreadora para no perpetuar un híbrido que es una aberración desde el punto de vista del Espíritu-Grupo. La mula no está tan completamente bajo el dominio del Espíritu-Grupo del caballo o del Espíritu-Grupo del burro como lo es la raza pura, pero no está tan alejada de ellos como para estar completamente libre de su influencia.        

Así que, mientras el Espíritu-Grupo de los animales manda a los diferentes Espíritus de los animales a encarnar, simplemente retiene el fertilizante átomo-simiente cuando los animales de especies muy diferentes se aparean. Permite a uno de sus seres aprovechar la oportunidad de reencarnar cuando dos animales de parecida naturaleza se aparean, per niega que los híbridos se perpetúen. De esta manera vemos que la infusión de sangre extraña debilita el dominio del Espíritu-Grupo y por consiguiente destruye, sea la forma o la facultad reproductora donde  tiene el poder.
Ella Wheeler Wilcox, con la verdadera compasión de todas las almas avanzadas y en defensa de todo el reino animal, escribió las siguientes hermosas palabras:

Yo soy la voz de los que no hablan
y por mi , hablarán los que son mudos.
Y mi voz resonará en los oídos del mundo
hasta el cansancio y hasta que escuche y sepa,
los errores que comente con los débiles
que de palabra carecen.

El mismo poder formó al gorrión
que al ser humano, el rey.
El Dios del Todo anímica chispa
dio a todos los seres
de pelo o de pluma.

Yo soy el guardián de mis hermanos;
yo lucharé sus batallas y seguiré
la defensa del animal y del ave,
hasta que el mundo haga las cosas
como se debe.

No hay comentarios: