Entradas populares

jueves, 4 de febrero de 2016

APRENDA A VALERSE POR SI MISMO







PREGUNTA:
            ¿Por qué la Sede Central no instruye específicamente a sus estudiantes en relación a lo que ellos deberían hacer cuando se enfrentan con problemas? Nos referimos al hecho de tratar de señalar alguna acción concreta que el interesado puede fácilmente seguir.


RESPUESTA:
            La Fraternidad Rosacruz trata siempre de ayudar a aquellos con quienes se pone en contacto, de tal forma que queden preparados con el tiempo para enfrentarse a los problemas que la vida les presenta. Lo anterior se puede lograr a través del desarrollo de sus propias potencialidades divinas con lo cual pueden gradualmente aprender a ser independientes, desarrollar el más alto grado de confianza en sí mismos y ejercitar su divina prerrogativa del libre albedrío en la mejor forma posible.

            La vida es una gran escuela de aprendizaje y las experiencia que adquirimos en nuestro diario vivir son las lecciones que necesitamos para nuestro desarrollo evolutivo. Cada estudiante que verdaderamente razona sabe que su Maestro no puede aprender sus lecciones y que ÉL solamente puede señalarle el camino. La Fraternidad Rosacruz enseña un método de desarrollo espiritual claro, lógico y conciso, el cual representa el sendero que puede ayudar al candidato a alcanzar la espiritualidad. Con esto nuestros miembros podrán con el tiempo convertirse en pilares de servicio y no personas que siempre necesitan apoyarse en los demás.

            El objeto de la Fraternidad no es el de explicarle al aspirante las razones de los acontecimientos de su vida personal, sino enseñarle cómo desarrollar sus poderes espirituales latentes, de tal forma que pueda hacerse apto para enfrentar sin ningún temor a las diferentes circunstancias que la vida le presenta. De esta manera, ganará la fortaleza necesaria para actuar en un campo más amplio de servicio a los demás y a la vez desarrollar su ser interno.

            Si nosotros brindáramos consejos específicos a todos aquellos que lo solicitan, tendríamos entre nuestros miembros a un grupo de personas débiles que muy posiblemente reaccionarían débilmente ante la circunstancias difíciles de sus vidas y siempre esperanzados en las instrucciones de la Sede Central que en muchas ocasiones no les llegarían a tiempo. Como dice Max Heindel: “Los Hermanos Mayores de la Rosa Cruz desean emancipar a las almas que vienen a ellos; su intención es educarlas, fortalecerlas y hacerlas verdaderos colaboradores”.

            Al mismo tiempo que nuestros miembros progresan en su desarrollo, cesarán de pensar en la Sede Central como si fuera una muleta y comenzar a considerarla en su verdadera dimensión de servicio a la humanidad.

No hay comentarios: