Entradas populares

domingo, 6 de diciembre de 2015

EXTRACTOS DE LAS CARTAS A LOS ESTUDIANTES ROSACRUCES

                     


  En los movimientos religiosos es costumbre darse el tratamiento de "hermana" y "hermano,"como reconocimiento de que todos somos hijos de Dios, nuestro Padre común. Ello no obstante,no siempre está en armonía los hermanos y hermanas. Algunas veces hasta llegan al extravío de odiarse uno a otro, pero entre amigos no puede caber más sentimiento que el del amor.  El reconocimiento de esta verdad fue lo que impulsó a Cristo, nuestro glorioso y gran Ideal, a
decirles a Sus discípulos: "De ahora en adelante no os llamaré siervos... sino amigos." (Juan15:15.) Nada mejor podemos hacer que seguir a nuestro gran Guía en esto como en todas las
demás cosas. Así es que no hemos de contentarnos con las frías relaciones fraternales, sino esforzarnos en ser amigos en el verdadero y más santo sentido de la palabra.
  Los Hermanos Mayores, cuyas enseñanzas bellas nos han unido en la Senda del Progreso, hacen honor a sus discípulos del mismo modo que Cristo honraba a Sus apóstoles, verbigracia, otorgándoles el nombre de "Amigo." Si se sigue el camino emprendido, algún día nos hallaremos en presencia de ellos, y oiremos el nombre de "amigo" pronunciado en voz tan suave, tan cariñosa y tan apacible, que sobrepasará a toda ponderación de la imaginación humana. Desde ese día no habrá trabajo alguno que no se lleve a cabo para merecer tal amistad. Será su único deseo y su única aspiración el servirles y no habrá distinción humana quepueda compararse a tal galardón como llamarnos sus amigos.

       
   Todos somos Cristos en formación; la naturaleza de amor se está desenvolviendo en todosnosotros, y ¿por qué no hemos de identificarnos con una u otra de las iglesias cristianas que
fomenta el ideal de Cristo? Algunos de los mejores obreros de la Fraternidad son miembros, sí, yhasta ministros, de iglesias. Muchos están hambrientos del alimento que nosotros tenemos para darles. No podemos partirlo con ellos permaneciendo alejados y nos hacemos daño a nosotros mismos si incurrimos en la negligencia de no aprovechar la gran oportunidad de ayudar a la elevación de la iglesia.
  Desde luego que no hay obligación alguna. No se exige de usted el ingreso o la asistencia a la iglesia, pero si asiste a ella con un espíritu de ayuda, puedo prometer a usted que experimentará un
maravilloso crecimiento del alma en un corto espacio de tiempo. Los grandiosos Ángeles del Destino, que son los que dan a cada nación la religión más apropiada a sus necesidades, nos situó a
nosotros en tierra cristiana, porque la religión cristiana nos ayudará para el desarrollo del alma. Aun admitiendo que ha sido obscurecida por el credo y el dogma, no debemos permitir que esto nos impida la aceptación de aquellas enseñanzas que son buenas, porque eso seria tan tonto como elsituar nuestra atención sobre las manchas del Sol rehusando ver su luz gloriosa.




¿Se le ha ocurrido indagar alguna vez, mi querido amigo, lo que le une a usted a esta Fraternidad? Usted sabe que no existen lazos externos, que no ha prestado juramento de obediencia, o de
alianza, y de que usted no ha sido instruido en ninguno de los secretos. ¿Qué es lo que constituye, pues, la Fraternidad a que nos referimos?  No pueden ser las enseñanzas, por ser éstas libres para todo el mundo, y tienen el beneplácito, de los muchos que no han solicitado su filiación como estudiantes. Tampoco es el enrolamiento como estudiante lo que hace crear el lazo interno, porque son muchos los que estudian solamente para
"su propio beneficio" y no tienen fraternidad con el resto de nosotros. Mas, es el servicio que ejecutamos y la buena fe con que practicamos las enseñanzas deseando convertirnos en
ejemplares vivientes en el mundo, de aquel amor fraternal de que habló Cristo, como el coronamiento del cumplimiento de todos los mandamientos.
  El pasado mes tomamos como lema el pensamiento de que si se había de hacer algún trabajo que al parecer no fuera de la particular incumbencia de nadie, deberíamos decir "¿Por qué no yo?," en
lugar de dejarlo para que lo hiciera otro, o dejar de hacerlo. Espero que habrá ejecutado esteservicio desinteresado con frecuencia, glosando así los lazos de fraternidad.

MAX HEINDEL

No hay comentarios: